Sáb. Dic 5th, 2020

Al Estilo Mathey

  • Entre honestidad y eficacia

 Gustavo CADENAMATHEY

 Buen día apreciado lector:

Cuando se vive en una sociedad tan complicada como la nuestra, no es posible simplemente hacerse el indiferente y dejar que todo siga como está para que se continúe agravando el ejercicio del gobierno.

Menos si no se cuenta con la información correcta y oportuna como ahora que hay dudas sobre el manejo de los recursos en el estado, informado desde la mismísima Auditoría Superior de la Federación.

Cuando menos una opinión se puede emitir con el sano propósito de ofrecer un buen consejo, ora, pos si no interesa sí que crece el problema.   

La sociedad veracruzana se ha pasado casi dos años entre la incredulidad, la perplejidad, el cotorreo, la vacilación, la suspicacia y en muchos casos, la molestia sobre la eficiencia del nuevo gobierno desde el debut.

No se trata de dudar si Don Cuitláhuac tiene o no buen índice de popularidad y le caiga bien o no a la gente, o de criticar por criticar al gobernador; se trata de que el nuevo gobierno al que los votantes, ¡en canasta!, le encargaron la nueva responsabilidad, cumpla lo ofrecido en campaña y sea honesto y eficaz.

Generalmente el periodista serio no tiene filiaciones partidistas, acaso pudiera tener simpatías, pero su labor como vocero de la sociedad democrática, sobre todo los periodistas de larga y probada trayectoria en el oficio tienen la responsabilidad de alertar que aquellos a los que el pueblo otorgó el poder en las urnas cumplan su tarea leal y legítimamente.

Si en el caso que para asombro e indignación de los veracruzanos adelantó la Auditoría Superior de la Federación, las cosas no le están funcionando al Ejecutivo, precisamente ahora en su segundo informe al frente del gobierno de Veracruz. bueno sería componer la situación y por lo menos lo intente con un buen auxiliar de relaciones públicas, con algún experimentado intermediario en medios de comunicación o alguien que lo acerque a que se destaque lo positivo y no lo negativo.

Si entre sus tribus no hallare alguien con experiencia, capacidad y las relaciones suficientes, pues tiene todo el vasto territorio nacional para contratarlo, pero le urge, no olvide que está en el aire lo de la revocación del mandato y eso llegará más pronto de lo que se imagina. Ya el año pasado se le recomendó buscar un experimentado no solo en relaciones públicas, sino en otras cosas.