Dom. Jul 21st, 2019

Al Estilo Mathey

-Reverdece la esperanza

Gustavo CADENA

Buen día apreciado lector:

Fue en los años sesenta cuando en Acayucan se escuchaba hablar de que vendrían rebeldes a independizar Veracruz, como cuando allí iniciaron la Revolución Mexicana los revolucionarios Hilario C. Salas y     Miguel Alemán González, a separarlo de la federación y a convertirlo en país, “porque de sus riquezas se mantenía casi a todo México y los gobiernos federales le regresaban casi nada de lo que se llevaban los gobernantes.

Los corazones de los jóvenes casi niños de entonces se atemorizaban internamente.

Pasó el tiempo, la región siguió abandonada económicamente, no había escuelas superiores ni trabajo, salvo los suertudos que lo conseguían en la hoy desaparecida azufrera de Jáltipan y Pemex en Minatitlán, Acayucan siguió siendo un rancho grande gracias a sus fértiles tierras para el cultivo y el ganado.

La mayoría de los presidentes de la nación nos ignoraron y nos mataron la esperanza, hasta que llegó el Peje, el nuevo Señor Presidente, con mayúsculas, Don Andrés Manuel López Obrador y nos hace reverdecer la esperanza en los corazones de todos los veracruzanos y de todos los mexicanos.

Lo dijo ese soleado y muy encendido Día de la Candelaria este pasado dos de febrero, ¡en Acayucan!, donde recordó algo que siempre ha sido orgullo en la región, que ahí en Acayucan comenzó el movimiento revolucionario antes que en otras partes del país y que por eso aquí en la tierra de los precursores quiso iniciar el programa “Sembrando Vida”.

“Vengo a decirles que ya comenzó la transformación de México, que no es como era costumbre, que entraba un nuevo gobierno y las cosas seguían igual. Ya se acabó la corrupción”, esto, expresó, significa fortalecer nuestros valores culturales, morales, espirituales “y también utilizar todo el dinero que se robaban para beneficio del pueblo”.

Y como si en realidad el tabascruzano conociera a detalle aquel sentimiento de quienes ya murieron, soltó el comentario: “Veracruz es más que un estado, es una república, tiene de todo. Pero se abandonó el campo, las actividades productivas, se abandonó el pueblo.

“Los que ya se nos adelantaron deben de estar muy contentos de que la justicia tarda, pero llega. ¿Y por qué hablo de que es una transformación?, porque sin violencia, de manera pacífica vamos a transferir, vamos a entregar apoyos como nunca se ha hecho en la historia de esta región de Veracruz”, como tanto lo anhelaron nuestros abuelos que no recibieron nada de los gobiernos “revolucionarios” subsecuentes.

Y hay que creerle que Veracruz por fin tendrá su despegue económico porque ya lo está demostrando en su batalla contra la corrupción en Pemex y como propuso ayer en Querétaro, de crear una nueva constitución donde se determine como delito grave la corrupción y los delitos electorales, ante el tibio e hipócrita aplauso de varios asistentes.

Paz y armonía en su hogar.