Anuncio de presidente Trump sobre Jerusalén genera polémica

La decisión del presidente estadunidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel e iniciar el proceso para trasladar la embajada de Estados Unidos a esa ciudad generó reacciones encontradas y acusaciones de hipocresía contra el mandatario.

Mientras grupos afines el mandatario celebraron el histórico y controversial anuncio aplazado por sus tres predecesores, expertos, exfuncionarios de gobierno y políticos como el exaspirante presidencial Bernie Sanders expresaron preocupación por sus potenciales implicaciones.

En un comunicado, Sanders, quien es judío, dijo que existe una razón por la cual las anteriores administraciones estadunidenses  evitaron dar este paso, y líderes de todo el mundo, incluídos exembajadores israelíes, le pidieron no hacerlo.

“Socavaría dramáticamente las perspectivas de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, y dañaría gravemente, tal vez irreparablemente, la capacidad de los Estados Unidos de negociar esa paz”, indicó el senador por Vermont.

Martin Indyk, vicepresidente ejecutivo del Instituto Brookings, y exembajador de Estados Unidos en Israel dijo que si Trump realmente quiere promover la paz a través del reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel, lo mínimo que pudo hacer fue reconocer las aspiraciones de los palestinos.

“La máxima hipocresía: Trump dijo que está rompiendo con presidentes anteriores y firma la dispensa tal como ellos lo hicieron”, dijo en su cuenta Twitter, aludiendo el recurso legal utilizado por sus predecesores para postergar el cambio, después que el Congreso aprobó una ley para tal efecto en 1995.

Richard Haass, presidente de la agrupación Consejo de Relaciones Exteriores, expresó también en Twitter que el riesgo de este reconocimiento no es descarrilar un eventual proceso de paz, sino un aumento de tensiones en la región.

“Es cierto que postergar el reconocimiento estadunidense de Jerusalén como capital de Israel no resultó en paz. La falta de progreso se puede atribuir al comportamiento israelí y palestino por igual. Pero igualmente es claro que cambiar la política de Estados Unidos hacia Jerusalén ahora probablemente empeorará la situación”, apuntó.

Por su parte, el presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald S. Lauder, dio la bienvenida al anuncio, expresando su expectativa de que permitirá avanzar los esfuerzos para lograr una paz duradera entre israelíes y palestinos.

“El presidente Trump ha dado un paso crítico y valiente hoy al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y reafirmar el compromiso de Estados Unidos con una solución de dos estados mutuamente acordada”, indicó en una declaración escrita.

Lauder insistió que Jerusalén es la capital indiscutible de Israel y la capital histórica del pueblo judío, y “esperamos que la clara declaración de Estados Unidos en este sentido y su reiteración de que esta ha sido su política de larga data, envíe un mensaje fuerte a la comunidad internacional de esta verdad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *