Mar. Jul 7th, 2020

Al estilo Mathey ¡Fiesta, rumba y marimba!

Gustavo Cadena Mathey

Buen día apreciado lector:

Combativo, combatido, idolatrado, criticado, desconcertante, lo cierto es que con la autoridad que le dan las leyes, este Presidente de la República Don Andrés Manuel López Obrador reconquista el sur.

En año y medio de gestión ante la clara molestia de sus adversarios ya sentó las bases para el despegue económico, industrial y turístico de Veracruz hacia el sur. tan anhelado por nuestros ancestros.

Sus insistentes visitas a nuestra entidad traen a la mente los tiempos aquellos de los años cincuenta, sesenta y setenta cuando si bien en toda la región los camiones se llenaban de trabajadores rumbo a la refinería de Minatitlán, había trabajo, pero no había tanta población, ni escuelas de enseñanza media y menos de universidad y muchos de los jóvenes de entonces tuvimos que emigrar al puerto, a Xalapa o al DF.

Otro cantar sería si los también paisanos presidentes de la república entre 1946 a 1958, Miguel Alemán Valdés y Adolfo Ruiz Cortines hubieran hecho un poco más por su estado en cuanto a turismo y comunicaciones.

Por eso en estos días debe haber fiesta, retumbe de campanas y tronar de cohetes; debe haber alegría, carnaval, fiesta, rumba, marimba, huapango, fandango y danzón en Acayucan, Oluta y Ojapa.

Pero también en Soconusco, Texistepec, Hueyapan de Ocampo, y no se diga Sayula, Medias Aguas, Jesús Carranza, Suchilapam, San Juan Evangelista y pueblos circunvecinos; con López Obrador se reforesta, hay trabajo y se reactiva la seguridad, el turismo y la economía.

Veremos qué viene para Catemaco, Los tuxtlas, el Papaloapan, la zona centro y la norte.

Ya está marchando la reforestación; el Presidente acaba de anunciar en Perote que con el programa Sembrando Vida se invertirán este año 26 mil millones de pesos y se crearán 400 mil empleos.

En su conocido estilo dijo que si trajeran a Veracruz toda la planta Ford de Estados Unidos no se generarían los 68 mil empleos que está generando este programa en Veracruz, en 160 mil hectáreas. Con esto mejora el medio ambiente y se produce tranquilidad. Mientras tanto en nuestros hogares sigamos cuidando el agua, sembrando plantas y mucha paz y armonía.