Jue. Oct 17th, 2019

Al estilo Mathey

–Estudiantes ejemplares

Gustavo Cadena Mathey

En la vida hay problemas que nunca, pueden olvidarse; imborrables momentos que siempre guarda el corazón, pero aquello que un día nos hizo, ¡temblar de terror!, nos marcó para siempre.

Habemos aún quienes hasta la fecha palidecemos cuando se nos pone a prueba: son ¡las matemáticas!

Cuando mi madre o mi padre me pedían que les hiciera “unas cuentas”, ¡pasumecha de inmediato me sonrojaba!; ¡ay nanita!, buscaba enseguida,  todavía lo hago, cualquier pretexto para distraerlos y evadir el tema: “¿Está temblando?”, “¡se quema la comida”, “¡se cae el vaso!”, “¿viste eso?”…

Llegaban los exámenes y ni para usar “acordeón”, casi siempre sacar seis era maravilloso; a duras penas llegaba al siete, lo más grave fue llegar al examen extraordinario en tercero de Secundaria en el Colegio Guízar y Valencia de Catemaco, cuando estaba de por medio mi futuro y sería una gran tragedia reprobar de nuevo;  lo pasé con seis gracias a que mi maestra la Madre Eva se compadeció de mi quién sabe por qué.

Al paso del tiempo me fui enterando que muchos compañeros sufrían de lo mismo; decían que las matemáticas eran aburridas y difíciles de entender, y que el álgebra no les interesaba porque “solo se usaba en la escuela y en ningún otro lugar”.

Por estos días. en Xalapa se ha estado celebrando en instalaciones de la Universidad Veracruzana la Olimpiada Estatal de Matemáticas, teniendo como sede la Facultad de Física y Matemáticas.

Y como para demostrar que aún persisten verdaderos maestros que sí se preocupan por sus alumnos y por instruirlos bien en este conocimiento, les platico del profesor Luciano Pérez Hernández del Colegio Valladolid en el Fraccionamiento Bugambilias, municipio de Emiliano Zapata, que le dijo a la Rectora Lupita Martínez. ”¡vamos a inscribir a nuestros alumnos para demostrar que aquí hay buena madera!”.

Y ¿qué les cuento? En el concurso regional nivel de primero de Secundaria, José María Hernández Pérez y Adrián Hernández Salvador, de la misma escuela, ganaron primer lugar y ya en el estatal ocuparon ambos el segundo, por lo que están calificados para asistir a la Olimpiada Nacional de Matemáticas en junio próximo, en Oaxtepec y son ejemplo y orgullo para sus compañeros y todos los niños del mundo, como lo son también todos los demás maestros y estudiantes que quieren superarse. Hoy viernes será la premiación en la Facultad de Matemáticas. José María es hijo del excelente publirrelacionista, competente servidor público y gran ser humano Marco Hernández Cruz y doña Dalia Pérez Cruz.