AJEDREZ

POR. JOSÉ PRIGADAÁ ANDRADE.

*Y NO LLEGO JOSÉ YUNES AL WTC

*SI QUIERE SER GOBERNADOR SILVA RAMOS

Vaya choro que se aventó el choleno, no hay duda que todo es chisme, es bajada y lengua, ya que si no hubiera querido ir, no va, y eso es todo, lo que sigue sobra, y como ejemplo está el grande José Francisco Yunes Zorrilla que aguanto mecha, y que no fue a arrastrarse, y servir de palero en un PRI que está más que hundido y lleno de ladrones que han saqueado a Veracruz, y que como premio les dan unas vacaciones pagadas en Barcelona.

Poco a poco fueron llegando al WTC de Boca del Río aquellos que tenían que servir de agachados en un evento donde se impuso a Beto como dirigente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional en un Veracruz que ya no tiene nada, que fue saqueado por esos a los que sirve.

El senador coherente con lo que dice, hace y piensa; dijo un día antes que él no iba a ir, que no estaba de acuerdo en algunas cosas, y que mejor iba a decir que tenía otras cosas que hacer como senador de Veracruz.

En Veracruz está más que claro que hay un PRI dividido, y que le costara mucho sacar la elección del 2016 adelante, ya que la gente está cansada de funcionarios ladrones, déspotas, prepotentes, mamones y lo que le sigue.

Beto Silva tiene mucho trabajo que hacer si quiere ser gobernador, y lo primero es ordenar a sus diputados locales que denuncien a los ex funcionarios estatales que saquearon a Veracruz, que los metan a la cárcel, y que regresen lo que se llevaron.

Además tiene que hablar muy seriamente con aquellos presidentes municipales que se han convertido en constructores para robarse más dinero; aquellos que gustan de cobrar el 15 y 20 por ciento de comisión por una obra; aquellos que en tan solo en 22 meses se han llenado de millones de pesos las bolsas dejando un pueblo lleno de resentimiento.

Tiene que hablar con sus ediles municipales. Si, esos que por unas cuantas monedas permiten que sus alcaldes roben a manos llenas, dejándose tratar como marranos hambrientos que esperan que el dueño les eche maíz al chiquero.

Beto Silva Ramos si quiere ser gobernador de Veracruz tiene que hablar con sus dirigentes municipales de su partido, esos que también sirven a la corrupción, y que permiten que sus camaradas que llegaron a un cargo de elección popular con sus siglas roben al pueblo que los puso.

Tareas como esas tiene el nuevo dirigente estatal priista, el cual si no lo hace, está destinado a la perdición, ya que el pueblo ha despertado, y sabe muy bien de qué lado masca la iguana, por lo que no hay que dudar que si no lo hace, va a llegar otro que si va a poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *