Austeridad y responsabilidad, rectoras del paquete económico: Videgaray


El secretario de Hacienda destacó la responsabilidad del gobierno mexicano encontrar los caminos para apoyar la economía familiar en un entorno internacional incierto

CIUDAD DE MÉXICO, México, sep. 10, 2015.- México enfrenta un entorno internacional complejo y es responsabilidad del gobierno federal encontrar los caminos para mantener la estabilidad económica sin afectar la economía familiar, afirmó el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso.

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), afirmó que con la caída en los precios del petróleo, la expectativa por el alza en las tasas de interés en Estados Unidos, además del lento crecimiento económico mundial, el escenario que enfrenta el país es similar al que se vivió en 1982.

El mundo no crece como se esperaba, existe preocupación por la economía china, disminuyó la calificación de Brasil y existe un contexto de recesión en algunos países, recordó el secretario. En este contexto global se presentó el paquete económico, cuyo objetivo es proteger la estabilidad de la economía mexicana.

Durante su participación en el Foro Expansión 2015: ‘El nuevo modelo de crecimiento’, el secretario destacó que el reto fundamental es proteger la estabilidad de la economía. Reconoció que las familias y los empresarios están preocupados, lo cual se reflejó en el descenso de la confianza de los consumidores y de los empresarios, reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en agosto.

Recordó que el consumo de los mexicanos es el principal soporte del crecimiento de la economía y afirmó que es un hecho que este año el desempleo sigue descendiendo y que el consumo de las familias es robusto.

Afirmó que, de acuerdo con cifras del IMSS, el empleo aumenta a un ritmo de 4% mensual y existe mayor demanda doméstica; subrayó que la banca presta más y a menor costo, por lo que el gobierno federal debe proteger las determinantes del consumo, con el objetivo de consolidar una tendencia de crecimiento en un entorno mundial adverso.

Afirmó que es necesario asegurar que la volatilidad de los mercados no se traduzca en daño a las familias mexicanas, lo cual que se logrará cuidando la responsabilidad fiscal, eso significa que tenemos que presentar un paquete económico realista, basado en supuestos realistas.

Subrayó que las estimaciones de crecimiento y del precio del dólar son coincidentes con el promedio de los analistas. Además, dijo, la estimación del precio del petróleo no está basada en lo que dicta la ley, sino en las coberturas petroleras, que aseguran un precio de 49 dólares por barril en el próximo año.

Subrayó que es particularmente importante reducir el déficit porque los flujos de financiamiento disponibles para México se reducen en el mundo. Así que no es el momento para incrementar las necesidades de financiamiento, al contrario.

No le toca al contribuyente ni a las familias trabajar con ese fin, sino que gobierno debe reducir el gasto, por lo que este paquete económico considera 220 mil millones de pesos menos, la racionalización de programas de gasto, hemos pasado meses revisando dónde existen duplicidades, para tener un gobierno menos caro, y que se protejan los recursos para los mejores programas, para los mejor evaluados, insistió.

Además, dijo, el gobierno federal ha propuesto que los remanentes de Banxico se destinen, por obligación, a la reducción del déficit, mediante la cancelación de tipos de deuda o con aportación a los fondos de estabilización.

El paquete, abundó, tiene elementos como un conjunto de medidas de estímulo al ahorro y a la inversión: medidas como la deducción acelerada de capital para inversión de las pymes; incentivos para la reinversión de utilidades y para fomentar el ahorro se propone deducir las aportaciones a cuentas de ahorro de largo plazo, como las afores. Estos incentivos pretenden alentar la inversión y el ahorro sin vulnerar el equilibrio fiscal.

También se ponen en marcha instrumentos de carácter financiero para incentivar la participación del sector privado. Se promueven asociaciones público-privadas para la construcción de carreteras y hospitales y se proponen nuevos instrumentos para el mercado financiero.