Alerta de Violencia de Género, figura jurídica para proteger a las mujeres


La diputada Marcela Aguilera explicó que si el problema no se atiende debidamente, la víctima opta por no interponer una denuncia y en algunos casos pierde la vida

Xalapa, Ver.

En Veracruz no existen elementos para considerar urgente emitir la Alerta de Violencia de Género, toda vez que se carece de cifras para sustentar esta acción, manifestó la presidenta de la Comisión Permanente de Procuración de Justicia de la LXIII Legislatura del Estado, diputada Marcela Aguilera Landeta.

Recordó que este mecanismo no es un elemento de sanción, sino una figura jurídica que busca proteger los derechos humanos de las mujeres en un contexto de violencia, con la intervención del Estado.

De acuerdo con la Legisladora, el Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM) y la Fiscalía del Estado (FGE) trabajan en temas como la violencia de género y el feminicidio, pero antes de hacer cualquier pronunciamiento al respecto se debe tener cifras, para valorar la situación real que se vive en la entidad.

Puso como ejemplo el Estado de México, donde asociaciones civiles y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) lograron que se emitiera la Alerta de Violencia de Género, y a partir de ello se instaló un Comité que realizará un diagnóstico para tomar las medidas necesarias, a fin de proteger la vida de las mujeres en esa entidad.

“Para lograrlo –continuó–, se tuvo que integrar un expediente completo que se entregó a la Secretaría de Gobernación (Segob), que en algunos casos es la instancia que emite la alerta, y para ello debieron cumplir toda una serie de requisitos”.

En el caso de Veracruz, Marcela Aguilera consideró que uno de los pendientes en los 212 municipios es el establecimiento de mesas especializadas para atender los delitos relacionados con el tema, entre los que se encuentra el feminicidio.

Cuando no se da la atención debida a la violencia de género –agregó–, las mujeres optan por no interponer una denuncia, lo que genera que el problema vaya en aumento, “y desafortunadamente en algunos casos se llega a la muerte”.

Por todo ello, pidió a la sociedad en su conjunto, a los tres niveles de gobierno, a las distintas asociaciones civiles relacionadas con el tema y a los padres de familia, que asuman el papel que les corresponde, pues las políticas públicas nunca serán suficientes para eliminar la violencia hacia las mujeres.