Capacitarán a las y los diputados electos en materia de derechos humanos y género

* El diplomado estará dividido en ocho sesiones, es de carácter gratuito y tendrá validez curricular.

Xalapa, Ver., 21 de Septiembre de 2018

El Secretario General del Congreso del Estado de Veracruz, Juan José Rivera Castellanos anunció que a través del Centro de Estudios para la Igualdad de Género y Derechos Humanos (CEIGDH) por primera vez ofrece un curso introductorio a los diputados electos sin distingos de partidos políticos, previo a su toma de protesta, con la finalidad de que al asumir el cargo, cuenten con conocimientos y herramientas que contribuyan al logro de la igualdad formal y sustantiva entre hombres y mujeres.

El diplomado Derecho Parlamentario, Derechos Humanos y Perspectiva de Género para el Poder Legislativo, está dirigido a las y los diputados en funciones, electos y personal de asesoría jurídica que labora en el Poder Legislativo.

En entrevista con la titular del CEIGDH, Mayra Teresita Cortés Rodríguez comentó que el diplomado se realizará en ocho sesiones que se llevarán a cabo a partir del primero de octubre y terminarán el día 23 del mismo mes, las sedes serán el Auditorio Sebastián Lerdo de Tejada, del Palacio Legislativo y el Auditorio “C” del Poder Judicial.

Abundó que el Diplomado se realiza en coordinación con la Subdirección del Servicio Profesional de Carrera de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), por lo que tendrá valor curricular y es de carácter gratuito.

Dentro de las y los ponentes destacan, la Presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Namiko Matzumoto Benítez; la directora del Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM), Yolanda Olivares Pérez y el Director General de Consolidación del Sistema de Justicia Penal y Derechos Humanos del Estado, Juan José Niño Tejedor, por mencionar algunos.

También participarán expertos del Poder Judicial de la Federación, Poder Judicial del Estado, Organismo Público Local Electoral, Congreso del Estado y conferencistas especializados en cada materia.

Cortés Rodríguez invitó a las y los diputados en funciones y electos a participar para que a través de sus pronunciamientos, puntos de acuerdo, iniciativas, reformas y cualquier Política Pública garanticen y promuevan los derechos humanos y la igualdad de género.

Legisladores se solidarizan con afectados por lluvias en Sinaloa

* A nombre de los diputados veracruzanos, el legislador Sergio Hernández, lamentó los daños y afectaciones en ese estado y en los de Baja California Sur y Sonora.

Xalapa, Ver., 21 de Septiembre de 2018

A nombre de las y los diputados integrantes de la LXIV Legislatura del Estado de Veracruz, el Diputado Sergio Hernández Hernández, se solidarizó con los habitantes de los estados de Baja California Sur, Sonora y Sinaloa, que sufrieron algún daño en su patrimonio o en su salud y lamentó la pérdida de vidas, producto todo ello de las fuertes afectaciones provocadas por las intensas lluvias que se registraron, en esos estados, desde el pasado miércoles, producto de la depresión tropical 19-E.

Asimismo, reconoció el trabajo que ya realizan en esos lugares los elementos del Ejército y la Marina, como los de los sistemas estatales de Protección Civil y voluntarios, señalando que al parecer es en el Estado de Sinaloa, es donde se concentran las mayores afectaciones, en especial en los municipios de Ahome, El Fuerte, Choix, Guasave, Sinaloa, Angostura, Salvador Alvarado, Mocorito, Badiraguato, Navolato y Culiacán.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política, del Congreso del Estado de Veracruz, se sumó a nombre propio y de los legisladores veracruzanos a las condolencias que han recibido los hermanos de esos estados, que lamentablemente perdieron a algún ser querido durante los torrenciales aguaceros y que siniestraron la infraestructura carretera y urbana, como comercial y al sector agropecuario de esas regiones del país.

Participan las y los diputados veracruzanos en la COPECOL Mazatlán-2018

* La armonización legislativa uno de los temas a desarrollar por parte de legisladores locales de todo el país.

Xalapa, Ver., 21 de Septiembre de 2018

Durante la XIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales (COPECOL), que se desarrolla en Mazatlán, Sinaloa, las y los legisladores de todo el país abordaron diversos temas relacionadas con la actividad de las legislaturas estatales.

En esta edición de la Asamblea, se analizaron temas relacionados con la armonización legislativa y se compartieron experiencias y mejores prácticas en el combate a la corrupción, el Federalismo desde los Congresos Locales y el Sistema de Pensiones en las entidades federativas.

Participaron, por parte de la LXIV Legislatura de Veracruz, la Presidenta de la Mesa Directiva, María Elisa Manterola Sainz y las diputadas, María Josefina Gamboa Torales, Yazmín de los Ángeles Copete Zapot, Miriam Judith González Sheridan, Judith Pineda Andrade y María Adela Escamilla Moreno.

Al igual que los legisladores, Sergio Hernández Hernández, Presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Manuel de Unánue Abascal, Marco Antonio Núñez López, Tito Delfín Cano, José Luis Enríquez Ambell, Gregorio Murillo Uscanga, Arturo Esquitín Ortiz, Daniel Olmos Barradas y José Manuel Sánchez Martínez.

También participaron diputados electos de MORENA, PAN, PRD y PRI de la LXV legislatura.

Inaugura Tavo Pérez, domo en la Escuela Primaria Revolución

> Reconocen directivos y padres de familia, labor eficiente de la administración municipal.

> Agradecen por la construcción del domo sobre la cancha deportiva de dicho centro educativo.

San Andrés Tuxtla, Ver. 20 de septiembre de 2018.

“A pesar de lo difícil que nos resultó hacer obras en espacios educativos, por la situación financiera que enfrentamos durante este año, con unidad y planificación responsable hemos cumplido a los sanandrescanos, hoy es para mi un orgullo estar en esta escuela que dirige el profesor Rodolfo Quiroga, entregando un domo que por años había sido solicitado y que hoy ya es una realidad, al compromiso se responde con resultados y eso es lo que hacemos con cada obra que inauguramos” expresó el alcalde Octavio Pérez Garay, durante el corte simbólico del listón inaugural en la obra de construcción de un domo sobre la cancha deportiva de la Escuela Primaria “Revolución”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante el evento se contó con la presencia de la comunidad escolar integrada por alumnos, directivos, docentes y padres de familia, además de integrantes del cabildo, que dieron fe de los beneficios de esta construcción que se realizó con una inversión 847 mil 475 pesos, y que garantiza mejores condiciones para los 226 alumnos del turno matutino e igual número de matrícula en el turno vespertino.

 

 

 

 

 

 

 

Luego de agradecer la bienvenida por parte del Director del plantel, el profesor Rodolfo Quiroga, Tavo Pérez refrendó que en su administración, se encuentran comprometidos con la educación y cuidado de los menores, además de dirigir un emotivo mensaje al Director quien fuera uno de los maestros que marcó para bien su infancia, con enseñanza no sólo de aprendizaje general, sino también con valores.

“Al maestro Quiroga me une un afecto especial, cuando ustedes sean grandes entenderán por qué les digo que hay maestros que marcan para bien nuestras vidas, espero maestro que se sienta orgulloso de su alumno que hoy es alcalde, lo comentaba al llegar, que soy el primer alumno suyo que es Presidente Municipal, y también en la comuna mi compañero Martín Ataxca es el primero de sus alumno que ocupa una regiduría, definitivamente algo bueno hizo como maestro, pues mire a donde estamos ahora”, comentó Tavo Pérez.

El Director de la escuela, reconoció las gestiones realizadas por la administración municipal para lograr la asignación de presupuesto, y se agradeció en particular al alcalde, por su apoyo a esta solicitud de recursos.

“Felicito al contratista y al director de obras públicas por la atinada decisión de que la obra se entregara pintada con los mismos colores de la escuela, pues es costumbre que cada administración entrega obras con los colores que la distinguen, pero nosotros no, ya que los cargos terminan pero la obra permanece y espero que esta les dure mucho, finalmente este domo no me pertenece a mi como alcalde ni a mi administración le

pertenece a los niños que aquí estudian y por ellos seguiremos trabajando” concluyó Tavo Pérez.

Significativo brindar apoyo entre ciudadanos: Lily Pérez

* La presidenta del DIF en San Andrés Tuxtla, Lily Pérez hizo la entrega de muletas, bastones y andaderas.

San Andrés Tuxtla, Ver. Continuando con el apoyo a los adultos mayores y personas con capacidades diferentes, el DIF Municipal de San Andrés Tuxtla que preside Lily Pérez de Pérez hizo la entrega de apoyos funcionales.

 

La presidenta del DIF explicó que, aunque la gestión que se hace ante el DIF Estatal es un poco tardada, es seguro, pues el apoyo que otorga es cien por ciento gratuito. “Recibimos el apoyo completo del DIF Estatal, por eso es que lleva un poco de tiempo el trámite, aunque aquí lo importante es que ustedes reciben el apoyo que solicitan”.

 

 

 

 

 

 

 

Impulsó a que como sociedad exista el apoyo mutuo, ya que lamentablemente se han presentado casos en los que cuando llegan los apoyos funcionales, la persona solicitante lo usa por poco tiempo, por lo que convocó a que como sociedad se apoye a otros ciudadanos que requieran el apoyo.

Posteriormente, la Presidenta del DIF procedió a la entrega de los apoyos funcionales, como muletas, bastones y andaderas.

Los fragmentos de la paz en el Medio Oriente

En vez de avanzar, los israelíes y los palestinos parecen acercarse cada vez más a una ruptura total. Estamos en un momento decisivo: para los palestinos, se trata de elegir entre el nihilismo o el pacifismo; para Israel, se trata de elegir entre separarse de los palestinos o tener que decidir entre binacionalismo y apartheid.

Esta semana se celebra el cuarenta aniversario de los Acuerdos de Camp David, el punto máximo del proceso de paz en el Medio Oriente. Solo hemos retrocedido desde entonces. Es lamentable.

En vez de avanzar, los israelíes y los palestinos parecen acercarse cada vez más a una ruptura total. Sin algún progreso drástico, hay una probabilidad real de que se derrumbe la incierta gobernanza palestina, e Israel tendrá que hacerse responsable de la salud, la educación y el bienestar de 2,5  millones de palestinos en Cisjordania. Israel tendría que decidir si gobernar Cisjordania con una autoridad legal o dos, lo cual implicaría elegir entre el binacionalismo y el apartheid, ambos desastrosos para la democracia judía.

Así que muchas personas se están comportando inadecuadamente. Hamás está yendo tras una estrategia de sacrificio humano en Gaza, lanzando una ola de manifestantes tras otra a morir en la frontera con Israel sin propósito alguno ni gran relevancia. Es vergonzoso.

 El funeral de un niño palestino de 11 años asesinado durante una protesta en la frontera entre Israel y Gaza. 

Hamás ha sido una maldición para el pueblo palestino. En una época en que la clave para cualquier progreso entre Palestina e Israel es que los palestinos hagan que los israelíes se sientan estratégicamente seguros pero moralmente inseguros respecto a controlar territorios ocupados; Hamás, con sus incesantes excavaciones de túneles hacia Israel y ataques fronterizos —sin ofrecer una solución que incluya a los dos Estados—, hace de todo para que los israelíes se sientan estratégicamente inseguros y moralmente seguros de la necesidad de controlar territorios.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha sido un estratega brillante en la confrontación a Irán y el manejo de Rusia en Siria; sin embargo, en el asunto palestino, todo lo que tiene es una estrategia de relaciones públicas: utiliza toda su inteligencia para encontrar maneras de asegurarse de que en Estados Unidos se culpe a los palestinos por cualquier falta de progreso, sin ofrecer ninguna idea —ni vieja ni nueva— sobre cómo separarse de los palestinos con el fin de evitar las terribles opciones de binacionalismo y apartheid.

Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel

Netanyahu se perfila para pasar a la historia como el primer ministro israelí que ganó todos los debates y perdió a Israel como una democracia judía.

Por su parte, Donald Trump es el primer presidente estadounidense en tener no solo una estrategia pro-Israel, sino también una a favor de los asentamientos judíos de derecha. En su afán por complacer a los megadonantes judíos de extrema derecha, como Sheldon Adelson, y a los cristianos evangélicos, Trump mudó la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén sin pedirle a Israel nada a cambio. El arte de regalar. Ahora está eliminando la asistencia estadounidense destinada al desarrollo palestino, los hospitales y los programas de educación como castigo a los palestinos por no negociar el plan de paz aún indefinido de Jared Kushner, sin decir una sola palabra sobre los incesantes asentamientos israelíes.

Mientras tanto, en Cisjordania, la Autoridad Palestina (AP) se ha decidido por una estrategia de resistencia y necedad absoluta. Se rehúsa a negociar con el equipo de Trump debido a la furia que le causa el enfoque ridículamente unilateral del presidente y su decisión de cambiar de sede la embajada, así como por frustración de no recibir crédito alguno por parte de Israel o Estados Unidos por su cooperación para la seguridad en Cisjordania.

Sin embargo, al mismo tiempo, una encuesta realizada en marzo por el respetado Centro Palestino para Investigación Política y de Encuestas halló que el 78 por ciento de los palestinos creían que la Autoridad Palestina estaba dañada por la corrupción.

La autoridad necesita una nueva estrategia —y la necesita ya— porque su vieja táctica habitual de desafiar y enfatizar su victimización ya no está funcionando. El statu quo está machacando a los palestinos, pero, por ahora, es tolerable para todos los demás. Por eso, la autoridad necesita regresar a la mesa de negociaciones.

¿Puedo sugerir algo?

El equipo de Trump sigue diciendo que quiere que los aliados árabes de Estados Unidos respalden su plan de paz. Los árabes no lo harán si el plan no cumple con algunas exigencias palestinas mínimas, y los palestinos no se conformarán con esas exigencias mínimas sin el respaldo de los árabes.

Mahmud Abás, presidente de la Autoridad Palestina, debería recurrir a los cuatro aliados árabes clave de Estados Unidos —Egipto, Jordania, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos— y proponer que acepten de manera colectiva involucrar a Trump y a Kushner si el plan de Estados Unidos incluye dos criterios: un llamado a favor de un Estado palestino contiguo en Cisjordania —no una serie de cantones desconectados— y otorgarles a los palestinos alguna forma de soberanía en la zona de mayoría árabe en el este de Jerusalén, donde ya viven trescientos mil árabes (la AP también tendría que aceptar que su Estado se desmilitarice).

 Mahmud Abás, el líder palestino, en una reunión de la Organización para la Liberación de Palestina el 15 de septiembre 

Esto les daría a los líderes árabes una justificación ante sus ciudadanos para apoyar un plan de Trump y les brindaría a los palestinos una razón para volver a negociar con él. También le diría al presidente estadounidense: si tu plan no incluye lo mínimo indispensable de un Estado palestino y algo de soberanía en los distritos árabes de Jerusalén, no te molestes en proponerlo, pues será rechazado antes de que lo pongas sobre la mesa en todo el mundo árabe, no solo en Cisjordania.

Si el equipo de Trump aceptara una iniciativa árabe-palestina como esa y la hiciera parte de su plan, también obligaría a Netanyahu a tomar algunas decisiones. Porque la verdad es que el primer ministro israelí no ha considerado en absoluto la cuestión de un Estado palestino ni la de su soberanía en Jerusalén, sino que ha logrado que no se note su obstinación por el boicot de los palestinos a las charlas.

Si el plan de Kushner y Trump incluyera los mínimos requerimientos árabes y palestinos, Netanyahu tendría que rechazarlo —exponiendo su verdadera postura— o prescindir de algunos de sus simpatizantes políticos de extrema derecha y formar un nuevo gobierno preparado para negociar en los términos de Estados Unidos. Definitivamente podría hacer eso último, si así lo quisiera.

“Los palestinos no desean perder su autoridad de gobierno en Cisjordania”, señala Dennis Ross, negociador veterano en el Medio Oriente. “Además, el gobierno de Trump e Israel no querrán que surja un vacío total en esa zona porque, ahí, todos los vacíos se llenan con algo peor”.

Un acuerdo entre los palestinos y los aliados árabes de Estados Unidos respecto de sus fundamentos mínimos para las negociaciones, añade Ross, les da a los palestinos una razón para regresar a la mesa y ejerce presión sobre el equipo de Trump para que ideen un plan creíble con el fin de no quedar mal por no estar actuando con seriedad. Además, “le da a Israel un socio y algunas decisiones cruciales que tomar”.

Pueden decir lo que quieran sobre Anwar Sadat, Menachem Begin y Jimmy Carter hace cuarenta años, pero llegaron a un punto en Camp David en el que solo había decisiones difíciles que tomar, las tomaron y se inclinaron por las adecuadas.

 En septiembre de 1978, Jimmy Carter, entonces presidente de Estados Unidos, fungió como anfitrión del presidente egipcio Anwar el Sadat, a la izquierda, y del primer ministro israelí, Menachem Begin, a la derecha, en la Casa Blanca. 

De nuevo estamos en un momento decisivo. Para los palestinos, se trata de elegir entre el nihilismo o el pacifismo. Para Israel, se trata de elegir entre separarse de los palestinos o tener que decidir entre binacionalismo y apartheid. Para Kushner y Trump, se trata de actuar con seriedad —y estar listos para adoptar una postura rígida con todos los involucrados, incluyendo a Israel— o no entrometerse.

Progresar hacia la paz requiere decirles la verdad a todos, convencerlos de ceder y no permitir que ninguno actúe insensatamente. ¿No están dispuestos a hacerlo? Entonces mejor sigan construyendo condominios y campos de golf.

trump está equivocado: los migrantes son víctimas y no delincuentes

Migrantes centroamericanos esperando en las vías, con la esperanza de subirse a un tren de carga que se dirija hacia el norte a través de México, en junio.

En junio, Josué, un hondureño de 21 años, llegó a una casa de seguridad en la ciudad fronteriza mexicana de Reynosa, en Tamaulipas. Estaba ahí con once migrantes centroamericanos más. Su familia había pasado el año anterior reuniendo los 3800 dólares indispensables para el último tramo de su viaje a Estados Unidos.

Sin embargo, la casa de seguridad no era tan segura. A tan solo kilómetros de la frontera, su trayecto fue interrumpido cuando unos hombres armados entraron al inmueble, secuestraron a los migrantes y exigieron 1800 dólares más para liberarlos. Si sus familias no podían reunir el dinero, les advirtieron, entonces los matarían.

Todos los días, dramas y tragedias como esta les suceden a los migrantes hondureños, salvadoreños y guatemaltecos que viajan por México. La retórica del gobierno de Donald Trump en repetidas ocasiones ha vinculado a los migrantes con pandillas, violencia y delitos, y ha descrito a los inmigrantes como una amenaza a la seguridad pública. Sin embargo, de hecho, la mayoría de los centroamericanos que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos no son perpetradores, sino víctimas de esa violencia, tanto en sus países de origen como durante su difícil trayecto a través del territorio mexicano.

A lo largo de las últimas tres décadas, los riesgos y peligros del viaje desde Centroamérica hasta la frontera sur de Estados Unidos han aumentado: el refuerzo de la observancia de la ley migratoria por parte de Estados Unidos y México ha orillado a los migrantes a tomar rutas más invisibles y riesgosas; además, la impunidad de la que gozan los criminales en México ha permitido que estos sigan en las calles.

No obstante, sin importar cuán abrumadores sean los riesgos ni cuán desafiantes sean las políticas, no han logrado reducir de manera significativa el número de centroamericanos que viajan hacia el norte. Lo único que ha cambiado es que cientos de miles de migrantes hacen el recorrido a través de rutas más peligrosas y clandestinas.

Para los desplazados centroamericanos, no hay un medio de transporte ni un itinerario únicos para cruzar México y llegar a Estados Unidos. Las experiencias de viaje cambian según su nacionalidad, género, edad e ingresos. Si un migrante centroamericano contrata a un contrabandista para atravesar México —el 60 por ciento dijo haberlo hecho en encuestas realizadas por el Colegio de la Frontera Norte—, las rutas también serán determinadas por los contactos y métodos de los traficantes. Sin embargo, todas tienen por lo menos algo en común: ninguna es segura y todas conllevan una serie de riesgos.

En cuanto los migrantes se acercan a la frontera entre México y Guatemala, los peligros comienzan. Para llegar a las ciudades mexicanas del sur, los migrantes que cuentan con un poco de dinero pueden tomar autobuses locales o taxis. Los que no tienen nada en los bolsillos deben ir a pie. Puede que tengan que caminar durante días por los costados de las autopistas, a menudo de noche para evitar que los detengan y para no exponerse al sol abrasador. Los funcionarios mexicanos han concentrado menos sus iniciativas de vigilancia en la frontera física y más en puestos de control en las carreteras que se encuentran a casi 50 o 160 kilómetros de la frontera en territorio mexicano, donde las autoridades migratorias intentan identificar a las personas que transitan por el país sin los documentos necesarios.

En estas zonas desoladas del sur de México, los migrantes podrían ser víctimas de criminales como autoridades corruptas, grupos locales oportunistas y miembros de las pandillas MS-13 o Barrio 18, las mismas de las que quizá escapan y que operan en esta parte del país.

Ese fue el caso de Josué, a quien lo asaltaron criminales locales mientras recorría el tramo de 64 kilómetros de autopistas remotas entre El Ceibo, una ciudad fronteriza guatemalteca, y Tenosique, una ciudad al sur de México. Los ladrones salieron de un campo cercano y le quitaron sus pertenencias, incluso los zapatos que llevaba, dejándolo con el par raído y lleno de hongos de uno de los asaltantes. De acuerdo con fiscales en los estados sureños de Chiapas y Tabasco, estos robos y asaltos son bastante comunes. Además, las mujeres sufren tipos específicos de violencia: Médicos Sin Fronteras informó que un tercio de las migrantes sufren violaciones mientras están en México.

Para avanzar al norte, los centroamericanos más pobres suben al techo de vagones de una red de ferrocarriles de carga mexicanos (apodada La Bestia) y se exponen a la lluvia, el calor y los vientos gélidos, además del temor constante de resbalarse y salir disparados por un costado. También viajan muy alertas por los miembros de las pandillas o los guardias de seguridad que a veces suben a los trenes para extorsionar o asaltar a los viajeros. Dados los riesgos extremos —además de las medidas enérgicas impulsadas en 2014 por funcionarios mexicanos mediante el Programa Frontera Sur, para detener el flujo migratorio a bordo de los trenes—, solo el 12 por ciento de los migrantes centroamericanos en 2017 informó a los investigadores del Colegio de la Frontera Norte haber tomado los trenes en algún punto de su viaje.

Los migrantes que tienen un poco más de dinero se transportan en autos privados, autobuses o tráileres y utilizan las grandes autopistas de sur a norte; pasan por los puntos de control migratorios en México haciéndose pasar por lugareños o sobornando a policías corruptos. Algunos evitan por completo los puntos de control y los rodean a pie. Viajar en vehículos generalmente es más seguro para ellos, pero aun así pueden enfrentar dificultades como la calidad variable de la comida, pésimos sitios donde dormir o maltrato por parte de sus guías u otros migrantes.

En la frontera con Estados Unidos, los agentes fronterizos y una serie de radares, sensores y otros tipos de tecnologías buscan frenar el cruce clandestino de migrantes a Estados Unidos. En respuesta, algunos centroamericanos intentan cruzar por las zonas remotas en los extensos desiertos de California o Arizona, o cerca de la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez. Otros piden asilo en los puertos de entrada. No obstante, la mayoría viaja por la costa del golfo de México para llegar a Reynosa, Tamaulipas. Esta ciudad comparte frontera con McAllen, Texas, al sur del valle del río Bravo. En el año fiscal 2017, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos informó que aprehendió a dos tercios de los migrantes clandestinos centroamericanos (104.305 en total) en esta sección de 500 kilómetros de la frontera.

En el lado mexicano de la frontera cerca de Reynosa, las organizaciones de narcotraficantes —sobre todo el Cártel del Golfo y los grupos disidentes de los Zetas— controlan el territorio y las rutas de contrabando, además de fungir como agentes fiscales extraoficiales. Estos grupos les imponen un último desafío de seguridad a los migrantes y cometen su delito distintivo: el secuestro. Su presencia le da a esta zona su infame estatus como el lugar donde ocurren más secuestros de migrantes en todo el país. Desde 2011, el Instituto Nacional de Migración en México ha documentado a 1034 víctimas de secuestro en Tamaulipas, 75 por ciento del total de migrantes víctimas de ese delito en el país. Las mujeres y los menores de edad conforman más de un cuarto de los afectados.

Sin embargo, las cifras oficiales apenas revelan la superficie de los crímenes cometidos contra los migrantes en México. Los centroamericanos rara vez denuncian los delitos a las autoridades mexicanas debido a falta de confianza, miedo a repercusiones o conocimiento limitado del sistema judicial del país. Josué es un buen ejemplo. Pudo escapar de sus captores después de que la Policía Federal interceptó un auto que lo llevaba a una segunda casa de seguridad, pero decidió no denunciar el secuestro porque le preocupaba su seguridad.

Cuando los migrantes denuncian estos delitos, pocos llegan a investigarse o procesarse. En julio de 2017, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos informó que solo el uno por ciento de los delitos cometidos contra migrantes en México termina en una sentencia.

¿Qué obliga a la gente a enfrentar estas condiciones a sabiendas o, peor aún, llevar a sus hijos consigo? Para los migrantes centroamericanos, hay un abismo entre su deseo de seguridad, trabajo y reunificación, y su capacidad de cumplir esos sueños dentro de sus propios países o legalmente en Estados Unidos.

En Reynosa, Josué se preparaba para tratar de recorrer el trayecto de la frontera a Houston. Al igual que cientos de miles de migrantes centroamericanos más que toman las mismas rutas y escapan de la violencia en casa o en su viaje, estaba seguro de que la travesía valdría la pena. La esperanza de una vida mejor y más segura en Estados Unidos era más fuerte que el miedo a cualquier peligro a lo largo del camino.

El gobierno de Estados Unidos perdió el rastro de 1500 niños más

Un área recreativa del albergue Casa Padre, en Brownsville, Texas, a donde el gobierno estadounidense ha llevado a varios menores migrantes no acompañados que cruzaron de manera ilegal desde México.

WASHINGTON — El gobierno de Donald Trump no tiene información sobre el paradero de 1500 niños migrantes que ingresaron, en lo que va del año, de manera ilegal a Estados Unidos sin acompañamiento de un adulto y que fueron llevados a hogares temporales o albergues, de acuerdo con información dada a conocer por una investigación legislativa.

La revelación remite a una admisión hecha en abril por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de que el gobierno había perdido el rastro de otros 1475 niños migrantes que trasladó de albergues a otros sitios el año pasado.

En los hallazgos, que los legisladores calificaron de preocupantes, los investigadores del Senado dijeron que el departamento no podía determinar con certeza dónde habían terminado 1488 de los 11.254 menores que la agencia puso en hogares temporales durante este año, a partir de llamadas a esos lugares hechas entre abril y el 30 de junio.

La incapacidad de rastrear el paradero de los niños migrantes después de ser llevados con tutores ha generado nuevas alertas sobre la posibilidad de que terminen en manos de traficantes de personas o sean puestos en trabajo forzado por personas que se hagan pasar por familiares.

Desde 2016, funcionarios del Departamento de Salud y Servicios Humanos hacen llamadas a varios tutores temporales treinta días después de que los niños son liberados a su cuidado. Pero el departamento dice que, legalmente, no es responsable por los menores después de que salen de la custodia de su oficina de reubicación de refugiados.

Caitlin Oakley, portavoz del departamento, dijo en respuesta a los hallazgos: “Como fue comunicado varias veces a los integrantes del Congreso, estos niños no están ‘perdidos’. Sus tutores —usualmente son los padres o familiares y siempre son revisados por posibles antecedentes criminales y su capacidad de proveer a los menores— sencillamente no respondieron o no pudieron ser contactados en el momento en que se hizo la llamada voluntaria”.

Además de los hallazgos, este martes, senadores republicanos y demócratas introdujeron una propuesta legislativa para que el departamento esclarezca su responsabilidad en garantizar la seguridad de los niños migrantes, incluso cuando ya no están bajo su custodia.

La legislación obligaría a los funcionarios de esa oficina a realizar las revisiones de antecedentes antes de liberar a los menores a sus custodios. También haría que el departamento se asegure de que esos tutores den el cuidado apropiado para los niños, como que acudan a todas las audiencias ante tribunales migratorios. Eso aumentaría, asimismo, la cantidad de jueces migratorios para que el Departamento de Justicia pueda procesar los casos con mayor eficacia y en menos tiempo.

La ley haría también que los funcionarios de la agencia les avisen a los gobiernos estatales donde viven los tutores antes de que los menores sean puestos bajo su custodia.

La medida “asegurará que mantengamos el resguardo de los menores no acompañados en el país, lo cual los protegerá del tráfico y del abuso, también fomentará que acudan a sus procesos ante las cortes”, dijo el senador Rob Portman, republicano de Ohio y director de la subcomisión de Seguridad Interior del Senado.

El senador demócrata Richard Blumenthal, de Connecticut, agregó: “Los niños que ponen en riesgo sus vidas para hacer un trayecto peligroso en busca de asilo no deberían tener que preocuparse de terminar en las manos de traficantes de personas o de ser entregados a adultos negligentes y abusivos en Estados Unidos”.

En un reporte de hace dos años, por ejemplo, la misma subcomisión del Senado encontró que el Departamento de Salud y Servicios Humanos había dejado a ocho niños a cargo de traficantes que los forzaron a trabajar en una granja en Ohio. El estudio encontró fallas protocolarias, como una falta de revisiones de antecedentes y de seguimiento con los tutores y custodios.

Desde octubre de 2014, el departamento ha dejado a más de 135.000 menores migrantes no acompañados en custodia de adultos en Estados Unidos mientras esperan a acudir ante un juez migratorio.

La democracia de Guatemala, amenazada por su presidente

Jimmy Morales, presidente de Guatemala, durante un evento el 17 de septiembre

CIUDAD DE GUATEMALA — El presidente de Guatemala llevó al país hacia una crisis constitucional el 17 de septiembre, al ignorar una orden explícita del máximo tribunal del país al mismo tiempo que ponía a prueba los límites de la frágil democracia de la nación.

La corte ordenó que se debía permitir al titular de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un organismo anticorrupción respaldado por las Naciones Unidas, reingresar a Guatemala, con lo que revocó las órdenes del presidente Jimmy Morales.

No obstante, el gobierno se mantuvo firme el lunes y aseguró que no permitiría el regreso del comisionado, Iván Velásquez, un ciudadano colombiano; en cambio, el gobierno dijo que la ONU —que designó a Velásquez para supervisar la Cicig— debería elegir a otra persona para encabezar la comisión.

El anuncio no solo desafió el fallo unánime de la noche del domingo de la Corte de Constitucionalidad, también retó al secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. En un reproche al gobierno guatemalteco, Guterres dijo a principios de septiembre que Velásquez permanecería como titular del panel aunque se le haya prohibido la entrada al país.

El origen de la crisis radica en una serie de investigaciones por corrupción, realizadas por la Cicig, que ha cimbrado la estructura del poder en Guatemala y ha enviado a la cárcel a políticos, empresarios e incluso a expresidentes.

Las investigaciones de la Cicig alguna vez fueron de utilidad para Morales: le ayudaron a desenterrar los delitos cometidos por su predecesor y contribuyeron a la sorpresiva victoria de Morales en 2015. Sin embargo, cuando una indagatoria sobre el financiamiento ilegal de campaña se centró directamente en Morales, declaró a Velásquez como persona non grata y prometió cerrar la comisión.

La gresca del lunes fue la culminación de más de un año de conflicto entre Velásquez y Morales. Al principio, el mandatario, cuyo hermano e hijo están en espera de ser juzgados por cargos de corrupción presentados por la comisión, trató de expulsar del país a Velásquez. Sin embargo, la Corte de Constitucionalidad, el máximo órgano judicial del país, calificó la acción como ilegal.

Durante un tiempo, el asunto parecía estar resuelto. Sin embargo, Morales dijo el 31 de agosto que no renovaría el mandato de la comisión. Cuatro días después, el gobierno prohibió a Velásquez, quien ha encabezado la comisión desde 2013, regresar al país.

Para la mayoría de los expertos legales, esta es una violación al espíritu de la decisión anterior. De hecho, cuando la corte lo retomó la noche del domingo, dictaminó de manera unánime que cualquier intento de bloquear el ingreso al país del comisionado era ilegal.

No obstante, debido a que el fallo no menciona a Velásquez por su nombre, el gobierno decidió imponer su propia interpretación. El ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, fue enfático el lunes al declarar: “Es importante hacer la salvedad que el ciudadano colombiano Iván Velásquez Gómez no ingresará al territorio nacional”.

En cambio, Sandra Jovel, ministra de Relaciones Exteriores, dijo que Guatemala había solicitado a Guterres entregar en las siguientes 48 horas una lista de candidatos aceptables para remplazar a Velásquez.

Encuestas muestran que la Cicig goza de amplio apoyo entre los guatemaltecos. Como si subrayara su efectividad, la comisión —que trabaja en conjunto con la fiscala general de Guatemala para investigar casos de corrupción— anunció arrestos en dos casos de corrupción la semana pasada, incluido uno que involucra a un exalcalde de Quetzaltenango, una de las ciudades más grandes del país.

La campaña del gobierno contra Velásquez —al grado de desafiar a la corte— ha encendido focos rojos.

“Si se resisten a obedecer a la corte, entonces se trata de un golpe de Estado técnico”, dijo Karin Slowing, una analista independiente y columnista del periódico Prensa Libre. “Nos referimos a una ruptura que puede llevarnos en cualquier dirección”.

Si el Congreso, que es visiblemente hostil hacia la Cicig, apoya el desafío del gobierno a la corte, “las instituciones del país fracasarán”, dijo Slowing.

La última vez que un presidente desafió abiertamente a la Corte de Constitucionalidad fue en la década de los noventa; el conflicto solo se resolvió cuando el Ejército decidió actuar en nombre del Poder Judicial para hacer valer su decreto.

No queda claro qué ocurrirá esta vez. Morales es apoyado por un poderoso grupo de oficiales militares retirados; el apoyo de Estados Unidos a la Cicig ha disminuido en los últimos meses.

Al mismo tiempo, la presión pública ha sido un factor decisivo sobre este tema dentro de Guatemala. En 2015, cientos de miles de manifestantes salieron a las calles para denunciar públicamente la corrupción y el entonces presidente, Otto Pérez Molina, fue obligado a dejar el puesto y enfrentar cargos presentados por Velásquez.

Morales parece decidido a evitar el destino de su predecesor y ha demostrado estar dispuesto a poner al límite a la nación para ello.

La semana pasada, las protestas contra Morales crecieron en las zonas rurales, pero fueron más modestas en la capital, donde el gobierno desplegó a policías y soldados para controlar a las multitudes.

Slowing dijo que una razón para que la respuesta fuera menor en Ciudad de Guatemala es porque el sector privado, que finalmente apoyó las protestas en 2015, esta vez ha respaldado en gran medida al gobierno en contra de la Cicig.

Sí, ingerir unos fragmentos de plástico puede matar a las tortugas marinas

Una tortuga marina cerca de la costa este de Australia. Investigadores calculan que más de la mitad de todas las tortugas marinas han ingerido restos de plástico.

En todo el mundo, las tortugas marinas están ingiriendo restos de plástico que flotan en el océano, pues los confunden con apetitosas medusas o simplemente son incapaces de sortear los desperdicios que las rodean.

Ahora, un estudio reciente realizado en Australia intenta clasificar el daño.

Aunque se ha descubierto que algunas tortugas marinas han tragado cientos de fragmentos de plástico, ingerir solo catorce trozos aumenta el riesgo de muerte, de acuerdo con un nuevo estudio publicado el 13 de septiembre en Scientific Reports.

El estudio reveló que las tortugas jóvenes son más vulnerables porque navegan con las corrientes en las que también se acumulan los restos flotantes y porque son menos selectivas que las adultas en cuanto a lo que comen.

En todo el mundo, más de la mitad de las tortugas marinas de las siete especies que existen ha comido desechos plásticos, de acuerdo con Britta Denise Hardesty, la autora responsable del estudio y científica investigadora principal que colabora con la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization de Tasmania. “Sin importar dónde estés, encontrarás plástico”, afirmó.

Se considera que seis de las siete especies de tortugas marinas se encuentran en peligro, aunque muchas poblaciones se están recuperando.

El estudio analizó información de dos conjuntos de tortugas marinas: las necropsias de 246 animales y 706 registros de una base de datos nacional de animales varados. Ambos grupos comprobaron que los animales que murieron por causas no relacionadas con la ingesta de plástico tenían menos cantidades de plástico en los intestinos que aquellas que habían muerto por causas desconocidas o por ingesta directa.

Pero es complicado llevar una estadística de las muertes. “No puedes afirmar que una tortuga murió por culpa del plástico solo porque hay plástico en su organismo, excepto en circunstancias atenuantes”, comentó Hardesty. Incluso un solo fragmento de plástico podría ser causa de muerte en ocasiones. En uno de los casos, se encontró a una tortuga con el tracto digestivo bloqueado por un trozo de plástico suave; en otro, su intestino fue perforado por un trozo de plástico puntiagudo.

 Fragmentos de plástico extraídos del intestino de una tortuga marina. El estudio descubrió que la mitad de las tortugas jóvenes podrían morir si ingieren diecisiete artículos de plástico.

En otros, se encontraron diversos tipos de material plástico en sus sistemas digestivos: en una tortuga marina había hasta 329 fragmentos. Debido a su anatomía, las tortugas marinas no pueden vomitar nada una vez que lo han tragado, aseveró Hardesty, lo que significa que todo lo que ingieren atraviesa los intestinos o se queda atorado.

Según la conclusión del estudio, la mitad de las tortugas jóvenes de tamaño promedio morirá si ingiere diecisiete fragmentos de plástico. Las tortugas marinas pueden vivir hasta 80 años o más, dijo Hardesty, y las jóvenes pueden no alcanzar la edad fértil sino hasta después de los 20 o 30 años.

Lo novedoso del estudio consistió en tratar de determinar el punto de inflexión en el que la carga de plástico se vuelve mortal, dijo T. Todd Jones, un biólogo investigador supervisor de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en Hawái.

“Siempre ha existido la pregunta sobre cuánto es demasiado plástico”, afirmó Jones.

Un animal que traga grandes cantidades de plástico puede parecer saludable, dijo Jones, pero podría estar debilitado puesto que el plástico en los intestinos estaría limitando la absorción de nutrientes.

Mark Hamann, un experto en tortugas y profesor adjunto en la Universidad James Cook en Townsville, Australia, dijo que esperaba que estudios como este proporcionaran una especie de perspectiva del problema. En algunas zonas con niveles altos de contaminación por plástico, como el Mediterráneo y el sur del océano Atlántico, las tortugas son incapaces de evitar los desechos, mientras que en otras áreas no representa un problema tan grave.

“Sabemos que hay tortugas que están muriendo, pero todavía desconocemos si la cantidad de tortugas que están muriendo es suficiente para ocasionar un declive en la población, y eso es lo que tratamos de averiguar”, comentó Hamann.

Jennifer Lynch, una bióloga investigadora del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Hawái, se mostró en desacuerdo con la forma en que se midió la vulnerabilidad al plástico.

En su propia investigación, ha visto animales que no muestran daños a pesar de haber tragado trescientos fragmentos de plástico, así que no cree que catorce fragmentos representen un riesgo de muerte tan elevado. “Comieron demasiado plástico, pero al parecer eso no perjudicó su salud”, dijo Lynch acerca de los animales que auscultó. “Se lo tragan y lo defecan”.

La diferencia entre estos dos estudios, dijo Lynch, fue la salud de los animales. “En ese estudio hay un sesgo muy fuerte hacia animales muy enfermos que mueren”, afirmó. “Nosotros solo analizamos animales saludables que murieron porque se ahogaron con un anzuelo”.

Lynch comentó que el nuevo estudio debió haberse enfocado en el peso del plástico en lugar de en la cantidad de fragmentos. Puede considerarse como un único fragmento desde un trocito de microplástico hasta una bolsa entera de botana, resaltó.

“Es solo que este número mágico de catorce pedazos me parece demasiado reducido”, aseveró Lynch. “Creo que aún tenemos mucho por hacer para descubrir qué cantidad de plástico puede ocasionar un impacto fisiológico o anatómico”.

Lynch está de acuerdo en que las tortugas marinas están comiendo demasiado plástico. “Tenemos que controlar este contaminante si no queremos asesinar a la mitad de nuestras tortugas marinas”.

Según dijo, la mayoría del plástico de Hawái proviene de la industria internacional de la pesca, que tiene prohibido desechar sus redes de pesca viejas y sus contenedores por la borda, pero que de cualquier modo lo hace y no enfrenta consecuencia alguna. “Se necesita combatirlos con fuerza”, dijo Lynch.

Hardesty comentó que cree que es posible reducir la exposición de las tortugas al plástico con varias iniciativas, que van desde incentivos hasta prohibiciones de artículos que tienen un impacto alto y se desechan con frecuencia.

“Todo lo que termina en el océano estuvo en las manos de alguna persona en algún momento”, aseveró.