TIERRA DE BABEL

Una gota de agua…

“Donde quiera se cuecen habas, patrón,

y donde quiera pan con lo mismo y atole con el dedo…

¡Pinche política mexicana!” (Palabras de Crisóforo, mi amigo el taxista).

Seguramente con toda seguridad segura, este jueves 22 de marzo nos lanzarán discursos, mensajes y demás con eso del cuidado del agua, puesto que es el Día Mundial del Agua. Aun así, seguiremos desperdiciando el vital líquido.

Problema crucial para todos. Y no hay que ser vidente ni fatalista ni apocalíptico: la guerra por el agua ya está en curso. Por ejemplo, a diario mi vecina me hace encabronar porque de mañana muy temprano desperdicia agua, pero la perdono porque… ¡Intimidades no! Pero así empezamos a descomponer el mundo.

Según la ONU, “en la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de su hogar, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.”

Luego agrega: “Mundialmente, más del 80% de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada. 1800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, lo que las pone en riesgo de contraer el cólera, la disentería, el tifus o la polio. El agua no potable y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842 000 muertes al año.” Ahí ‘tan sólo algunos datos; el problema es mucho mayor pero pa’ qué aterrorizarnos si ya lo sabemos. ¡Qué caray!

Para no irnos tan lejos, Veracruz tiene lo suyo. Hace unos días, el Congreso estatal envió una iniciativa al Congreso de la Unión para reformar la Ley de Aguas Nacionales e incrementar en aproximadamente 30 por ciento las multas a industrias y ayuntamientos que descarguen aguas residuales sin tratamiento a cuerpos de agua.

Asientan que, según estudios, los ríos Pánuco, Coatzacoalcos Jamapa, Actopan y Blanco son los más contaminados. Los dos primeros por los derrames de hidrocarburos, y el resto por las descargas de aguas residuales sin tratamiento, tanto urbanas como industriales.

Pero dice el delegado de la región Golfo-Centro de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), César Triana Ramírez, que “el tema de las descargas y contaminación de los ríos, es un tema de cultura, es una tema más general que una multa (…) Más que haya el pago de una multa, es un tema cultural, que todos tenemos que trabajar y la Conagua está trabajando en ello.” (versiones.com.mx, 5-03-18). O sea, no molestar, estamos trabajando.

El año pasado la diputada del PAN, Mariana Dunyaska García Rojas impulsó una iniciativa para declarar el mes de marzo de cada año como el “mes para la preservación y cuidado del agua en Veracruz”. En aquella ocasión dijo en tribuna que “siendo nuestro Estado rico en recursos naturales, el 90% de sus ríos presentan contaminación”, y agregó que “pareciera que fuera un tema menor, pero el declarar en Veracruz a Marzo como el mes del Agua, tiene que ver con que hagamos conciencia de que el vital líquido está por escasear, y de que se está poniendo el interés de algunos empresarios por encima de la vida del ser humano.” Muy de acuerdo.

La propuesta fue aprobada por los diputados y en el Decreto Número 246 publicado en la Gaceta Oficial Núm. Ext. 070, de fecha 17 de febrero de 2017, se declara la celebración anual del mes de marzo como “Mes para la Preservación y el Cuidado del Agua en Veracruz”.

Se establece que “el Ejecutivo del Estado, a través de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz impulse y encabece las acciones en el ámbito local, para la celebración anual de “Marzo, mes del Agua”, con base en la temática anual determinada por las Naciones Unidas, adaptada al contexto nacional, incorporando a todas las organizaciones y personas que deseen unirse a la celebración y estableciendo los mecanismos para ello.” Bien, muy bien.

La ONU dice: “Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca.” Tons, parafraseando el nombre de la película de Guillermo del Toro, la forma del agua en la realidad se deforma, nada de fantasía ni amor. Es la guerra. Vean si no la cinta “Rango”, donde un personaje dice: “Si controlas el agua, lo controlas todo.”

Jannette L. Clariond escribió: “Agua que nos has de beber, pregúntate por qué.” O lo que es lo mismo, a echarle ganas todos. ¿Cuándo empezamos? Porque al agua, que es vida, se le va la vida.

Los días y los temas

José Emilio Pacheco escribió “Alta Traición”:

No amo mi patria. Su fulgor abstracto es inasible. Pero (aunque suene mal) daría la vida por diez lugares suyos, cierta gente, puertos, bosques de pinos, fortalezas, una ciudad deshecha, gris, monstruosa, varias figuras de su historia,

montañas —y tres o cuatro ríos.

El que tenga oídos…

De cinismo y anexas

-¡Camarero, ya le he pedido cien veces un vaso de agua! -Sí, ahora mismo: ¡Cien vasos de agua para el señor!

***

-¿Qué pasa si tiras un pato al agua? -Nada.

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

¿Qué más peor viene?

Un año más y seguimos celebrando el Día Internacional de la Mujer; continuamos en la lucha por mejorar las condiciones de la mujer en todos los ámbitos; reflexionando, pugnando, instrumentando acciones para que sean no sólo escuchadas, sino que se respeten sus derechos, exigiendo espacios, igualdad de oportunidades, empoderamiento. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, expresó que “En el Día Internacional de la Mujer, debemos comprometernos a hacer todo lo posible para superar los prejuicios arraigados, apoyar la participación y el activismo y promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.” Suena bonito, cierto; pero, ¡cuánto trecho falta por recorrer!

En este año el lema es: “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”. ¿Cuándo no es el momento? Siempre hay que pelear por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres; por desterrar el acoso sexual, la violencia y la discriminación contra ellas, sobre todo ahora que pareciera que hemos avanzado y, de pronto, nos quitan el velo y nos damos cuenta que estamos retrocediendo.

Según la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM), nuestro país “de 2012 a 2014 ocupó el segundo lugar en la región por la cantidad de agresiones perpetradas contra las defensoras, en total 615, es decir, en promedio cuatro cada semana. Antes se ubicó Guatemala, con 633, y después Honduras y El Salvador, con 318 y 122, respectivamente.” (Agresiones contra Defensoras de Derechos Humanos en México. Diagnóstico Nacional, 2017). Y agréguele las de los años siguientes. Y ni hablar de las pobres mujeres pobres.

En parte de las conclusiones, se señala: “El incremento de las agresiones y asesinatos contra mujeres defensoras y periodistas en México evidencia la falta de mecanismos eficaces de prevención, protección y acceso a la justicia en nuestro país. Es por ello que las defensoras de derechos humanos trabajamos para generar herramientas y mecanismos de protección ciudadanos y alternativos que, al contar con perspectiva de género, satisfagan nuestras necesidades específicas.”

Luego entonces, hay mucho por hacer, sobre todo en un México donde la violencia se ha vuelto práctica común.

De acuerdo con el “Informe 2017/2018, Amnistía Internacional. La situación de los derechos humanos en el Mundo”, la violencia aumentó en todo México: “Las fuerzas armadas seguían llevando a cabo labores habituales de la policía. Continuaron las amenazas, los ataques y los homicidios contra periodistas y defensores y defensoras de los derechos humanos; los ciberataques y la vigilancia digital eran especialmente habituales. Las detenciones arbitrarias generalizadas seguían derivando en torturas y otros malos tratos, desapariciones forzadas y

ejecuciones extrajudiciales. Persistía la impunidad por violaciones de derechos humanos y crímenes de derecho internacional. México recibió la cifra más alta de solicitudes de asilo de su historia, la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de El Salvador, Honduras, Guatemala y Venezuela. La violencia contra las mujeres seguía suscitando una honda preocupación; según datos recientes, dos tercios de las mujeres habían experimentado violencia de género a lo largo de su vida. Dos grandes terremotos hicieron peligrar los derechos a la vivienda y a la educación.”

Ahí la llevamos. ¿Qué más peor viene?

Los días y los temas

Talento, creatividad, empeño, capacidad, dedicación y con más, contamos los mexicanos para seguir, mejorar y sacar de la barranca a nuestro país. Celebro a la niña de ocho años de edad, Xóchitl Guadalupe Cruz López. Ella es la primera niña en todo México que recibió en días pasados el “Reconocimiento ICN a la Mujer”, que otorga el Instituto de Ciencia Nuclear de la UNAM, por demostrar aptitudes sobresalientes para el trabajo de divulgación científica.

“Originaria de la zona Altos de Chiapas, en el sur del país, Xóchitl actualmente cursa el tercer grado de primaria en la escuela Josefa Ortiz de Domínguez. Desde los cuatro años mostró su interés por investigar todo lo referente a la ciencia, a pesar de vivir en una zona rural y no contar con los recursos económicos para realizar clases extracurriculares.

“Xóchitl narró que, entre otros proyectos, ha construido un calentador solar de agua para su propio domicilio, cuyas partes señaló: dos puertas de cristal, mangueras para la salida del agua que conecta con todos los botes, una que comunica con el rotoplas (tanque de agua), y botellas.”

Por supuesto, felicitaciones para María López de la Rica, representante de la Asociación “Kalli Luz Marina A.C.”, que apoya a mujeres que son víctimas de violencia en la Sierra de Zongolica. Ella recibió merecidamente la medalla “Premio Estatal a la Mujer Veracruzana 2018”.

De que podemos, podemos.

De cinismo y anexas

En entrevista, la autora francesa de Teoría King Kong, Virginie Despentes, expresó: “Los hombres no son conscientes de que ellos pueden sentirse fuertes por la calle, en parte, debido a los agresores. Los violadores y los maltratadores son quienes facilitan a los hombres esa sensación de “esta ciudad es mía” que nos quitan a las mujeres. Hace 25 años que escribí Fóllame y durante todos esos años he escuchado historias de mujeres que han sido violadas. Curiosamente, no tengo ningún amigo que haya confesado haber violado a una chica. Entonces, si estoy rodeada de amigas violadas, lógicamente tengo que estarlo también de amigos

violadores. El hecho de que ellos mismos no se reconozcan como violadores me fascina y pienso que aquí tenemos que hacer algo. No podemos ser tantas víctimas y tan pocos agresores. Chicos, por favor, empezad a pensar en lo que hacéis y en lo que repercute sobre vuestra contraparte.” ¡Gulp! George Eliot, seudónimo de Mary Anne Evans, escribió: “En ningún momento he dudado que las mujeres son tontas. Al fin y al cabo el Todopoderoso las creó a imagen y semejanza de los hombres.”

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Pobre banderita mexicana

La voracidad por el dinero y el poder no tiene límites, y la indiferencia se hincha acorralada por el miedo. Las calles se inundan de violencia y sangre, aunado –anegado- ahora de terror ahí mismito al interior de las casas y los hogares –que no es lo mismo-, la debas o no la debas. Caminamos con temor a la siguiente esquina y todos somos sospechosos. ¡Ah qué México acobardado!

Canto con José Alfredo Jiménez: “yo pa’ arriba volteo muy poco, tu pa’ abajo no sabes mirar…” Más pobres y más pocos ricos.

Que la bandera mexicana haya sido puesto al revés, no es la culpa del indio, sino de quien lo hace compadre, como compadre somos todos, pero no socios ni cómplices, ni compinches; sólo somos invitados, de honor sí, pero sólo invitados y ni siquiera nos conocemos, pero cuatachos sí que sí. Así son ahora las relaciones políticas-empresariales, de “amigis… migis”. ¿Y la justicia? Pos dicen que anda en malos pasos, como drogada, como contagiada… ¿de qué?

Lo más fuerte hoy es el crimen organizado, pero bien organizado, donde confluyen, dicen, cuates gobernadores y funcionarios y de todo un poco. Y aguas si te pasas tantito, porque no vives pa’ contarlo, ni tú ni tu familia.

Ya todo es igual, la vida no vale nada, ni un centavo: el peso mexicano sigue a la baja y ya estamos en el lodo. Pobre banderita mexicana, y aún falta mucho para el mes de septiembre, cuando entonces sí se nos hinchan los wuevos y gritamos: “¡Viva México, cabrones!” Ajá…

Pasa aquí y en China, en todos los rincones: un mundo patas arriba. Bueno, al menos no estamos solos o no somos los únicos. ¡Qué linda pendejez compartida! ¿Qué hacemos, Quimosabi?

Los días y los temas

Sale a flote la cloaca, la danza de los millones perdidos –que no desaparecidos- por políticos y funcionarios y empresarios y etc. Pero la pregunta es: ¿realmente se hará algo al respecto? ¿Los malhechores serán castigados? ¿Veremos de nuevo el dinero robado pero que sea utilizado, ahora sí, pa’ los más necesitados?

El cambio está por venir… Mi nieve la quiero sabor vainilla.

De cinismo y anexas

Por cierto, en una interesante entrevista publicada recientemente, el actor Héctor Suárez expresó: “Los políticos son los mejores comediantes en cualquier país; son unos cínicos y unos sin vergüenzas, lo digo en serio y hablo parejo, el que no roba

de una manera roba de otra, el que no, hace tráfico de influencias, pero todos abusan del puesto que tienen y hacen todo menos su trabajo.

“Ya empieza a oler a mierda por toda la ciudad, que hacen popó en todos lados, con todas las cochinadas y trampas que hacen; preparémonos porque va a ser un olor espantoso, no les importa lo que suceda, el poder es lo único importante, ya ningún partido ofrece nada, ni el verde o el colorado o el tutifruti, lo único que quieren es quedarse con el poder a como dé lugar. Va a ser un año difícil.”

Más adelante afirma: “He estado tres veces a punto de perder la vida, esta última vez fue fuerte. Con el pavor, el terror y el pánico que tenía comencé a proteger a los malandrines; en público no dije cómo fue, donde sí lo dije fue en la Procuraduría, cómo fue de violento y de fuerte. He llegado a la conclusión de que creo no vale la pena arriesgar la vida de mi hija de seis años, de mi hijo 18, de mi hijo de 48, de mi hija mayor y de mi esposa, no vale la pena.

“Hasta que deje de respirar va a dejar de preocuparme este país que tanto amo.”

El actor señala: “Para salvar una nación no se necesita estudiar cualquier carrera, se necesita amor, amar a tu país y estoy cansado ya de esta indiferencia que mostramos, no reclamamos nada, no hay cultura del reclamo. Estoy harto de esa actitud, ¿por qué me la voy a jugar yo cuando está lleno de imbéciles que no dicen nada? Aquí para lo único que tenemos valor es para gritarle pu… a un portero cuando va a despejar, para eso sí tenemos valor y (estamos) perdidos en el anonimato.

“No nos descalifiquen de un mundial por un penalti que no fue, porque entonces ahí sí la hacemos de pe… salimos a la calle a reclamar, pero cuando nuestros derechos son pisoteados nos quedamos callados, mudos, quietos; ya estoy harto, no pienso arriesgar mi vida más, ni la de mis hijos diciendo más, no vale la pena. No es una actitud comodina, yo he llegado a esto para no perder la vida; sigo enfermo, mi vida no ha sido la misma, me entran ataques de ansiedad desde que me amenazaron de muerte, lograron amedrentarme.”

No, pos sí. Ahí nos vemos, jijos de su…

TIERRA DE BABEL

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Sí, pero…

El amor no es como lo pintan, mucho menos en estos tiempos cuando esa palabra suena a desgate, sin valor ni atisbo del peso que tenía o debería tener, puesto que es mejor hoy el odio y la violencia, la deshumanización, el dinero, el poder y anexas. Sin embargo, aún luchamos porque resurja y se instale en cada uno de nuestros corazones. Lejos de cursilería y sueños guajiros, antes bien empezar de nuevo a verlo y sentirlo con otros ojos y otras actitudes: el amor es del color de tus ojos.

Sea o no consumismo el Día del Amor y la Amistad, bien nos hace falta reencontrarlos y reivindicarlos, pos ya es mucha sangre la que corre por las calles, en todas partes.

Y hablando de tiempos actuales, les dejo un microcuento de Williams Deer:

“En aquel primer encuentro en una mañana de primavera, emocionados que estábamos, vi la hermosura de tu rostro, de tu sonreír, de tus gestos, de tu mirar… Pero pronto desapareció el encanto:

-¡Amor, olvidé mi celular!-, dijiste, horrorizada.”

Los días y los temas

Cierto, las leyes deben aplicarse, pos sí. La docente del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana (UV), Rosío Córdova Plaza, expresó que “algo que ya sabemos es lo que está saliendo a la luz, la fragilidad y la vulnerabilidad de las mujeres cuando son detenidas, sabemos que lo que está ocurriendo en esos espacios no se registra, muchas veces no se cree la palabra de las mujeres que denuncian violencia sexual.” Y agregó: “Es necesario que se apliquen las leyes, ya que esto se encuentra penalizado en la Ley General de Acceso y en la Ley General del Estado de Veracruz, donde el delito de acoso sexual, hostigamiento sexual y violencia sexual está tipificado.” (www.alcalorpolitico.com, 14-02-18). Sí, pero…

De cinismo y anexas

Bueno, para no variar, van unas “greguerías” de Ramón Gómez de la Serna:

*Como daba besos lentos duraban más sus amores.

*La reja es el teléfono de más corto hilo para hablar de amor.

*Amor es despertar a una mujer y que no se indigne.

*Daba besos de segunda boca.

*El primer beso es un robo.

*El amor nace del deseo repentino de hacer eterno lo pasajero.

*En la manera de matar la colilla contra el cenicero se reconoce a la mujer cruel.

*Aquella mujer me miró como a un taxi desocupado.

*Hay matrimonios que se dan la espalda mientras duermen para que el uno no le robe al otro los sueños ideales.

*El beso es hambre de inmortalidad. Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

¡Actorazos!

La historia dice que hace algún tiempecito Pedro José Domingo de la Calzada Manuel María Lascuráin Paredes (1858-1952) fue presidente de México de las 17:15 a las 18:00 horas del 19 de febrero de 1913, es decir, que duró 45 minutos en el cargo, tiempo suficiente pa’ que Victoriano Huerta asumiera la presidencia de México, quien luego asesinaría a Francisco I. Madero y José María Pino Suárez. Pero, ¿quién se acuerda del pasado? ¿Pa’ qué sirve? ¿Estamos condenados a repetirla?

Caos, destrucción, desolación, negatividad en las más variadas formas que no logramos dilucidar porque está incrustada en nosotros mismos, y parece que no hay armas para poder combatir sus acciones regresivas que se dan en todos los ámbitos.

Me pregunto si aún tendremos la oportunidad de cambiar, o podremos hacerlo, un cambio real, no ese que nos vienen perorando y preparando, más atole con el dedo, donde lo único que se observa es la búsqueda del poder y la permanencia de los privilegios de los pocos que ya lo tienen; donde se mezcla, se funde, se confunde el negro del blanco, el azul del rojo, el verde del turquesa, el amarillo del morena; donde la asquerosidad es amiga de la simulación, donde no hay conciencia ni ciencia cierta ni nada, sino cinismo, desprecio, burla y un infinito etcétera.

No sé ustedes, pero hay un temor –¿tumor maligno?- al futuro. El voto resultará otro juego más de aquellos que dentro de los parámetros de la violentada democracia saben que todo seguirá igual o peor. Votemos o no votemos; votemos por cualesquiera de los que aparecerán en las boletas, seguiremos conjugando el verbo chingar. O lo que es lo mismo, reír o chingar; chinga que atrás te vienen chingando; unos a chingar y otros a no dejarse…

Un microrrelato convocado en el 2011 por castillosenelaire21.blogspot.mx, titulado “Diabluras del senado”, de Marse Sobrino, dice:

“Españoles que me escucháis (aunque da igual, voy a seguir diciendo lo mismo). Sé que la situación de desempleo es cada día más precaria (lo tengo en cuenta a pesar de mi sueldo de 8.000 euros). Sé que queréis una sanidad más justa y la tendréis (cuando ya no la necesitéis porque no estéis en este mundo). Sé que queréis una educación gratuita y con más docentes para vuestros hijos (lo tendréis cuando ya tengan la edad suficiente como para jubilarse, si es que les queda jubilación, jaja). Sé que queréis que suba la pensión a vuestros mayores (sí, sí, la lleváis clara, esas sopitas y a la cama). Sé que queréis más ayuda para la dependencia (en cuanto me vea yo con la silla de ruedas me haré ese planteamiento, de momento no ando mal, jaja). Y también sé que el gobierno tendrá que recortar gastos (sí, sí, como no sea las faldas de las ministras, jaja).

Pero no os preocupéis, que nada os quite el sueño (que no me lo quita ni a mí, jaja). Ahora os pido vuestro voto, votadme a mí, votad al cambio.”

Joder, me cago en la hostia. Y andando entre páginas me encuentro que Víctor Pintado escribió el siguiente microrrelato titulado “Tour de forcé actoral”: “No se consideraba un mal actor. Había hecho Lorca, Quevedo, Ibsen, Wilde… También estado en giras, talleres, incluso de director. Pero tras meses de chantajes, extorsiones, y sugerencias no demasiado sutiles, vio que el papel de político le venía grande.”

O sea, como el epitafio: “Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien.”

Los políticos son actorazos… Si no, cheque el escenario de México.

Los días y los temas

Dalái Lama escribió: “Estamos ante una época de incertidumbre y turbulencias en muchos rincones de nuestro planeta. Cuando se trata de hacer que el mundo sea un lugar mejor, la preocupación por los demás se vuelve fundamental. Nuestro futuro depende en gran medida de nosotros mismos.” Y luego señala: “Enfrentar las emociones destructivas y practicar la bondad amoroso no es algo que debemos hacer con la próxima vida, el cielo o el nirvana en mente, sino cómo debemos vivir en el aquí y el ahora. (www.excelsior.com.mx/suplementos/Nyt, Febrero 2018).

El que tenga oídos…

Por cierto, ¿qué tal el candidato “Pejesucristo”, con sus antiguas y nuevas predicaciones electoreras?

De cinismo y anexas

Querido Neftalí Urbina Díaz:

Te envío saludos y abrazos. Espero Dios te dé fortaleza a ti y los tuyos. Ya sabes que la vida no es muy seria en sus cosas. Y, además, la vida es bella, y si no, hay que hacerla bella.

P. D.“La función de la memoria no es sólo preservar, sino también deshacerse de cosas. Si recordaras todo lo que ha sucedido en tu vida, te enfermarías.” (Umberto Eco)

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Ay, ¡cómo me gusta México!

 

Hipólito, alcalde de los jalapitos.

 

Dicen que no es lo mismo la teoría que la práctica, como no es lo mismo ser borracho que cantinero, del mismo modo que no es lo mismo huele atrás que atrás te huele, el caso es que todavía aún apenitas casi si empieza la administración municipal que preside Hipólito –que no encabeza, más bien de cabeza- y ya están con tropezones y no dan ni la mitad de una, por más que haigan caído sesudos de la capirucha, cual capiruchos dizque se vinieron acertados, porque aquí en la jodida provincia pos nomás no hay; así que como venía diciendo, que ahora resulta que el gobierno municipal es puro “error técnico” –¿error de dedo?-, pos sí (la culpa la tiene el indio y el que lo hace compadre), y la verdad, dicen que exageramos pidiendo peras al olmo; eso sí, la culpa la tienen los pinches camiones y por eso Xalapa florece de basura, como decir, cuando se tropieza uno, que la culpa la tuvo la desgraciada piedra, pero los problemas se solucionan “minimizándolos”, no aguantamos nada (¡más!).

¿Y de qué murió el individuo? De un “error técnico”. Ahí nomás, Chato.

Según CIESAS: “Dr. Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, entre otras maravillas profesionales, académicas y…: “Es Profesor-investigador de tiempo completo en el Ciesas-Golfo desde 1989. Su interés profesional está centrado en los temas de Desarrollo Sustentable, Medio ambiente y sociedad; Ciudades y procesos urbanos, Ordenamiento Territorial.” Ok, Míster, aún hay tiempo, demos el beneficio de la vacilación, tiempo al tiempo; total, los mexicanos somos duros de corroer, aunque viéndolo bien, a como está la situación, preciso es mejor correr… ¿Hacia a dónde?

 

Miyuli, gobernador de los veracruzanitos.

 

Palíndromo violento: SOS. Desde luego, no sólo Veracruz produce violencia. La inseguridad está más firme que ayer, ¿llegó pa’ quedarse? ¿Cuándo empezó la pestilencia y ni nos habíamos dado cuenta de que los muertos ya llevaban años? O sí, pero el miedo atornilla. ¿Dónde están los malosos?

En todo caso, dijo un tipo: “Me compré un perro guardián y me instalé una alarma.” A lo que el otro comentó: “Haces bien…Hay muchos políticos recorriendo los barrios.”

Ahí les va: “Anoche vi un estrella, luego una luciérnaga, caminaba por las calles tranquilo: era una ciudad desierta. Patrullas y ambulancias pasaron zarandeándome. Allá hubo disparos. Entonces desperté de mi mundo idílico y percibí que no había lugar donde esconderse, para nadie, mucho menos para un poeta. Pero como lo poetas también van al baño, no sé quién lo dijo, me mantuve quieto, atenazado a la taza, por aquello del Tigre de Santa Julia.” (Del relato “El abismo no tiene regreso”, de Ismael Bielma).

 

Enrique Peña Nieto, presidente de los mexicanitos.

 

Sin duda que lo bueno cuenta, pero estamos tan escasos. Además ya no vale la pena referirnos a ti. Nuestro país sigue en caída libre. Igual te daremos tu salario una vez que concluyas tu mandato. Ay, ¡cómo me gusta México!

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Ni cerca ni lejos, sino todo lo contrario

 

En su twitter, Lydia Cacho escribió: “Nada es blanco y negro, pero en #México cómo ayudamos a que lo parezca.”, y subió una imagen donde se lee: “EN ORIENTE MEDIO LOS LADRONES SON AMPUTADOS, EN EUROPA SON IMPUTADOS, Y EN LATINOAMÉRICA SON DIPUTADOS.” Sea cierto o no (¿alguien lo duda?), el caso es que la mayoría de los mexicanos así lo vemos, por más que nos digan lo contrario. Desde luego que hay excepciones cada día más escasas.

El pasado día 6 de febrero se celebró el Día Internacional de Internet Segura, con el lema “Crea, conecta y comparte respeto: un mejor internet empieza contigo”, con el objeto de promover un uso seguro y positivo de las tecnologías digitales, especialmente entre niños y jóvenes.

Harto sabemos (¿será?) sobre el uso de internet, aunque conviene mejor no dejarnos engañar, por aquello de “por si las moscas” y éstas andan por todo lados, hasta en la sopa.

Ya mucho se ha investigado sobre los beneficios y perjuicios –¿también prejuicios?- de internet, incluso de las llamadas “redes sociales” que a veces no tienen nada de red y menos de sociales, puesto que nos dejan sumergidos en el aislamiento y la individual antes que en el diálogo “de viva voz”, creativo, fructífero, arropado de calor humano, de “mírame que te estoy hablando” o del beso y los labios húmedos y lengüita pa’ allá y lengüita pa’ acá… “Realidad virtual” que nos acerca y, al mismo tiempo, nos aleja. Pero qué necesidad, si lo más extraordinario está en nosotros mismos… ¡y también lo más atroz!

Tiene lo suyo, sin duda, comunicarnos desde lejos pa’ tenernos cerca, pero pareciera que lo efímero nos atrapa; nos volvemos más indiferentes ante la persona real que tenemos enfrente, sobre todo de aquellas desconocidas que estamos viendo sufrir y no hacemos nada, situación cada día más frecuente en todas partes del mundo. En su lugar nuestra desesperación –mayor atracción- es que no se termine tal accidente, tal hecho doliente, tal percance y angustia y dolor, antes de que podamos tomar unas fotos o un video, incluso una “selfie” –¡autorretrato, carajos!- y subirla a las redes.

Solemos echar a perderlo todo, y luego salimos con el cuento de culpar al otro, al de al lado, a la tecnología, a los inventos, a la ciencia. No, “no es el amor quien muere, somos nosotros mismos.”

Internet no tiene la culpa, hay que saber utilizarlo. Se trata de contar con “una Internet más segura, una Internet mejor, convertirla en un espacio en el que todos hagamos uso de la tecnología de manera responsable, respetuosa, crítica y creativa.” (www.is4k.es). Ojalá. De lo contrario, nos estamos poniendo la internet al cuello.

Como lo comentó Yuriria Sierra, en su artículo “Decidir también por Facebook”: “Aunque de lo que también se trata es que estemos en posibilidad de crear otras redes: las de colaboración entre plataformas del internet, los ciudadanos que las utilizan y las instituciones que forman al Estado. Esto es un paso obligado para el buen funcionamiento de nuestro aparato democrático. Sin la certeza de que lo que se decida con nuestro voto el próximo 1 de julio es una responsabilidad de todos, y difícilmente podremos aspirar a ser un país con salud democrática si no estamos comprometidos a promover que la gente acuda a las casillas y que su voto sea contabilizado.

“Seis de cada diez mexicanos consideran que el internet los acerca a los procesos democráticos. Es momento de sacarle provecho y, por qué no, de hacer que esa participación en redes sociales se refleje en una mejor y más cuantiosa participación en las urnas.” Así sea.

 

Los días y los temas

A unos días de que terminen las precampañas, ahora hay que esperar lo más duro y tupido, las campañas, o lo que es lo mismo, más lodo contra lodo, y aguántense, porque por ahí se asoman los “debates” donde seguramente habrá más charlatanería. ¿Usted cree lo contrario? En todo caso, más pan con lo mismo, más pri con lo mismo, más prd con lo mismo, más morena con lo mismo… y así hasta que queramos.

Bien lo dijo en su twitter Diego Luna: “Se acerca ese ineludible momento en la vida de todo mexicano, donde lo único que queda, es escoger la opción menos peor.”

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

¿De quién es esa cara que nos devuelve el espejo?

 

“Los políticos no son de izquierda o de derecha, son del lado de la mano que les da de comer.”

Merlina Acevedo

 

Sí, creo sólo en la mitad de lo que veo y en nada de lo que escucho, siguiendo la locura de Edgar Allan Poe, sobre todo ahora que impera el desequilibrio, la sinrazón, el cruento entierro de lo humano que a diario nos sucumbe en la indiferencia y en la desfiguración de lo que en verdad somos, porque importa más lo que poseemos y sálvese quien pueda. (¡Al diablo las charlatanerías de las precampañas y campañas electorales: más de la misma porquería! Ya llegará el momento de tachar la boleta; a ver quién me da más por mi voto).

Aunque, sinceramente, busco –no voy a rendirme- las cuatro condiciones para la felicidad: el amor de una mujer, la vida al aire libre, la ausencia de toda ambición y la creación de una belleza nueva, como me lo sugirió el locuaz Allan Poe.

Has muerto, mi querido Nicanor Parra, a los 103 años, precisamente hoy 23 de enero que escribo otra entrega para mis veintiúnicos fans lectores, y no me queda de otra –qué bueno- más que “actualizar” algunos de tus versos, con el permiso que te me mereces, pos es sabido que las palabras son eternas y, en verdad, cuánta verdad y emoción y coraje e ironía guardan tus creaciones que agitan nuestras conciencias –quienes tengan aún- y nuestro placer por la lectura.

Bien escribiste, Nicanor, “CONSUMISMO/ derroche/ despilfarro/ serpiente que se traga su propia cola.”; “PEATONES/ Héroes/ anónimos/ de/ la/ ecología.”; “¿EL MUNDO ACTUAL? ¡EL inMUNDO ACTUAL!”

Más cierto aún que “el error consistió en creer que la tierra era nuestra cuando la verdad de las cosas es que nosotros somos de la tierra”. Por eso, “…ojo, peligro… a cero metro”. Pero “Buenas Noticias: la tierra se recuperará en un millón de años. Somos nosotros los que desaparecemos.”

Y así es, mi estimado Nicanor Parra, “Ayer/ de tumbo en tumbo/Hoy/ de tumba en tumba.” Cierto: “No matarás:/ serás asesinado.” De otra manera: “POEMA/ PROBLEMA: Ciento 4 civiles en un cajón/ cuántas orejas y patas son.”

Ni hablar: hay que gritar y escribir y crear y cambiar. He ahí el detalle.

 

Los días y los temas

 

Intento no saber nada de lo que ocurre a diario, pero por una u otra circunstancia, por uno u otro medio, por miedo, temor o precaución, todos los días ahí está de nuevo la maldita noticia: estamos más y más peor que ayer. Nomás somos números, un punto más en las estadísticas de la violencia e inseguridad y etc. Y eso lo sabemos todos en todas partes, hasta en la cocina.

¿Hasta cuándo? En su discurso titulado “¿La humanidad desea vivir?”, luego de recibir el premio de la Paz del Gremio de los Libreros Alemanes durante la Feria del Libro Fráncfort, la escritora canadiense Margaret Atwood expresó:

“¿Y qué extraño momento histórico es ése? Nos hallamos en una de esas épocas en que el suelo que nos sostiene —ese que hace muy poco nos ofrecía cierta estabilidad, en el que la siembra seguía a la cosecha y los cumpleaños se sucedían uno tras otro y todo seguía su curso—, ese suelo se resquebraja bajo nuestros pies y se levantan vientos huracanados y ya no sabemos con certeza dónde estamos.

“No sólo eso: ya no sabemos con certeza quiénes somos. ¿De quién es esa cara que nos devuelve el espejo? ¿Por qué nos están saliendo colmillos? Ayer mismo rebosábamos buena voluntad y esperanza.

¿Y ahora?”

Atwood se preguntó qué ocasiona esos tiempos de amenaza y rabia, o qué está ocasionándolos en la actualidad. Señaló: “Habrán oído infinidad de teorías al respecto, y sin duda seguirán oyendo otras muchas.” Ella añadió: “Los ciudadanos de todos los países deben formularse la misma pregunta: ¿en qué clase de mundo desean vivir? Dada mi mentalidad plutoniana y siniestra, yo simplificaría aún más la pregunta: ¿desean vivir?”

Ahí se las dejo.

 

De cinismo y anexas

 

Escribió Sara Sefchovich: “Que pesimista eres me dicen. Y sí, lo soy, porque no veo que se pueda tener ilusión, soñar, hacer planes.

“Por eso cuando me preguntan en esta revista a la que vi nacer y a la que he visto caminar durante 40 años, que cómo veo al México de mañana, sólo puedo contestarles desde ese pesimismo, desde ese miedo.

“Veo al México de mañana igual al de hoy: inseguro, corrupto, ineficiente, en manos de funcionarios desinteresados y de delincuentes malvados.

“Así lo veo porque así es hoy y no veo por qué habría de ser diferente mañana, no existe ningún indicio de que vaya a mejorar, y en cambio están todas las señas de que se va a poner todavía peor.

“Los malos y los que tienen amigos poderosos tendrán apoyos. Los demás seguiremos sin existir. Las mejores personas no tendrán oportunidad, las peores tendrán todas las oportunidades. Los proyectos van a morir sin nadie que se dé cuenta siquiera de lo mucho que se perdió, y en su lugar no va a surgir nada. La corrupción estará allí para asegurar que los edificios y las carreteras se sigan cayendo y los delincuentes estarán allí para asegurar que sigamos teniendo miedo.” (Nexos, 01-01-18).

En tanto, el filósofo holandés Rob Riemen, en su artículo “El Rey del Kitsch”, expresa: “Sin embargo, ¡nunca es tarde para la resistencia! Y serán ellos quienes habrán de seguir la luz en la oscuridad, la estrella del espíritu democrático, la misma que iluminará un pasado y un futuro de lucha de la verdad contra la política del engaño y que guiará el camino para que la sociedad emerja de la cueva de sus fantasmas y regrese a lo real, a la realidad de los tres eternos valores espirituales: verdad, belleza y bondad. Serán ellos quienes nos digan: ¡vive en la verdad, genera belleza y haz justicia! Ésta es la contracultura frente a la cultura del kitsch, ésta es, en las palabras eternas del gran humanista europeo que albergó grandes esperanzas para el nuevo mundo: “La civilización como un ejercicio permanente de respeto. Respeto por lo divino, la tierra, por nuestro prójimo y por nuestra propia dignidad. (Goethe).” (confabulario.eluniversal.com.mx, 20-01-18). Ustedes dirán.

Ahí se ven.

Zona de los archivos adjuntos

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

El dinero o la vida

 

La anécdota.- Comía deliciosos tacos, por ahí de las 4 de la tarde, del día 9 de enero, de este año político electoral, terrorífico para muchos, adulador para los cómodos, “hiénicos” (de hienas) para los que el suelo se les mueve puesto que temen perder el poder; año nada prometedor, pero las promesas y alaridos ensordecedores nos enferman; año de mentiras con tal de mantenerse en la cima de a ver quién la tiene más grande; año de decisiones para los ciudadanos conscientes –porque los hay que ni fu ni fa, qué desgracia- porque la clave está en la ciudadanía, en el pueblo, pues, sin ambages ni populismo ni chingaderas. Digo, degustaba unos tacos cuando escuché un encontronazo y al salir a chismear, dejando un último taquito a medio morder, me entero que se trataba de un taxista que embistió a un motociclista. No fue mucho el golpe, el motociclista aunque lesionado, estaba bien, según los paramédicos de la Comisión Nacional de Emergencia. Pero el detalle fue que el chavo estuvo en el suelo, con quedos lamentos, por casi media hora. Eso sí, los del seguro del auto taxi no tardaron en llegar ni cinco minutos. En México, ¿qué importa más, el dinero o la vida? ¿El bolso o la degollo? ¿Coopelas o cuello?

 

Lo político.- Cuando me reencuentro con un compañero o amigo por mucho tiempo no visto, la pregunta usual es, entre otras: “Y dime, ¿por dónde andas?, ¿Dónde o con quien trabajas?” Si estamos desempleados, ni hablar, o decimos la verdad o expresamos: “Pos por ahí, buscándole, chambeando con tal o cual, ahí la llevo”. Si tenemos algo concreto, simplemente le decimos: “Estoy dándole duro a…, no es mucho pero…” Sabía virtud de conocer las caras y gestos.

Pero que tal si te encuentras a un político. Ni pal caso preguntar, quizás sólo saludarlo y arrimarse al árbol que da más sombra, digo no todos lo hacen. Pero la pregunta sería: “Qué tal chapulín, ¿pa’ dónde brincas ahora?” Porque éstos ni preocupación tienen, salvo en qué pinche sueldo y poder se asentarán –poner sus asentaderas, muchos sin hacer nada.

 

La ciudadanía.- Dicen que el poder está en el pueblo, ¿será? La duda no es gratuita; es pa’ acicalar a los mediocres y miedosos. Yo me pregunto cuántos estamos dispuestos a cambiar, si no a nosotros mismos –ese es otro problema nada fácil- sí al mundo, a México, a lo que nos rodea. Sí, entiendo que si nosotros mismos no cambiamos, pos valemos, como dicen los jóvenes, pura verga y algo más.

En la entrega anterior que intitulé –¿así se dice?- “Seamos mexicanos, pero no pendejos”, una de mis 1 mil 500 fans, Socorro Martínez me escribió en mi Facebook: “Tal vez no tengo una visión tan amplia como la tuya compañero, pero lo que sí tengo es absoluta fe y confianza, que los veracruzanos podamos ir despertando poco a poco, y nuestro futuro político no sea tan desesperanzador… y si… triste realidad, no hay pa’ donde inclinarse, pero tampoco estamos condenados ya por el “Dios político” que refieres… aún seguimos siendo ciudadanos, y si todos los supiéramos, estaríamos por encima de ese Dios… Tengas un excelente y ajetreado año amigo de Tierra De Babel”. Abrazote virtual, luego lo concretamos.

Muy de acuerdo, amiguita. El aguijón dio resultado. Ojalá así reaccionáramos más ciudadanos.

 

Los días y los temas

 

Recibí la siguiente invitación que les comparto: “La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, a través de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, tiene el honor de invitarle a ser parte de la 12ª Edición de la Cumbre Mundial de Comunicación Política de la cual orgullosamente somos Co-organizadores y el Aval Académico de dicha cumbre.

“Como enlace estratégico en el Estado de Puebla y dentro de la República Mexicana, nos es un placer extender hasta sus manos la presente convocatoria donde se le invita a participar dentro del marco del evento, a realizarse los días 6, 7 y 8 de febrero del presente año, en el Hotel Hillton City Reforma de la Ciudad de México, CDMX.” Más información en www.cumbrecp.com.

 

De cinismo y anexas

 

Ya parezco hasta cura –¿de ahí viene la palabra “curita”, esa madrecita que sirve para proteger las heridas, pero no del alma?-, o sea, sacerdote, porque se me han acercado pa’ decirme que por qué no digo algo chingón, esperanzador, suavemente angelical –como si fuera papel higiénico- para este año 2018. Lo he pensado mucho, no sé, unas cinco horas, o más, quizás dos horas, y llegué a la conclusión que este mundo, y México más, merece esas palabras –como si sólo estuviéramos hechos de palabras, aunque el lenguaje cuenta y cuenta mucho, sobre todo si nos mientan la madre, o leemos a profundidad a los poetas y filósofos y locos-, por eso les pregunto: “¿Por qué no hay un Dios bueno, bonito y barato?”, como escribió Williams Deer.

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Seamos mexicanos, pero no pendejos

 

Y bien, ya en 2018 y la vida sigue igual. Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, y entonces el hoy y el mañana ¿qué? ¿A quién se le ocurrió crear el tiempo? ¿O inventarlo? ¿No es sólo una sucesión de palpitaciones? Año nuevo, vida nueva. No lo creo así, quizás nomás un montón de aspiraciones y buenos deseos –que por eso no paramos- que al rato están tirados al cesto del olvido. En realidad, si abrimos tantito los ojos, seguimos igual o peor, y a nuestro alrededor nos percatamos que la situación está de la chingada, y no hay diferencia entre el año anterior y este añito bebé –maldito- que nació para partirnos la madre. Y si no lo creen, pos nomás quítense las vendas de los días idílicos navideños y decembrinos y observarán cómo la pobreza sigue ahí, la violencia evidencia su crueldad, la impunidad se carcajea, la indiferencia nos infecta cual lepra renovada, la muerte simula y disimula –no es lo mismo, eh-, el mundo acelera su movimiento y no hay manera de bajarse de él, ¿verdad, Mafalda? Salvo que de un tiro en la sien lo abandonemos y digamos adiós.

No es pesimismo y mucho menos fatalismo. Si hemos de querer y en este nuevo año deseemos salvar al mundo, en verdad que hace falta reflexionar en serio y decir la verdad. ¿Quién se atreve? A la par, por favor, esos sentimientos baratos tirarlos a la basura, y de nuevo construir, o reencontrar, el alma. ¿Dónde está? El alma piensa más con el raciocinio, y éste siente más con el alma.

El escritor hijueputa Fernando Vallejo, autor de los libros La virgen de los sicarios, La puta de Babilonia, entre otros, pone en voz de sus personajes en El desbarrancadero, el siguiente diálogo:

-¿Qué habrá después de la muerte, m’hijo?-me preguntó.

    -Nada, papi-le contesté-. Uno no es más que unos recuerdos que se comen los gusanos. Cuando vos te murás seguirás viviendo en mí que te quiero, en mi recuerdo doloroso, y después cuando yo a mi vez me muera, desaparecerás para siempre.

    -¿Y Dios?

    -No existe. Y si no, mirá en torno, por todas partes el dolor, el horror, el hombre y los animales matándose unos a otros. ¡Qué va a existir ese asqueroso!

 

Ustedes dirán. Pero a mí me late, tengan el credo que les alivie o fastidie, que México seguirá peor. Las peroratas de los políticos están a la orden, y eso que apenas si son las precampañas, y al menos a mí me tienen hasta la madre. Por cierto, el mismo Fernando Vallejo dice que en vez de celebrar a las Madres se debería festejar a los “Hijos” –a los hijos, otra cosa es el Día de niños- porque, ay, cuánto sufrimos.

Lo cierto es que seguiremos soportando y sufriendo –los que gusten-, de tantas promesas y palabras enlodadas en mentiras de los pre y luego candidatos a la presidencia, gubernaturas y diputaciones federales y estatales, llámense como se llamen, se coalicionen o se coluden, es igual.

Seamos mexicanos, pero no pendejos, es mi mayor y mejor deseo para este año. Y menos arrastrados, borregos de aquí y de allá. No lo creo, pero bueno, feliz buen 2018.

 

Los días y los temas

 

Y si no se han dado cuenta todo está ya, desde las alturas del Dios político mexicano, tamaleado. Próximo gobernador de Veracruz: el junior Mike Yunes Márquez. Y eso lo sabe ya Yunes Zorrilla.

 

De cinismo y anexas

 

Lectores míos, prometo seguir siguiendo diciéndoles pendejadas, a ver si así despiertan y al menos a mí me dicen que no diga pendejadas y sigan mejor con las pendejadas de enfrente. Ustedes deciden. Eso espero.

Entretanto, dice el hijueputa escritor colombiana Fernando Vallejo que “la mejor medicina es la que se le receta a un sano, y el mejor médico el que convence al sano de que está enfermo”. El que tenga oídos, oiga. Gracias, Señor…

Ahí se ven, felices pos posadas y Día de Reyes, mis amores.