Mar. Jul 7th, 2020

1 de junio termina la Jornada Nacional de Sana Distancia, pero no regresamos a la normalidad: López-Gatell

El subsecretario Hugo López-Gatell señaló que la reapertura debe ser ordenada y escalonada para tener un menor riesgo de rebrote.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, reiteró que el 1 de junio concluye la Jornada Nacional de Sana Distancia, pero esto no significa que el país vuelva a “la normalidad”.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, el subsecretario explicó que se suspenden disposiciones de carácter nacional, como laborales o educativas, pero de ninguna manera se puede interpretar como un regreso a las actividades “normales”

Lo que va a ocurrir el 1 de junio es que aquellas actividades que correspondan con el semáforo de riesgo como permitidas podrán abrir, pero las que no correspondan no podrán abrir.

La Ciudad de México, indudablemente el 1 de junio, todavía va a tener una importante transmisión de COVID, un importante número de casos diarios, aún cuando estos estén ya en una fase de reducción, pero van a seguir teniendo contagios y si las personas salen a las calles a trabajar o al espacio público pueden ser sujetas de contagiarse o contagiar a otros”.

Insistió que la reapertura debe ser ordenada, escalonada para tener un menor riesgo de rebrote.

Explicó que en el resto de estados podrá tomar decisiones, basados en un semáforo nacional, con lo que podrán incluso endurecer medidas, pero nunca disminuirlas.PUBLICIDAD  

Lo que no pueden es relajar medidas”.

NO SE REBASARÁ CAPACIDAD HOSPITALARIA

Hugo López-Gatell destacó que la conversión de hospitales, así como la  adquisición de ventiladores, permitió no rebasar la capacidad  de atención.

Aseguró que, por ejemplo, en la  Ciudad de México se tuvo una estimación retadora de dos mil 800 camas de terapia intensiva, pero sólo han llegado a casi mil 900.

Estimó que con la incipiente reducción de casos, es poco probable que se rebase la capacidad instalada.

Lo mismo ocurre en camas de hospitalización general donde se tuvo un escenario de hasta 10 mil 500 camas.

Pero la realidad es que nunca hemos pasado las 6 mil 500 camas de uso general ni para la  Ciudad de México que es donde existe la mayor demanda de servicios de salud”.

LA SANA DISTANCIA Y LAS ESCUELAS

Hugo López-Gatell dijo que la sana distancia es una medida que debe adoptarse como parte de la nueva normalidad, no sólo en México sino en todo el mundo, además de ser una medida de responsabilidad de salud pública.

Respecto a un regreso a clases, anunció que esta semana se hará público el análisis de un posible calendario.

No se pueden abrir las escuelas en ninguna situación, excepto  que el  semáforo esté en color verde, eso quiere decir que se ha tenido de manera consistente y  sostenida una reducción en el número de casos, una reducción en la ocupación hospitalaria, tanto como de terapia intensiva como camas generales y desde luego que la tendencia de la curva epidémica esté a a baja”.

Señaló que algunos municipios de la esperanza no abrieron por decisión de los gobiernos estatales, como en el caso de Oaxaca.

Respetamos esta decisión y para no causar confusión, preferimos ya no publicar los municipios o la  lista de municipios en tanto no se toma una decisión más amplia que correspondería ya con el semáforo nacional por estado y que en su momento se incorporarían a esta nueva modalidad todas las regiones”.

ESTAMOS EN UN PUNTO INTERMEDIO

El subsecretario López-Gatell dijo que México se encuentra en un “punto intermedio, un poquito más hacia adelante” en la pandemia de COVID-19.

Destacó que hay tres ciudades, Cancún, Culiacán y Tijuana que ya están en una fase avanzada de reducción de casos y hospitalizaciones diarias.

En el caso de Villahermosa, Tabasco, está en un periodo cercano al final, “pero aún le falta”.

En el Valle de México las cosas son distintas.

Tiene prácticamente el 50 por ciento de nuevos casos y  también de personas hospitalizadas.

En las últimas 48 horas tenemos una tendencia a la baja, yo espero que esta tendencia se mantenga y que al curso de esta semana, que hoy inicia, empecemos a ver una reducción más sostenida de acuerdo con las predicciones”.

Explicó que su primera predicción, hecha con la colaboración de varios colegas, identificó que el pico podría darse a principios de junio, pero con otras modelaciones matemáticas encontraron que se daría antes.

Dijo que las defunciones no tienen un pico o fecha estimada.

Llega un momento en que empiezan a disminuir su frecuencia, su velocidad de ocurrencia y se estabilizan en  lo que llamamos técnicamente una meseta, es decir, se mantiene el numero de eventos acumulados”.

Recordó que la epidemia, no sólo en México sino en otros países de gran extensión territorial, se va presentando por distintas zonas o partes territoriales, primero ciudades grandes y luego ciudades medianas o en poblaciones de menor tamaño.

Como están desfasadas en el tiempo, esto a final del día si uno quisiera ver una sola curva epidémica de todo el país, por supuesto la puede representar, pero está compuesta de la ocurrencia de distintas zonas del país, esto hace que se prolongue”.

Destacó que desde el 28 de febrero pidió a la población prepararse para una epidemia larga.

En el caso de Guadalajara y Monterrey se han mantenido con baja transmisión, pero ocurren con una velocidad menos rápida de la que ocurre en Ciudad de México.

Esto en muy buena medida tiene que ver con la llegada de la Jornada Nacional de Sana Distancia y también, como hemos dicho en otras ocasiones, no escatimamos nuestro reconocimiento a las autoridades sanitarias de Jalisco y Nuevo León, pero la proyección, dado que ahorita tienen poca transmisión, nos lleva a que, justamente, en el momento en que empiecen a crecer los casos diarios podría ser que en esas ciudades la epidemia se prolongará hasta septiembre u octubre”.

EL CASO DE GUERRERO

El subsecretario Hugo López-Gatell reconoció la decisión de no abrir el 1 de junio por parte del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo.

Informó que se ha comunicado en dos ocasiones en los últimos días con el gobernador Astudillo y destacó dos puntos:

  • El sentido de responsabilidad y atención que ha tenido sobre la situación.
  • Este fin de semana Acapulco estuvo cerca del punto de saturación hospitalaria, por lo que se hicieron algunos ajustes, entre los que destacan el envío de respiradores por parte del INSABI, así como reajustes en la capacidad hospitalaria con el Plan DN-III y el uso de instalaciones del IMSSISSSTE y de la Secretaría de Salud de Guerrero.

El subsecretario reiteró que siempre existe un riesgo de rebrote por lo que pidió mantener las medidas sanitarias.

Tenemos que empezar a regresar a la normalidad, puede ocurrir que existan rebrotes y deberemos reajustar nuestras intervenciones”.