Campo veracruzano requiere reforma integral

* Hay que rescatar la producción que antaño tenía el ejido y aumentar las hectáreas sembradas en la entidad, solicita la diputada Marcela Aguilera Landeta.

XALAPA, VER.

Con el fin de que los campesinos accedan a subsidios, créditos blandos y oportunos, avancen en tecnificación y no termine por perderse la producción del ejido en Veracruz, es necesario concretar la gran reforma del campo anunciada por la Federación, planteó la diputada Marcela Aguilera Landeta.

La vocal de la Comisión Permanente de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal, Pesca y Alimentación del Congreso del Estado, citó que desde el inicio de la administración del titular del Ejecutivo federal fue anunciada una reforma integral al campo, que contemplaba la simplificación de trámites, mejorar las condiciones del sector y la calidad de vida de los ejidatarios que, en su mayoría, viven en estado de pobreza.

En Veracruz, dijo, urgen sistemas de riego para que haya mayor producción, pues aunque la entidad ocupa los primeros lugares en cosecha de sorgo, caña, café, piña, limón y naranja, entre otros productos, apenas hay cerca de 100 mil hectáreas cultivadas, cuando deberían tenerse 800 mil.

Con paquetes tecnológicos adecuados, capacitación y créditos, el campo veracruzano será más competitivo, mejorarán los ingresos de los productores y habrá mayor superficie sembrada.

La también secretaria general de la Confederación Nacional Campesina (CNC) reconoció que en la entidad se ha perdido entre 15 y 20 por ciento de la producción del ejido.

En algunos casos las tierras han sido abandonadas por el cambio de uso de suelo de productivo a habitacional; sin embargo, los ejidos en Veracruz todavía producen, por lo que necesitan apoyos económicos, capacitación, tecnificación.

Pese a los problemas que enfrenta, detalló la legisladora, el ejido aún representa el sustento para la mayoría de las familias campesinas, por lo que confió en que a la brevedad los diputados federales logren concretar la gran reforma del campo.

Y es que si bien existen programas en diferentes dependencias direccionados al agro, éstos no privilegian la producción o llegan

fuera de tiempo, cuando los ciclos agrícolas ya pasaron.

Además hay que dar seguimiento a la correcta aplicación de los recursos, ver que sean utilizados para lo que fueron etiquetados, evaluar resultados y comparar indicadores, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *