TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Días… ¿de qué?

No sé qué días sean estos, si días de guardar, días de silencio, días de gritar, días de mandar todo a la chingada, días de pelear, días de olvidar, días de odio, días de chingar al prójimo, días de descansar, días de vacaciones, días de esperar, días de vaya a usted a saber…en ese orden o al revés, da igual; como también pueden ser días de violencia, días de mentir, días de burlarse, días de procrear, días de menstruar (con perdón de las mujeres, a quienes les debo mucho, empezando por mi madre, porque en estos tiempos hay que cuidarse mucho de lo que se dice, por aquello de la interpretación errónea que no mala, mucho menos mal intencionada, ¿o es lo mismo?, es un juego de lenguaje que se está perdiendo o se ha perdido, ¿dónde la literatura lúdica?, en fin). Como decía, no sé qué días sean estos. El caso es que parece que estamos como desconectados de nosotros mismos, ahora más con eso de las fiestas decembrinas y la llegada del mesías… Amlo, que no Jesucristo -¿ese quién es?-, y del atiborramiento de compras, gastos más gastos, ya vendrá la cuesta de enero, mientras a desperdiciar como tontos…

Por cierto, según la RAE, tonto o tonta: persona con falta o escasa de entendimiento o de razón, aunque hay otras acepciones, pero me quedo con esta, pa’ que buscarle, no vaya a hacer que me encierren por el delito de bailar el chachachá.

Hace poco leí un artículo titulado “El calentamiento global podría volvernos tontos, revela estudio”, del cual les comporto lo siguiente: “Un estudio publicado en Reino Unido arrojó que una de las consecuencias del cambio climático es que las personas se volverían tontas. Pese a que se tienen diversos estudios respecto a los efectos reales del calentamiento global en los humanos, estas consecuencias todavía son insospechadas. De acuerdo con la investigación de la University College de Londres, las emisiones de dióxido de carbono podrían afectar nuestra memoria, concentración y toma de decisiones. Es decir, el calentamiento global podría hacernos más tontos. El rendimiento cognitivo humano disminuye con el aumento de los niveles de CO2” apunta la investigación. La Universidad afirma que estos efectos podrían verse dentro de las próximas décadas”. ¿Acaso no ya lo estamos? Dijera mi madre: cada día más tonto, aunque en realidad decía: cada día más loco. Pero, bueno, creo que alcanzan a entenderme, ¿o no? Me lleva la que me trajo.

El chiste del asunto este del cambio climático y del fin del mundo (¿es para tanto, tonto?), es que estamos de cabeza. Ahora resulta que hay que cuidarse, repito, hasta de tus expresiones. Porque me encontré un artículo que no tiene desperdicio y se los comparto completo: “La organización Personas por el Trato

Ético de los Animales (PETA) indica que así como el racismo y la homofobia son inaceptables, algunas frases cotidianas deberían cambiar para no fomentar la crueldad animal.

“¿Te gusta tomar atajos y ‘matar dos pájaros de un tiro’? ¿Ante la adversidad eres frontal y ‘tomas al toro por los cuernos’? La organización PETA te pide más respeto hacia estos seres vivos.

“La organización dedicada al rescate y defensa de los animales así como a fomentar el respeto a los derechos de las especies, publicó vía Twitter que así como el racismo y la homofobia son inaceptables, existen frases que trivializan y fomentan la crueldad hacia los animales.

“En su tuit señaló algunas de esas frases con una contraparte que, indican, ayudará a las personas a concientizar y a apreciar a los animales como lo que son.

“Las palabras son importantes y, a medida que nuestra comprensión de la justicia social evoluciona, nuestro lenguaje evoluciona junto con ella. Aquí es cómo eliminar el especismo (preferencia hacia una especie sobre otra) de sus conversaciones diarias”, dicta la publicación.

“En el tuit anterior, la organización utiliza frases como ‘Matar dos pájaros de un tiro’ y recomendó sustituirlas con ‘Alimentar dos pájaros con un solo bollo’, o ‘Tomar al toro por los cuernos’ por ‘Tomar a la flor por el tallo’.

“Otras frases como ‘Be the guinea pig’ que en español decimos ‘Ser el conejillo de indias’, debería ser sustituida por ‘Ser el tubo de pruebas’, así como ‘Beat a dead Horse’ o ‘Derrotar a un caballo muerto’ por ‘Alimentar a un caballo satisfecho’.

“Otra frase que el tuit señala que debería cambiar es ‘Bring home the bacon’, que en español se traduce en ‘Traer a casa el tocino’. PETA recomienda decir ‘Bring home the bagels’, en español ‘Traer a casa los panecillos’. En este caso particular, los mexicanos sí solemos utilizarla como PETA recomienda, con la cotidiana frase ‘Ganarse el pan de cada día’ o ‘Traer el pan a casa’”. (elfinanciero.com.mx, 05-12-18). O sea, alguien tiene que llevar los frijoles y los huevos a la casa, ¿o no?

En todo caso, pa’ no perder la costumbre, porque es más fuerte que el amor, y más en estos días de amor y paz navideños y de fin de año, aunque la violencia siga y el cambio de México continúe, les comento que en la vida hay que ser un poco tonto, porque si no lo son sólo los demás y no te dejan nada, escribiera Ramón Gómez de la Serna.

De cinismo y anexas

Con eso de las remuneraciones (ricachones), salarios (asalariados), peones, albañiles, pobretones y míseros mexicanitos, les cuento que “un tío que va a buscar trabajo en una empresa y le dice el gerente:

– Ahora entrará ganando 700 euros y dentro de tres meses le subiremos a 2.000.

– Bueno, pues ya volveré dentro de tres meses”.

Ya pa’ terminar, ahí se las dejo:

“El poeta francés Alphonse de Lamartine (1790-1869) escribía en el año 1831: “El pensamiento se difundirá en el mundo a la velocidad de la luz, instantáneamente escrito y comprendido hasta los confines del globo. No tendrá tiempo para madurar —para acumularse en un libro; el libro llegará muy tarde. El único libro posible a partir de hoy es el periódico”.

Va la penúltima:

“Se pensaría que el escritor más tardío en publicar su primera novela fue Giuseppe Tomasi di Lampedusa, quien terminó de escribir El Gatopardo a sus sesenta y un años; pero Nikos Kazantzakis publicó Zorba el griego a sus sesenta y tres años; y sobre todo: Henri-Pierre Roché publicó Jules et Jim a sus setenta y cuatro años”. (Nexos, diciembre de 2018).

O sea, aún me queda tiempo. Ahí se ven o me leerán.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Esperar, esperanza

¿A qué tanta prisa?, le dijo el caracol a la tortuga, igual llegaremos… ¿A dónde? Hace unos días regresaba de mis sagrados alimentos y escuché que alguien decía por teléfono celular en la calle: “Tú, tranquilo, que Dios es grande”, expresión que he escuchado muchas veces, pero me dije: “Pos claro, ahora son muchos los que proclaman que a partir del 1º de diciembre pasado “Dios es Grande y mucho más con la llegada del mesías Amlo”. Ta güeno, pues, pero causa mucho “ruido estruendoso” que casi se asocie “esperanza” con “milagro, y hay, caray, la cosa no es tan fácil. Hasta a la gallina le cuesta un huevo poner un huevo. ¿o no? O quizás debo decir que me canso, ganso, o tal vez citar sus palabras: “¿Cómo empezamos? Bien. Tengo las riendas del poder en las manos. Es decir, hay gobierno en México. Y es un gobierno para darle seguridad y protección a los mexicanos, para que se mantenga la esperanza, que la expectativa que hay de cambios se va a convertir en realidad”. Brincos daré que así sea, y no nada más valentonadas de un gobierno que promete mucho, pero no sé aún si logre cumplir, o sea, mucho ruido y pocas nueces… O lo que es lo mismo… Ha seguir esperando, esperanza. Y me uno, sí, al cambio real y fructífero, pues no podría ser de otra manera, puesto que estamos en el mismo barco. Cada quien que haga lo que le corresponda, desde su trinchera, pero que lo haga bien, si no es que excelente, sin revanchismo ni en busca de intereses propios. Porque vemos que unos llegan y otros se van; unos entran y otros salen. ¿A qué estamos jugando? No le rasquen los huevos al tigre, dijera un amigo. Albert Einstein dijo que hay dos maneras de vivir su vida: una como si nada es un milagro, la otra es como si todo es un milagro. Y Cioran escribió: “La sociedad no es una enfermedad, sino un desastre. Es un milagro estúpido que consigamos vivir en ella”. ¡Gulp! Me entienden, Méndez, o les explico, Federico.

Les comparto, pa’ no chillar, lo siguiente:

“Una mujer dice al policía:

-Por favor, ayúdeme, he perdido a mi hija.

El policía le pregunta:

-¿Cómo se llama su hija?

-Esperanza-le contesta la mujer, angustiada.

El policía le dice:

-Imposible, la esperanza es lo último que se pierde”.

Entretanto, que la justicia siga esperando, que algún día resucite, tan mancillada se encuentra, incluso secuestrada, desaparecida, si no es que yace en alguna fosa, al menos en la fosa del olvido.

Por sus actos los conoceréis, dicen. Así que tranquilo, Camilo; sereno, Moreno; calmado, Amado… Todos somos México. ¿En serio?

Los días y los temas

Hablando de esperanza y amor (¡cuánto nos hace falta, realmente!), en su mensaje del 1º de diciembre pasado, el gobernador Cuitláhuac García dijo: “…pido a todos los sectores sociales y productivos del estado, a organizaciones, asociaciones, universidades, gobiernos municipales y fuerzas políticas, a trabajar coordinados; con un alto sentido de emergencia y amor por Veracruz, a que transformemos la realidad de pobreza y violencia en el estado en una de paz, tranquilidad y bienestar para todos”. Así sea, hermanos todos. Y enemigos, también.

De cinismo y anexas

Por cierto, les dejo lo siguiente:

* “Toda pulgada cúbica de espacio es un milagro”.- Walt Whitman. * “La espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón”.- Juan Pablo II.

* “El genio en la tierra es Dios que se da. Cada vez que aparece una obra maestra, es una distribución de la Divinidad que se hace a los hombres. La obra maestra es una especie de milagro”.- Víctor Hugo.

Ahí se ven, “transformers”.

ILUSTRACION: “Muerte”, DE TEODORO ÜDERS

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Aquí en la tierra como en el cielo

Es alarmante en estos tiempos que las administraciones públicas, sean federal, estatales o municipales, tengan el mismo final que otras anteriores: sin avances y ni fu ni fa, en completo desorden y falta de recursos, sin beneficios reales que hayan impulsado la calidad de vida de la población. Al menos así lo dicen los que llegan, y éstos afirman que inician de cero para mejorar y hacer maravillas, porque se trata, dicen, de realizar cambios y consolidar el progreso y el desarrollo de México, de Veracruz, de los municipios, y llegado los gobiernos al final de su camino, dicen que dejan las arcas monetarias sanas, la inseguridad a la baja, mayores empleos y menos desigualdad. En suma, se repite lo mismo, porque arriba la nueva administración y dicen lo mismo. Un círculo vicioso que lo único que provoca es el sufrimiento de la gente y el hartazgo. Volver a empezar. Volver al futuro. Volver…

No sé si me explico o si me doy a entender, pero esa es la intención, porque vivimos un mundo de contradicciones, prestidigitaciones, ansiedades, desilusiones, aderezado, claro, de falta de inteligencia, sensibilidad y tolerancia. Y hablamos y hablamos tonterías, y dizque sentimos y sentimos, nada nuevo bajo el sol: lo “mesmo” que lo “mesmo”, dijera mi madre. Esto aquí en nuestra tierra -¿nuestra? Nada nos complace, mucho menos la felicidad y logros ajenos.

Mientras, en días pasados la sala de control del Laboratorio de Propulsión de la NASA en Pasadena, California en Estados Unidos, recibió a las 11.53 horas local la señal de que InSight se había posado en Marte. ¡Aleluya!

Según fuentes, el módulo espacial dijo en su perfil oficial de Twitter: “Te siento, Marte. Y pronto conoceré tu corazón. Con este aterrizaje a salvo, estoy aquí. Estoy en casa”. ¡Madres! Ahí nomás… Nada de chingaderas, nos vamos a Marte o el martes. El chiste que allá sí nos entenderemos y habrá un mundo feliz. ¿Será Orson Welles? ¿Será Ray Bradbury? ¿Será…? ¿O seremos igual de depredadores, aquí en la tierra como en el cielo, en la paz como en la guerra?

Avanzamos un paso, sí, pero retrocedemos dos, como el cangrejo. Por Dios, ¿cuándo nos pondremos de acuerdo para caminar juntos y unidos, sin miedos? Pero no como dijo Elba Esther Gordillo: “Vamos unidos y sin miedo por el SNTE”. ¡Gulp! ¿Qué nos espera? Corruptelas maquilladas, esperamos que no. Declaró Fernando González Sánchez, yerno de Elba Esther Gordillo, que la ex lideresa del SNTE no es una mujer corrupta, sino con valores y principios: “Yo la conozco bien, no es una mujer corrupta, es una mujer con grandes valores y principios, más allá de que el PRI la haya convertido en una aristócrata, ella viene cumpliendo una lucha sindical”.

Si yo fuera el yerno, no sé si dijera lo mismo, puesto que… pero si hay lana y poder de por medio, pos… Imaginar lo que viene. ¿El Coco?

Los días y los temas

Dicen que en Europa el kilo ya no será de un kilo, porque habrá ajuste a los parámetros utilizando nueva tecnología. Pero aquí en México les llevamos la delantera desde hace mucho tiempo, porque el kilo es de 900 gramos. Quien tenga oídos…

Ý en México y Veracruz siguen los feminicidios y asesinatos y homicidios y llámenle como quieran, sigue la muerte y otros muchos males, y nos registran en estadísticas, cifras y números… Pero, carajos, somos personas. No venimos de Marte, ¿eh? ¿Han sentido lo que siente una hormiga cuando le aplastan o le queman o le desaparecen a su hormiguita?

La escritora Gabriela Jáuregui expresó, a propósito del libro Tsunami (de varias autoras): “Ya hay mujeres de armas tomar y están tomando armas. Creo que en muchos casos con razón, son autodefensas feministas que no salen de la nada, salen de países como los nuestros, donde los feminicidios son cosa cotidiana. En México, son siete al día. Todas las mujeres que estamos aquí, en esta cafetería, hoy morimos. Y al día siguiente, otra vez toda la cafetería, ¿cómo no va a hacer falta que haya una autodefensa un poco más seria? Yo siento que es un poco como ese momento cuando se separaron en el movimiento de los derechos civiles los afroamericanos, los que seguían con Martin Luther King, por la vía de la no violencia, que también funciona y hay momentos muy pertinentes para hacerlos, y los Black Panthers, que se radicalizaron y que portaban armas. Aquí nos están matando los policías, ¿cómo nos vamos a defender? Creo que con respecto a las mujeres también nos están matando, con los pies en dos mundos, el mundo de la cotidianeidad y de pronto un mundo muy oscuro y terrorífico donde nos están matando”. Quien tenga oídos…

De cinismo y anexas

Por cierto, les comparto lo siguiente: “Judith Butler (Cleveland, 1956) no es solo una de las filósofas más influyentes en los estudios de género, sino también, quizás a su pesar, una activista. Es profundamente académica en su discurso, pero no necesita pancartas para hacer llegar su mensaje, porque mide cada palabra que pronuncia y así logra incendiar los corazones. “Aceptamos que todos aquellos que son privados de la vida a través de la violencia sufren una injusticia radical”, explica sobre su nueva teoría en ciernes sobre la no violencia. “¿Es posible que algunas vidas sean consideradas merecedoras de luto y otras no?”, continúa. Cobra especial relevancia su reflexión en un país como México, donde casos como el de Ayotzinapa, las decenas de miles de desapariciones forzadas o las fosas comunes clandestinas, se revelan como terroríficas pruebas de su análisis, donde ni las víctimas ni sus allegados pueden aún estar en paz.

“Matar es la culminación de la desigualdad social”, sentencia con frialdad en Guadalajara (México), en una conferencia inscrita en la Feria Internacional del Libro”. (elpais.com).

Si tienen oídos… y ven… Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Afán de riqueza y poder

“Las próximas elecciones podrían ser

el comienzo del fin de esta ciudad,

que se va a echar a perder por culpa

de un sucesor al que moverán el ansia de poder y la sed egoísta por gobernar”.

(Joël Dicker, La desaparición de Stephanie Mailer)

A la vuelta de la esquina, un nuevo gobierno se avecina, con promesas de mal viento, pero también dizque de buena vibra, de horizonte de esperanzas, ambas dos situaciones sólo nos deja desaliento puesto que en los últimos días nos quedamos con el mal aliento, con el tufo, la cloaca, la alcantarilla política destapada.

Ahora resulta que hemos descubierto que el mal más peor es la corrupción, como si ésta no hubiera estado presente desde hace mucho tiempo y hoy se engrandece como monstruo salido de los dibujos animados, las caricaturas, de las películas para niños y grandes, el terror diario que hemos padecido y no sé si así seguirá, y si empeorará, porque no tiene la culpa el indio, sino… Además, ¿alguien no tiene cola que le pisen?

No es necesario definir la palabra “corrupción”, pero si de algo sirve significa: “Situación o circunstancia en que los funcionarios públicos u otras autoridades públicas están corrompidos”. Lo cual nos deja igual. Pero según Wikipedia.org, “La corrupción política se refiere a los actos delictivos cometidos por funcionarios y autoridades públicas que abusan de su poder e influencia al hacer un mal uso intencional de los recursos financieros y humanos a los que tienen acceso, anticipando sus intereses personales y los de sus allegados, para conseguir una ventaja ilegítima generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Según Hernández Gómez (2018), la corrupción se define como “toda violación y/o acto desviado, de cualquier naturaleza, con fines económicos o no, ocasionada por la acción u omisión de los deberes institucionales, de quien debía procurar la realización de los fines de la administración pública y que en su lugar los impide, retarda o dificulta.” Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado legítimo”.

Aclarado el punto, Denise Dresser, en su artículo “Destapar la cloaca” publicado en 2002, escribió: “El escándalo Pemex es una de esas ventanas que, al abrirse, proporciona un panorama privilegiado de la historia Mirar a través de ella permite entender las vicisitudes de la vida política del país bajo el PRI. De pronto los mexicanos ven —en blanco y negro, con cifras y cuentas, con pelos y señales— lo que el partido oficial hacía para mantenerse como tal. Al correrse la

cortina de la corrupción, todos pueden examinar el lodazal que se escondía detrás de ella.

“La corrupción rara vez es un acto individual Suele involucrar grupos de personas vinculadas por el intercambio de favores y la oferta de oportunidades. Suele crear círculos concéntricos de cómplices y bancadas de beneficiarios. El PRI hizo de la corrupción una forma de vida porque podía hacerlo. El PRI se volvió diestro en el arte del pillaje porque había pocos personajes con las manos limpias que denunciaran al ladrón. El PRI saqueó la bodega cada sexenio porque no había nadie que sonara la alarma. Siempre había uno que encubría a otro, y la propuesta de pagar para ganar no sólo era posible sino deseable. El dinero —como escribe el novelista Martin Amis— es una complicidad tácita y el PRI la promovió de manera explícita”. ¿Acaso no pasó también con el gobierno panista?

Ha salido a la luz la cloaca, la mierda sembrada y cosechada desde hace mucho tiempo. Como bien lo escribió Salvador García Soto, en su columna Serpientes y escaleras, y que tituló “Una semana y se cimbra la política mexicana”: “En sólo siete días transcurridos del juicio más sonado en la historia del narcotráfico, las declaraciones de testigos y abogados en la Corte Federal de Nueva York han cimbrado a las más altas esferas de la política mexicana con señalamientos directos de pago de sobornos contra dos presidentes del país, un ex secretario de Estado y un ex funcionario de la administración capitalina en tiempos del actual presidente electo de la República. Y es cierto que ninguna de las acusaciones vertidas hasta ahora en el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán ha sido acompañada de pruebas y que los escandalosos señalamientos contra las máximas autoridades mexicanas son más estrategias, tanto de la Defensa como de la Fiscalía; pero en el imaginario colectivo y para la prensa nacional e internacional, los puros dichos de los declarantes confirman las dudas ya existentes sobre la complicidad de altas esferas del gobierno y la existencia de la narcopolítica en México.” Más clarito ni el agua… O en este caso, más turbia el agua, ni dudarlo.

Pero en un país donde las leyes son muchas, pero valen madres, habría que recordar a Tácito cuando dijo que muchas son las leyes en un estado corrompido. Además, en muchas empresas el silencio no es oro, el silencio es un sobre, como dijo el humorista español Jaume Perich.

Ya que la corrupción salió a flote, y dicen que se combatirá a fondo –pero la corrupción ahí estaba y está, en el fondo y en la superficie-, me pregunto si una consulta lo solucionará. O dará tiempo los seis años. En principio porque dice Amlito que “es tanta la corrupción en México que no nos alcanzarán las cárceles ni los juzgados, pero si somos honestos, como lo somos, tenemos que empezar con los de arriba de tiempo atrás y eso nos meterá en un pantano de confrontación”. ¿Pos entonces? He ahí, a perdonar se ha dicho. Puesto que, “Dios, no saben lo que hacen, ni supieron nunca lo que hacían”. Ajá, mi nieve de vainilla, por favor. Me quedo con lo que dijo el político francés Louis de Bonald, los hombres son pervertidos no tanto por la riqueza como por el afán de riqueza.

En contra parte, José Saramago expresó: “La alternativa al neoliberalismo se llama conciencia. Eso es lo que tenemos que formarnos todos los días, en la reflexión, en el debate, en el examen en profundidad de las cosas, de las circunstancias. Lo que se está preparando en el planeta en el que vivimos es sencillamente un mundo para los ricos. Claro que habrá pobres, pero el mundo será para el disfrute de los ricos. No tenemos poder, no estamos en el gobierno, no tenemos multinacionales, no dominamos las finanzas especulativa, mundial, no tenemos nada de eso. ¿Qué es lo que tenemos entonces para oponernos? Nada más que la conciencia. La conciencia de todos los hechos, la conciencia de mi propio derecho, la conciencia de que soy un ser humano, sencillamente un ser humano y que no quiero ser más que eso. La conciencia de que lo que está en el mundo me pertenece, no en el sentido de propiedad, me pertenece como responsabilidad. Me pertenece con derecho a saber, con derecho a intervenir, con derecho a cambiar. Eso se llama conciencia. Y esto no se gana un día, para quedarse con la conciencia hasta el final de los días. Se gana y se pierde y se renueva todos los días.”

¿Acaso siquiera sabemos que existe la conciencia?

Los días y los temas

De las comparecencias de la actual Legislatura de Veracruz, mejor sería no hablar, porque “nada por aquí, nada por allá, todo está por terminar”, pareciera que así piensan los secretarios de las dependencias del gobierno yunista. Veamos el próximo año, junto con los gobiernos federal, estatal, municipales y, desde luego, los 50 diputados de la LXV Legislatura local. ¡A ver qué tal, México! A ver qué tal, Veracruz.

De cinismo y anexas

No todo es amargo, aunque entre broma y broma… aquí se las dejo:

*-Hola, quiero conocerte mejor, tengo 38 años, soy diputado desde hace 10 años y soy honesto.

-Hola, encantada, tengo 30 años, soy prostituta desde hace 15 años y soy virgen.

*La política es semejante a la religión; la diferencia es que en política cada uno confiesa los pecados del adversario.

*Llevan a un diputado acusado de corrupción, lavado de dinero, tráfico de armas e influencias, etcétera, ante el juez.

-Verá, Su Señoría, es que yo soy diputado y… El juez lo interrumpe:

-La ignorancia no es una excusa.

-Dos amigos hablando:

-¿A quién le vas a votar en las próximas elecciones?

-Yo, a Alibabá y los 40 ladrones.

-¿Y eso?

-Para asegurarme que solo sean 40.

*¿Por qué los políticos son una prueba de la reencarnación?

-Porque nadie puede hacerse tan retorcido en una sola vida.

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Tiempo al tiempo… ¿más?

Al término de los días de ofrenda a nuestros muertitos –aunque debería ser a diario el recuerdo que se les brinde-, en la vida cruel y marchitándose por desquicios –así en plural- de todos y cada uno de los vivitos y coleando, parece que la situación se pone peor. No se avizora que el mal tiempo vaya a cambiar, aunque Amlito diga que no es tormenta sino sólo llovizna lo que por los cielos de México está pasando. Pos no, porque en realidad está sucediendo aquí en la tierra, donde pisamos lodo, tumbas, fosas, muerte. En verdad que ya no quisiera uno referirse a tantos males, pero díganme si no está aquí y allá cayendo un huracán de incertidumbre y desconcierto, por decir lo menos. Nomás esperamos un terremoto y asunto acabado. Desde luego que no todo en el horizonte es negrura, pero necesitamos paraguas para sobrevivir. Y tenemos que hacerlo. Porque estamos hechos de esperanza y dicen que la esperanza muere a lo último. Ahí está, Chatos. Póngase vivos, buzos o nos llevarán los pingos.

Entretanto, en la política a la mexicana sigue la mata dando –¿cuándo no?-, puesto que se avecina el cambio de gobierno y, ay nanitas, sálvese quien pueda. Y como ya inició la 55 Legislatura del Estado de Veracruz, donde todo parece que cada quien jalará agua pa’ su molino, pos para dónde correr. Sí, hay esperanza, pero de eso a una cuarta transformación ‘ta por verse. Bueno, demos tiempo al tiempo y el beneficio de la duda.

Por lo pronto, ahí están las consultas pa’ que México siga su camino… ¿Hacia dónde? Ya fue por el aeropuerto, luego será por el tren maya, más tarde vaya a usted a saber por cuál motivo. Mañana se realizará una consulta pa’ ver si usted y yo decidimos morirnos hoy o dentro de un año. Entiendes Méndez o te lo explico Federico. ¿Y dónde la tecnología, las investigaciones, la ciencia, la filosofía, la sabiduría? No estoy contra lo que decida el pueblo, estoy contra los mañosos y tramposos vestidos de buenas gentes y dizque con ganas y todas las celestiales intenciones de cambiar para que todos mejoremos. Desde luego que no admito tampoco tanto robo y daño ya hecho a México por la violencia, la impunidad y la corrupción reinantes. Pero debe buscarse un punto de apoyo y moveremos al mundo. ¿Se acuerdan? He aquí otra vez: tiempo al tiempo y demos el beneficio de la duda.

Al menos se establece ya en la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) que cuando se apruebe el presupuesto 2019, ningún servidor público recibirá “una remuneración o retribución por el desempeño de su función, empleo, cargo o

comisión mayor a la establecida para el Presidente de la República en el Presupuesto de Egresos de la Federación”.

Qué bien, pero veamos, dijo el ciego, qué sucederá. Lo de la lana a los ex presidentes mexicanos me tiene sin cuidado, ya se llenaron los bolsillos y se hincharon de negocios sucios. ¿Qué con el grueso de la población que aún vive en la miseria? Esa dichosa miseria olvidada. ¿Otra vez tiempo al tiempo?

Los días y los temas

El próximo 12 de noviembre será el Día Nacional del Libro, y libreros de Xalapa lo celebrarán del 8 al 19 del mismo mes en la Plaza Sebastián Lerdo de Tejada. Ahí nos vemos, digo pa’ los que les gusta leer o, dijera un amigo, babosear y comprar libros por kilo y nunca los lea. Porque en educación y lectura estamos de la chingada. Por eso otro amigo me dijo: ¿Pa’ qué la consulta? Digo sólo digo lo que dicen. Y ya saben que hay malas y buenas lenguas. Y está el beso de Judas, y el beso de… No hay que ser indiscreto, Camila, esos besos de lengüita que tanto gustamos.

De cinismo y anexas

Mi amigo Sergio Alejandro Villa me ha regalado y promete seguir regalándome varios libros. Muy agradecido, los leo con entusiasmo. Hay uno que se llama La dicha que el gallo tiene, de Marco Aurelio Almazán, mejor conocido como Marco A. Almazán, donde leo y les comparto el epígrafe de una “Canción popular mexicana”:

“Quisiera tener la dicha,

la dicha que el gallo tiene:

de tener muchas gallinas

y a ninguna la mantiene”.

Y tiene una dedicatoria del autor:

“A los animales en general, que me

son altamente simpáticos. Excepción

hecha de aquellos que deambulan

con apariencia humana”.

Y hablando de libros y animales, Georg C. Lichtenberg escribió el aforismo siguiente: “Es difícil sentir la herencia del mono en los pies humanos, pero a veces se puede. En cambio, es my difícil llegar a lo humano”.

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Poco tiempo de amar

Nada por aquí, nada por acá, nada por allá, todo es verdad y mentira. Vivimos en la inmediatez, la instantaneidad del café soluble; en la gratificación –que no gratitud- veloz y aparentemente segura que nos proporciona placer y dicha –¿desdicha?- de no saber nada de uno mismo: que los segundos, los minutos, las horas, el día, la semana, el mes, el año pasen sin más, para evitar contratiempos que producen dolor, porque no sabemos vivir el momento. Antes bien, nos encanta aferrarnos a la nada de la revolución digital, de la tecnología y las comunicaciones (¿) que nos individualizan y nos despojan de sentimientos genuinos y duraderos, de la unión con el prójimo de carne y hueso, porque lo que importa es su destreza de decir “Hola” a través de un aparato aunque esté lejos o cerca. Y llegamos a pensar poco o nada de la vida interior que transcurre, de la vida exterior que se desliza al derrumbe. No lo digo yo, lo dicen los sesudos, científicos, filósofos y demás.

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces o más con la misma piedra. Testarudos que somos, y vuelve la burra al trigo. Sabemos, eso hemos escuchado, oído, visto, mirado –y nomás no entendemos- que el mundo se va acabar, al menos eso dice la canción:

El mundo se va a acabar

El mundo se va a acabar

Si un día me has de querer, te debes apresurar…

no-no-no-no-no no ves que el mar cómo se ha muerto

di si no es cierto, que argumentar

se va a acabar, se está acabando

y tú pensando si me has de amar y digo yo:

Pon atención, no te das cuenta

que el hombre inventa la destrucción,

por la erosión, el río agoniza

y eso da prisa a mi pasión y digo yo:

Ni que dudar, mira la tierra,

con tanta guerra ¿dónde va a andar?;

no hay que esperar que el mundo es loco

y queda poco tiempo de amar.

Y si no creen o suponen que nomás es pura invención, pura charlatanería, pura superstición y pura palabrería mía –iba a decir puras pendejadas mías-, les comparto lo siguiente:

“El grupo de científicos asesores de la ONU en materia de cambio climático afirma que vamos en camino de un aumento de 3 grados. Esto tendría consecuencias desastrosas y el tiempo para evitarlo es cada vez menos. La extinción total de los arrecifes de coral, diez millones de personas más expuestas a inundaciones, cada vez menos zonas aptas para el cultivo de cereales…

“Una diferencia de sólo medio grado de temperatura tendría consecuencias devastadoras para nuestro planeta, por lo que cada vez es más urgente limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 1.5 grados centígrados, advirtió el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC).

“De hecho, según el reporte, actualmente vamos camino a un aumento de 3 °C, muy por encima del máximo de 2 °C contemplado por los Acuerdos de París sobre cambio climático. Un máximo que, según los científicos, parece además cada vez menos deseable”. (BBC NEWS, 18-10-18).

En tanto, David Archer, profesor del departamento de geociencias de la Universidad de Chicago (EU), dijo que superar el límite es “realmente peligroso”, porque “no se puede detener”.

Insistieron los sesudos que es urgente un cambio en el comportamiento a escala personal, política y global. En el ámbito del hogar, por ejemplo, el IPCC recomienda elegir alimentos que demanden una menor superficie de cultivo y produzcan menos emisiones, así como disminuir la cantidad de desperdicios.

No hay que olvidar, dicen, el poder político que tiene la población y que puede ayudar a modificar las decisiones climáticas a nivel gubernamental. El panorama no es bueno, afirmó Archer, “pero no tiene por qué ser tan malo. La historia aún no se ha escrito”. Ajá. ¡Que siga la fiesta!

Los días y los temas

El escritor Irvine Welsh, autor de la novela Trainspotting que fue llevada al cine por el director Danny Boyle, en entrevista dijo que “estamos viviendo en una época en la que no hay comunismo ni socialismo, hay idiotismo”. ¿Será?

Agregó que “buscamos al mayor idiota en el país y lo elegimos, lo odiamos y lo seguimos eligiendo. Todos los países del mundo están en una misión para encontrar al mayor idiota y votarlo”.

Calificó a los gobernantes actuales como “payasos oportunistas que juegan con los temores de la gente”.

“Es como dijo Bertrand Russell: ‘La gente inteligente está llena de dudas y los idiotas están llenos de certezas’. Queremos que algún idiota nos diga que todo va a estar bien (…) Este es su momento, no sé cuánto durarán, no sé cuánto daño harán, pero ciertamente éste es su momento”. (REUTERS, Buenos Aires/15-10-18).

Ahí les hablan, mexicanitos.

De cinismo y anexas

Lo dijo un personaje del relato “La habitación cerrada”, del escritor Paul Auster: “La vida nos arrastra de muchas maneras que no podemos controlar y casi nada permanece con nosotros. Muere cuando nosotros morimos, y la muerte es algo que nos sucede todos los días”.

Digo, por aquello del Día de Muertos.

No dejen de ir a ver cine mexicano del bueno. Otra vez mi encantadora Dalia Pérez Castañeda, siempre oportuna, entusiasta, impulsora de la cultura, nos invita: “Me complace comentarles sobre la presencia de cine Filmado en Xalapa que se proyectará en Cinetix Plaza Ánimas del 20 de Octubre al 3 de Noviembre. “Escrito con sangre” dirigida por Fabricio Prada, y “El silencio de Augusto” de Adrián Contreras, merecedora de la mención de honor en la Gran Feria del Cine Mexicano, son dos de las cintas que llegan a la pantalla grande en salas comerciales. Esto es el resultado de la calidad de producción de los profesionales del cine en el estado de Veracruz. Apoya la producción cinematográfica nacional y local asistiendo a las salas de cine donde se proyecta nuestro cine, de manera particular mucho me honrarán asistan a las funciones de “El silencio de Augusto”, protagonizada por Regina Orozco y Eduardo Azuri, en donde hago una actuación especial. ¡Qué la disfruten!”

Chequen cartelera. Ahí se ven o ya nos vimos.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

México, de un plumazo

“El Hambre Cero ha sido el eje del mandato de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) desde que los Organizadores se propusieron en 1945 lograr “la libertad para vivir sin miseria”. Pero con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la visión de la FAO del Hambre Cero para la alimentación y la agricultura como clave para obtener el desarrollo sostenible ha sido adoptada por 193 países y se ha consagrado como uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, sostuvo Enrique Yeves, Director, Office for Corporate Communication de la FAO, a propósito del Día Mundial de la Alimentación el pasado 16 de octubre.

No dudo de que los esfuerzos han sido muchos, pero no los suficientes ante el peligro de miles de factores que desfavorecen el avance hacia la disminución del hambre y la pésima alimentación. La FAO ha dicho que el hambre mundial “vuelve a aumentar después de un periodo de declive. 821 millones de personas sufren subalimentación crónica, según el informe de El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018”.

Añade que los conflictos, los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático, la recesión económica y el rápido aumento de los niveles de sobrepeso y obesidad están invirtiendo el progreso logrado en la lucha contra el hambre y la malnutrición.

Hay un largo etcétera en esto del hambre que pareciera no tiene fin. Mientras, Rosario Robles Berlanga en la comparecencia ante la Cámara de Diputados como parte de la glosa del VI y último Informe de Gobierno de EPN, expresó: “Yo me atengo a los hechos y a las cifras. Este gobierno sí puede ver a la gente a la cara y sí tuvo vergüenza, porque precisamente se preocupó por lo más importante, que era darle de comer a la gente que no tenía un alimento. Darle de comer a los olvidados de los olvidados, a los más abandonados de este país, a los niños que iban a la escuela sin ninguna alimentación”. Y dio cifras, ¿pa’ qué? ¿Alguien les cree?

En un libro de la enciclopedia El tesoro de la juventud -¿alguien aún lo recuerda- que no hace mucho me regaló mi estimado Paco Mar, leo en la sección “El libro de los ‘por qué’”: “¿Por qué las gotas de lluvia son a veces grandes y a veces pequeñas?”. Al avance de la ciencia, la respuesta se queda corta, desde luego. Pero me acordé de otro amigo que me dijo, estando viendo yo la lluvia caer en una tarde de descanso: “¿A ti te gusta ver gotitas o ver gototas?”.

El caso es que el hambre y la pésima alimentación siguen, la veas chiquita o grandota. ¿Será porque no tomamos conciencia o al gobierno le vale madres, o

estamos atados a lo que digan los dueños del dinero? ¿O todo junto? Todos juntos ya…

Ah, pero eso sí, el Programa Sembrando Vida arrancará en un primer año, en 2019, con 220 mil empleos en los estados de Chiapas, Veracruz, Tabasco y Campeche. A los agricultores adscritos se les pagará 5 mil pesos mensuales por jornal, anunció Amlito, el mesías mexicanito, quien luego dijo que cumplirá todos sus compromisos de campaña, pero reconoció que “no se puede todo de un plumazo, vámonos poco a poco para no incumplir ninguno”. O quizás mejor se dejen en el olvido y se diga, simplemente, no se pudo, ustedes perdonen.

Los días y los temas

La FAO aconseja, para lograr el Hambre Cero, desperdiciar menos -¿dónde he escuchado eso?-, y agrega: adoptar una dieta más saludable y sostenible, comprar sólo lo que necesita, almacenar la comida de manera sensata, aprovechar los desperdicio de alimentos, mantener una conversación con las persona que le rodean sobre el respeto por la alimentación –este está cabrón-, mantener nuestros suelos y agua limpios, utilizar menos agua, conocer la procedencia de sus alimentos, apoyar a los productores de alimentos locales, sea un consumidor consciente, entender el etiquetado de los alimentos, comprar productos orgánicos, mantener a flote las poblaciones de peces, convertirse en un defensor del #HambreCero.

Y los gobiernos pueden: poner a los más pobres en primer lugar, trabajar en ámbitos políticos, trabajar juntos, potenciar las administraciones locales, asociarse con el mundo académico y proporcionar igualdad de oportunidades.

Ta güeno, pero ¿y la corrupción en México?

A propósito, de erradicar la pobreza y evitar las enfermedades, más si son crónicas. Dice Arnold Kraus: “Los avances médicos han tendido una suerte de trampa involuntaria: se vive más (no siempre mejor) y se padece más conforme pasan los años. Disminuir el peso de las enfermedades crónicas es indispensable. Salvo los países muy ricos, ningún Estado puede afrontar los gastos secundarios a males crónicos. En países como México los enfermos crónicos son una carga económica imposible de manejar. La trampa, en nuestro caso tiene dos caras: la longevidad, logro de la medicina, y la pobreza, legado de la corrupción y de los desmedidos hurtos”.

De cinismo y anexas

Felicitaciones y mucho éxito para mi amigo Rubén Morales que este miércoles 17 de octubre concreta su proyecto Revista AnalitikFotoPeriodismo, ya en circulación impreso y digital. Ahí nomás, Chato.

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Vivir en el inmenso basural

En lo que son peras o manzanas, el asunto de la basura en Xalapa apesta a política perversa y barata, a ineptitud y el consabido juego de intereses que sólo consiguen afectar a la población. Es cierto que el mundo se ha convertido en un depósito de basura, pero no nos hagamos “pénjamos” que para eso están las autoridades, las cuales nos importa un bledo que sean del color que sean (al diablo con eso de que “por eso votaste por ellos”). El problema molesta e infecta, y lo que exigimos es responsabilidad, decisión y soluciones concretas, no ir taponeando y mucho menos bacheando las calles, otro problema grave, heredado o no del anterior alcalde, respetable Hipólito Rodríguez –y no es mi pariente, alabado seas Alá-, el caso es que, con perdón, ahí está el pedo…

El escritor Rafael Chirbes dijo que a la gente le da todo igual; mientras no le tiren la basura del otro lado de la tapia, ni le llegue el olor de podredumbre a la terraza, se puede hundir el mundo en mierda.

La ciudad de Xalapa es un basurero, ¿alguien lo duda? En las colonias es peor. Según el INEGI, en México se recolectan diariamente 86 mil 343 toneladas de basura, es decir, 770 gramos por persona y son generadas principalmente en viviendas, edificios, calles y avenidas, parques y jardines. El 87% de los tiraderos de basura son a cielo abierto y 13% rellenos sanitarios.

El INEGI afirma que más de la mitad de basura que se genera en todo el país se recolecta en siete entidades: CDMX, 19.7%, con 17 043 toneladas; Estado de México, 9.6%, con 8 285 toneladas; Jalisco, 7.6%, con 6 524 toneladas; Veracruz, 5.2%, con 4 451 toneladas; Guanajuato, 4.3%, con 3 719 toneladas; Tamaulipas, 3.7%, con 3 175 toneladas; Nuevo León, 3.6%, con 3077 toneladas, lo que hace un total de 46 275 toneladas de basura, es decir, el 53.7%. Ahí nada, pescadito.

O sea, Veracruz en cuarto lugar y vamos por más… basura, ¿o no, Hipólito? Tenemos que ser de los primeros, faltaba más, faltaba menos, chingaos.

Clara Sanchis Mira escribió un artículo titulado “Poema basura”, donde dice: “Los barrenderos escriben el poema. Los transeúntes no podemos dejar de leer estos versos podridos que arden en la nariz, mientras caminamos entre la basura que rima con todo lo demás. Es imposible escapar a una lectura que huele con tanta virulencia. Ahí tenéis la porquería, esparcida a vuestros pies, derramada y en descomposición. La basura sale al fin a la superficie. Nos preguntamos cuándo llegarán las ratas para completar el romance.

“Si yo fuera un basurero y me dijeran que me van a tirar a la basura, también dejaría que os ahogarais en vuestra propia inmundicia. Las personas que limpian los vómitos y se encargan de hacer desaparecer la porquería del prójimo merecen el máximo respeto. Si te quieren rebajar el 40% de un sueldo de 800 euros, tu

trabajo es una porquería. Si te despiden, te están tirando al contenedor de materia orgánica. Hacerle un contrato basura a un basurero es un colmo imposible. Ahoguémonos, entonces, todos juntos en el inmenso basural.”

Así las cosas, comadres y compadres, la última y nos vamos.

De cinismo y anexas

En un baño-retrete-mingitorio de un restaurante de Querétaro –ciudad muy limpia, por cierto-, leí lo siguiente: “Haga feliz… Haga contento… Pero por favor… Haga adentro”. Así o más clarito.

Pero la basura, aunque usted no lo crea, ha sido tema de literatura. El poeta Jorge Calvetti escribió el poema “La basura”:

“Yo saco la basura a la calle

envuelta con papel y cuidado.

Quedan allí mezcladas, las sobras de la vida,

cáscaras del tiempo y recortes del alma.

Yo saco la basura, la dejo en la vereda,

y le digo: Adiós.”

Y Joaquín Sabina escribió: “La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura. Donde no suele cobijarse nunca es en el verbo de los subsecretarios, de los comerciantes o de los lechuginos de televisión.”

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

México perdido, ¿cuál esperanza?

A mi amigo Diego

Miguel de Cervantes Saavedra, en unas de sus espléndidas palabras, decía que el andar tierras y comunicarse con gente hace a los hombres discretos. Y Jaime Sabines versificaba que yo no lo sé de cierto, lo supongo. En todo caso, se afirma que la vida es breve y tenemos que andar. Vayamos al paso que andemos, lo mejor es decir “Esto soy” y si soy comparto mi ser, mi existir, aunque haya murallas que dicen “No”.

Por lo pronto, para no hacerle al cuento –aunque me encanta-, debo compartirles las siguientes palabras del escritor español Juan José Millás, autor de la novela “Que nadie duerma” –estupenda, por cierto, y que les invito a adquirir y leer- palabras dichas en una conversación en Hay Festival 2018 en la ciudad de Querétaro –fenómeno cultural que nos quitó el gordo Duarte y la flaca Karime, todo por la abundancia y la pendejez de nosotros los ciudadanos, porque las autoridades harán todos los días lo mismo: nada a favor de la mayoría, y habrá perdón y olvido… ¡que el diablo se los cargue, con perdón de Dios!-, decía que Millás dijo:

“Los niños lectores dábamos mucho miedo a nuestros padres y profesores, y ahora uno de los problemas es que se lee menos, eso se dice, es que de repente en unos años se ha establecido un consenso según el cual la lectura es buena, y si le preguntan a un padre si le gustaría que sus hijos leyeran, diría que sí, si cuestionan a los maestros si les gustaría que sus alumnos leyeran, responderían que por supuesto, y si le preguntan al ministro del Interior si la lectura es buena, contestaría: ‘la lectura es buenísima’. Pero pienso que si yo tuviera 14 o 15 años, ¿me gustaría una actividad que le gustaría a mis padres y al ministro de Interior? No, seguro no leería, yo me habría dedicado a los videojuegos, que eso sí produce inquietud, ahora yo sería un autor de videojuegos”. Quien tenga oídos…

El libro “Que nadie duerma” inicia así: “Al verse en el espejo, Lucía dijo: Esa gorda soy yo”. Palabras que me digo cada vez que me veo al espejo: “Ese hombre atractivo soy yo”. En realidad, la novela no trata del cuerpo físico humano –algo, quizás- si no del encanto o desencanto interior, del optimismo o negatividad que traemos dentro y que, en consecuencia, transmitimos a los demás. La vida es bella, siempre lo he dicho, aunque a veces nos ahogue el destierro.

Sé que hay algunos temas por abordar para combatir las desigualdades y pobreza del mundo y de México. No creo en Amlito ni en Cuitláhuac ni en mí mismo, son temas pa’ otra ocasión, amigos lectores fans. Pero como ando de “vagaciones”, sólo les dejo estas líneas. “Guardad los labios por si vuelvo”, escribió Luis Cernuda.

Antes, les comparto lo que expresó Noam Chomsky, en entrevista reunida en el libro “Optimismo contra el desaliento”: “Un público educado es sin duda un prerrequisito para que una democracia funcione, en la que “educado” signifique no solamente informado, sino capaz de adquirir de manera libre y productiva, lo que constituye el fin principal de la educación”. El que tenga oídos…

Insisto: se nos está perdiendo México. Luego nos vemos queridos fans, si el tino así lo quiere. Dije tino.

De cinismo y anexas

Ya que ando de “vagaciones”, les dejo el siguiente poema de Luis Cernuda, “He venido para ver”:

“He venido para ver semblantes Amables como viejas escobas, He venido para ver las sombras Que desde lejos me sonríen. He venido para ver los muros En el suelo o en pie indistintamente, He venido para ver las cosas, Las cosas soñolientas por aquí. He venido para ver los mares Dormidos en cestillo italiano, He venido para ver las puertas, El trabajo, los tejados, las virtudes De color amarillo ya caduco. He venido para ver la muerte Y su graciosa red de cazar mariposas, He venido para esperarte Con los brazos un tanto en el aire, He venido no sé por qué; Un día abrí los ojos: he venido. Por ello quiero saludar sin insistencia A tantas cosas más que amables: Los amigos de color celeste, Los días de color variable, La libertad del color de mis ojos; Los niñitos de seda tan clara,

Los entierros aburridos como piedras, La seguridad, ese insecto Que anida en los volantes de la luz. Adiós, dulces amantes invisibles, Siento no haber dormido en vuestros brazos. Vine por esos besos solamente; Guardad los labios por si vuelvo.”

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

 

Jorge Arturo Rodríguez

De esta agua no beberé

“Correrán ríos de sangre antes de que conquistemos nuestra libertad, pero esa sangre deberá ser la nuestra.” Mahatma Gandhi

La degradación sigue, la violencia no cede, los robos, asesinatos, secuestros, extorsiones persisten en el país, en Veracruz ni se diga, más bien hay que denunciar, hacer un frente común ciudadano. ¿Quién dice yo? La situación de México ya la conocemos: mientras Amlito da impulso a sus consultas, los malandrines no dan tregua ni tantito. Da temor y coraje. Pero dejemos por esta entrega el desgaste diario. Vayamos a otro deterioro… Me lleva la que me trajo.

Que nadie diga “de esta agua no beberé”, dice el refrán. Yo no bebo agua, los peces fornican en ella, se carcajeó el actor y comediante W. C. Fields. Y Tales de Mileto, presumiblemente serio, dijo que el agua es el elemento y principio de las cosas. Pero no alcanzamos a medir la importancia de tal afirmación. No sólo nos estamos acabando el agua, la estamos contaminando y, lo peor, nos la están robando. ¿Se privatiza o no el agua en México? Problema que aún está en discusión, pero mientras que se chinguen los que menos tienen. Ahí luego “reparamos” los daños y se paga a los damnificados. Ajá.

Del 26 al 31 de agosto del año en curso, se celebra en Estocolmo la Semana Mundial del Agua. Discuten y discuten, dan propuestas, “pretende reflexionar sobre los problemas de la falta de agua en el mundo. Imagina que vayas al grifo y no salga ni una gota de agua, no podrías beber, lavarte, lavar los alimentos, curar una herida con seguridad. Imagina un hospital sin agua. Una cocina sin agua. No se puede hacer nada sin agua. No se puede vivir sin agua”. (diainternacionalde.com).

Torgny Holmgren, Director Ejecutivo del Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI), y organizador de la Semana, expresó que “con la demanda de agua en rápido crecimiento, cada vez es más evidente que el agua es un problema de todos. La escasez de agua se ha convertido en la nueva norma en muchas partes del mundo”.

O sea, el mundo se ahoga por nada. En estas estamos. Van unos datos. En el informe reciente “Estudio sobre protección de ríos, lagos y acuíferos desde la perspectiva de los derechos humanos”, realizado por la UNAM, se lee: “La

disponibilidad de agua renovable por habitante en México se redujo en 2015 a 3.338 metros cúbicos al año, cuando en 1950 la disponibilidad por habitante era de 18.035 metros cúbicos al año. Es decir, una reducción de 81% en los últimos 65 años.”

Más cifras: 9,08 millones de habitantes no tienen acceso a agua segura para su salud; 1,5 millones de indígenas no tiene servicio de agua entubada en la vivienda y 3,2 millones carecen de drenaje; 54% de las aguas negras se descargan en ríos o arroyos, mientras que sólo se sanea el 35,36% de aguas residuales; 70% de los ríos, lagos y presas en México tienen algún grado de contaminación.

Actualmente México cuenta con 144 acuíferos sobreexplotados de los 653 que existen en el país, es decir, una quinta parte (22%).” (actualidad.rt.com).

Ahí nomás. En México brota sangre y se acaba el agua. O agua que no has de beber…O tomad y bebed, esta es mi sangre…

De cinismo y anexas

En fin, que Drácula entra en la panadería.

-¿Me da dos panes?

– Pero ¿usted no es Drácula?

-Sí.

-Yo siempre había pensado que Drácula sólo bebía sangre.

-Sí, correcto. Lo que pasa es que aquí fuera ha habido un accidente y es para untar.

La verdad, dicen que tengo tipo de sangre cero negativo, ¿he nacido para ser pesimista? Fui con el doctor y le pregunté: “¿Qué tal mis análisis de sangre?” “Pues no han salido del todo mal, hemos encontrado un poco de sangre en tu alcohol”.

E cuanto al agua, ¿cómo sacas a Superman del agua? Pues oxidado ya que es el hombre de acero.

*¿Cómo se dice en chino pobre? Chin lu, chin agua y chin ga.

*¿Cómo se dice en japonés diarrea? Kagasagua.

Ahí se ven.