ANTICIPAN FUERTE ESTIAJE EN LA REGIÓN DEBIDO A QUE NO NEVÓ EN EL PICO DE ORIZABA POR TERCER AÑO CONSECUTIVO

12 de Marzo de 2018 

Está por concluir el invierno, estamos a uno días del ingreso de la primera y, por tercer año consecutivo no nevó en el Pico de Orizaba; lo que ha caído son pequeñas granizadas la cual al medio día se derritió y volvemos a ver la piedra ocre”, alerta el integrante del programa “Salvemos el Pico de Orizaba”, Ricardo Rodríguez Demeneghi, razón por la cual anticipa que durante el presente año podrían registrarse fuertes estiajes. Si bien las granizadas ayudan un poco en la recuperación de mantos freáticos, éstas no son suficientes y por tanto no solucionan la gran escasez de agua que padecen municipios que dependen del glaciar Jamapa, señala el experto.

“Este año fue de La Niña (fenómeno meteorológico), ciclo con una serie de calentamientos y las lluvias tampoco fueron de la intensidad necesaria para reabastecernos de agua”, comenta. En ese tenor refiere que, además del glaciar Jamapa, el mayor, quedan otros dos más pequeños los cuales están disminuyendo.

“El glaciar Jamapa llegó a ser el más grande de México tiene un 40 por ciento del tamaño que tenía en 1960, es decir, en 57 años se ha perdido casi por completo este glaciar”. Lo grave es que las consecuencias de la falta de nevadas en el Pico de Orizaba es que los bosques que le rodean están muy secos y son propensos a incendios forestales, sin perder de cuenta que la tala clandestina aumenta día con día.

Refirió que el río Jamapa ha disminuido de manera considerable su caudal, de donde se surte principalmente la potabilizadora del municipio de Medellín. “Si los pozos de la región estaban produciendo 100 litros por segundo ahora producen 50 y cuando sea el estiaje serán 10 litros por segundo; seguramente los tandeos serán más severos”, refiere. Lamentable, también, es el hecho de que el Pico de Orizaba se ha quedado sin apoyos de financiamiento del extinto Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano (SAS), que cobraba el 1 por ciento a usuarios de los municipios de Boca del Río, Veracruz y Medellín, por concepto de servicios ambientales.

“Se dejó de dar la aportación de los ciudadanos de Boca del Río, Medellín y Veracruz (pago servicio ambiental) con que se pagaba trabajos y acciones en el Pico de Orizaba; lo que generaba un tejido social de campesinos, que ahora sin este recurso, pues tienen que cortar árboles”, y refiere también que los recursos por parte de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) se han reducido por cuestiones presupuestales. Cabe mencionar que la Conafor dio a conocer que en cinco años se ha logrado retener 59 mil 496 toneladas de suelo y 416.4 millones de litros de agua con obras de conservación y restauración en 12 mil 676 hectáreas en el Pico de Orizaba y el Cofre de Perote y sus cuencas de los ríos Nautla, La Antigua y el Jamapa. Rodríguez Demeneghi recordó finalmente que los ciudadanos deben realizar acciones para el cuidado del agua, pues debido al paso acelerado de destrucción, los veracruzanos sufrirán la escasez del vital líquido como sucede en otras partes del mundo.

“Hace unos días en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, se implementó una alerta de agua pues darán 25 litros de agua diario a cada ciudadano, por sus fuentes de abastecimiento se acabaron y esto es real”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *