A este penal psiquiátrico llegaría Javier Duarte

Es una prisión de alta seguridad y fue diseñada para albergar principalmente a personas con enfermedades mentales.

Si el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, es vinculado a proceso podría ser enviado al Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi), ubicado en el municipio de Ayala, Morelos. Es una prisión de alta seguridad y fue diseñada para albergar principalmente a personas con enfermedades mentales.

En ese lugar se encuentran Mario Villanueva, exgobernador de Quintana Roo, Guillermo Padrés Dagnino, hijo del exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías.

El Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi), se ubica en el Circuito de Todos los Santos número Uno, Barrio San Luis, en la Unidad Habitacional Mariano Matamoros del Municipio de Ayala, Morelos.

Este penal federal, que inició sus operaciones en 1996, tiene capacidad para albergar a cerca de 500 internos.

Tiene una superficie de poco más de 100 mil metros cuadrados, 20 mil de ellos de construcción.

Está compuesto por siete módulos, además de un   edificio de  ingreso,  áreas  para  visita  familiar, escuela,  áreas  deportivas  y  recreativas,  talleres,  locutorios, área de servicios médicos  y  hospitalización  de  tercer  nivel,  área  de  rehabilitación y  edificio  de gobierno.

Es una prisión de alta seguridad y fue diseñada para albergar principalmente a personas con enfermedades mentales.

Cuenta con circuito cerrado de televisión, radiocomunicación, control de accesos, alarmas, detectores de metal, drogas y explosivos, telefonía, voz y datos.

También posee un sistema inhibidor de telefonía celular.

En esta cárcel del oriente de Morelos está recluido el ex Gobernador de Quintana Roo, Mario Ernesto Villanueva Madrid, acusado de cometer delitos Contra la Salud y Lavado de Dinero.

El ex mandatario argumentó problemas de salud para que fuera enviado a esta prisión.

Guillermo Padrés Dagnino, hijo del ex Gobernador de Sonora, es otro de los internos del Ceferepsi.

En noviembre de 2012 Josmar Flores Pereira, el pastor evangélico  que secuestró un avión en 2009, ingresó al Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial luego de que un juez lo declarara inimputable.

En diciembre de 2008 Sergio Humberto Ortiz Juárez “El Apá”, identificado como líder de la banda de secuestradores “La Flor”, ingresó a este centro de reclusión.

Un año más tarde Ortiz Juárez murió en el Ceferepsi tras sufrir complicaciones en su salud.

En la mayoría de los casos, los imputados han argumentado que enfrentan problemas de salud para que sean enviados a esta prisión en la que encuentran mejores condiciones de vida que otra cárcel de máxima seguridad del País.

Un vecino del Ceferepsi, que no reveló su nombre, contó que el ex Gobernador Mario Villanueva ocupa una de las “celdas” más amplias del Ceferepsi.

“Mide como 10 metros de cada lado”, dijo el vecino y comerciante del lugar. “Tiene un tragaluz y cada semana viene su hijo a jugar basquetbol con él”.

“Tiene varias enfermeras, está bien atendido, él elige qué comer”, expresó.

Penal con mala calificación.

Sin embargo, en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2016, que realizó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), se reportó la insuficiencia de personal de seguridad y custodia; deficiencias en la imposición de las sanciones disciplinarias; deterioro en instalaciones de ingresos, dormitorios y área médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *