100 MIL Trabajadores de gobierno podrían ser despedidos si no se reestructura la deuda, advierte Yunes Linares

Otra vez, Miguel Ángel Yunes Linares advirtió que si se aplican las penalizaciones de bancos y del Servicio de Administración Tributaria (SAT) por las deudas que tiene el gobierno estatal que encabeza, serán retenidos más de mil 600 millones de pesos mensuales de las participaciones federales que deposita la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al Estado, y sólo se contaría con 500 millones de pesos para la operación de las dependencias y los poderes del Estado, “lo que generaría una grave crisis social, económica y política como nunca antes en la historia del estado”. Yunes Linares explicó que esto sucedería porque el SAT requiere el pago inmediato de 13 mil millones de pesos que se retuvieron a trabajadores pero no se entregaron a la hacienda federal, Banobras pide el pago de tres créditos por montos de mil 200 millones, mil 74 millones y 503 millones de pesos, respectivamente, y también hay pendientes de pago cinco mil millones del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que se deben a Fovissste.

Por todo ello, Yunes Linares dice que “es urgente la reestructuración de la deuda para evitar este escenario en próximos meses”.

También recordó que la ley de Disciplina Financiera limita la posibilidad de contratar créditos para pagar los 4 mil millones que se debe a los Ayuntamientos de fondos retenidos en el año 2016 por el gobierno de Javier Duarte de Ochoa. Si todo esto ocurre en los días por venir al no reestructurarse la deuda, cerca de 100 mil trabajadores burócratas perderían su empleo.
En todo Veracruz trabajan un promedio de 200 mil trabajadores del Estado, entre sindicalizados, eventuales y de confianza, y al no poder pagar la nómina en su totalidad “serían despedidos la mitad, si no hay reestructura”. Asimismo, el mandatario estatal aseguró que “no hay un plan B porque no hay otro camino; en materia financiera el único camino es la reestructuración y obviamente aceptar el gasto y ajustarlo, pero para lograr un ajuste de 20 mil millones de pesos tendríamos que dejar sin empleo a la mitad de trabajadores”. El gobernador dijo que si es necesario irá al Congreso del Estado a exponer todos estos motivos, confiando en contar con el apoyo de la mayoría de legisladores, aunque Morena y PRI insisten en rechazar cualquier arreglo si no hay concesiones.
fuente:gobernantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *