Alertan por incremento de enfermedades coronarias en menores de edad

  • Hasta hace algunos años se creía que las enfermedades coronarias únicamente se presentaban en edades adultas a partir de los 60 años.

San Andrés Tuxtla, Ver.

Las enfermedades coronarias en menores de edad van a la alza en México, como consecuencia de una alimentación rica en grasas, el sedentarismo además de cuestiones hereditarias, incrementándose el riesgo de un infarto, expuso el Médico Urgenciólogo en San Andrés Tuxtla, Oscar Manuel Espinoza Pérez.

“Anteriormente veíamos que los problemas cardiacos en niños eran males congénitos que los pacientes nacían con ese problema, en los últimos años se han hecho necropsias de niños de cinco a diez años y vemos que ya hay daño endotelial, daños en las paredes de las arterias coronarias que son las que rigen el corazón.

Todo esto dado a la alimentación que actualmente tenemos, están las grasas saturadas, las chatarras contienen este tipo de grasas que son muy difícil al organismo desintegrarlas y por lo tanto se van agregando a las paredes internas de las arterias y como consecuencia a la larga son pacientes que van a tener un síndrome coronario agudo”, dijo.

Apuntó que hasta hace algunos años se creía que las enfermedades coronarias únicamente se presentaban en edades adultas a partir de los 60 años, sin embargo, ahora los infantes ya forman parte de este grave daño al corazón.

“Antes se decía que los pacientes que presentaban infartos eran mayores de 60 años, ahorita vemos adultos jóvenes de 40 a 38 años con infartos y menores de edad.

Los niños ya no juegan en las calles, son sedentarios, en vez de practicar algún deporte que a veces se hacía en la calle, ahora el niño ve tele o está con el Xbox, recordemos que el sedentarismo lleva a la obesidad y esto es uno de los factores de riesgo para padecer una enfermedad coronaria”, recordó.

Expresó que de acuerdo a cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), expone que México es uno de los primeros lugares en obesidad infantil y todo es dado a la pobreza, a veces el no tener una alimentación adecuada por alimentos que no son de acuerdo a la edad del niño.

“Las recomendaciones es que los padres se apeguen al plato del buen comer, incluir más verduras a los alimentos, tratar de que los  niños no sean sedentarios, que practiquen algún deporte, disminuir indiscutiblemente lo que son las comidas chatarras, los refrescos embotellados, todo esto a la larga le va a traer salud al paciente o al individuo”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *