Cannabis mejora la vida de niño veracruzano hasta en un 90 por ciento

Tiene 10 años, no podía hablar porque si hablaba, convulsionaba

Óscar Maza Díaz, de 10 años fue diagnosticado hace tres años con epilepsia refractaria, enfermedad crónico – degenerativa que le generaba crisis frecuentes que no le permitían tener control sobre él mismo ni llevar una calidad de vida acorde a su edad, por lo cual, para sobrellevar su enfermedad, recurrieron a diversos tratamientos médicos sin éxito, hasta que decidieron probar una nueva alternativa, explicó Óscar Maza Munguía, Padre del menor y oriundo del municipio de Paso del Macho, Veracruz.

“La inducción a lo que es el cannabis es porque él ya había tenido una polifarmacia de cinco medicamentos (…) A dosis altas y sin mejoría, en cuanto a número de crisis, estado cognitivo y la calidad de vida; se estaba deteriorando tanto que obviamente sí optamos por tener medicamentos alternos” narró el también médico.

Gracias al tratamiento a base de Cannabis que lleva el pequeño Óscar Maza Díaz de 10 años de edad, ha mejorado considerablemente sus crisis de epilepsia refractaria.

Agregó que, en la búsqueda del bienestar de su pequeño, tuvieron conocimiento de que otros pacientes que recurrieron al cannabis presentaron progresos considerables con tratamientos basados en esa planta, por lo que hicieron lo propio y los resultados fueron notorios, tanto, que su vida mejoró hasta en un 90 por ciento.

“Optamos por lo que es el cannabis, pues desde las primeras dosis, hubo mejorías, llegando a reducir la cantidad de fármacos, así como a suspender algunos (…) porque él no podía caminar, no podía hablar porque si hablaba, convulsionaba. Él estuvo hospitalizado en más de cuatro ocasiones consecutivas, en menos de dos meses con impregnaciones, así como secuelas por lo que, la mejoría, no puedo decirle del 100 por ciento, pero una calidad de vida muy satisfactoria”, puntualizó.

Marihuana medicinal ¿Cómo se consigue en México?

Actualmente, su tratamiento a base de cannabis es sublingual, utilizando la versión de laboratorio y otra parte, la de forma artesanal, lo cual fue autorizado por una neuro pediatra de este municipio.

“En gotas, está ahorita en dosis baja de tres gotas por las noches, es una artesanal y el otro es ya industrial, con bajo THC. Usa medio mililitro”, detalló el padre de Óscar, quien además, considera que las autoridades deben ser más reflexivas en torno al costo -beneficio en torno al uso medicinal del cannabis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *