TIERRA DE BABEL

Cultivar la inteligencia y el alma

“Haga cada uno su parte de deber, y nada podrá vencernos”.

José Martí

El mundo sigue girando y se supone que así seguirá mientras los pronósticos científicos, religiosos y charlatanes no nos alcancen, cuando sea demasiado tarde para acelerar acciones contra la catástrofe que bien podría haberse evitado pero nos valió un carajo, porque cada quien estaba en lo suyo: vivir en la concupiscencia, indiferentes al sufrimiento del prójimo. Lamentables tiempos cancerígenos que nos van devastando por una metástasis que ha alcanzado hasta los rescoldos de la esperanza. Pareciera que la humanidad se está complicando la vida, como si la humanidad se hubiese cansado de ser humanidad, lo dice Ramón Gómez de la Serna. No de otro modo se entiende la dejadez de la gente que prefiere dejar que otros tomen el timón y decidan el rumbo hacia donde les plazca, con tal de que nos dejen en la complacencia, el conformismo y la mediocridad, sin importarnos el submundo que clama una oportunidad para sobrevivir ni de aquel donde mueren en el abandono. No vemos –no queremos ver- ni oímos porque somos de palo.

Es, digámoslo así, una ambición por desbocarnos. Cierto es que el hambre, la guerra, la muerte y muchas otras cosas más han desmoralizado al mundo, como si hasta que no vengan otros vivos diferentes de los que viven no se pudiese arreglar el asunto, acusa Ramón Gómez de la Serna.

Nada agradable resulta la realidad que vivimos, pero depende del color del cristal con que la miramos y hasta donde estamos dispuestos a llegar para verdaderamente cambiar al mundo y a uno mismo –o al revés, como gusten. Ya sabemos que estamos en el mismo barco y todos somos responsables de llegar a buen puerto o naufragar.

No soy seguidor de ningún partido político, sí de las personas que tejen en la vida encuentros y amistades sólidas, actitudes que buscan el derrotero a seguir, levantan la roca atravesada, la hacen a un lado y continúan hacia nuevos horizontes, imaginan, sueñan, crean, construyen. Aunque algunas veces la debilidad de la carne y el espíritu nos encamine hacia otros rumbos.

Seguro estoy que México necesita un cambio positivo –ojo: los hay cambios tramposos, negativos en superlativo. Tampoco creo en el cambio de la noche a la mañana. Sí, con Arthur Schopenhauer, en el cambio porque es la única cosa inmutable. De otra manera, ¿de qué lado masca la iguana?

Y como estoy cansado de tanta mentira, no me referiré, por ahora, a los políticos, gobernantes, representantes populares, autoridades vigentes, salvo que surja por ahí alguna mala jugada. Estaré atento, como lo estaré del próximo

gobierno, del supuesto cambio que tendrá sus altas y bajas, puesto que el sistema en el que estamos enlodados hace muchos años que huele a podredumbre. Mi posición es crítica, no pesimista.

La solución es difícil, desde luego; pero pienso, nuevamente con Ramón Gómez de la Serna, que lo que hay que propugnar es el cultivo mayor de la inteligencia y del alma, pues cuando falta la inteligencia y el alma, la vida no es conllevaba.

De cinismo y anexas

El 11 de junio pasado, en entrevista, el actor Joaquín Cosío a la pregunta “¿Con qué actitud debemos asumir a nuestro nuevo gobernante?”, contestó: “Con una actitud crítica y exigente. Solidaria, pero firme. Tenemos mucho que pedirle y tiene mucho que darnos. Tiene mucho que regresarnos, mucho que hacer, tenemos que pedir resultados. Tenemos que pedir acciones concretas. No podemos más con el simulacro, con la farsa que han sido al menos estos tres últimos sexenios, que han pasado del delirio, la megalomanía, hasta la soberbia monárquica. Tenemos que asumir, si las cosas cambian, como críticos, a demandar. Aprender a exigir, porque nos deben mucho.” (vanguardia.com.mx).

Por cierto, “Paz es aceptar la diferencia del otro”, escribió Mario Benedetti. Alejémonos de odios y discriminaciones.

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

 

Autogol

El mundo nos pertenece a todos, puesto que… sin embargo… Ya saben ustedes cómo anda, desquiciado. A veces me uno a Mafalda: “¡Paren al mundo que me quiero bajar!” Cada día entiendo menos y quizás lo mejor es quedarse callado, por aquello de que en boca cerrada no entran moscas, pero también dicen que el que calla otorga. “Yo no entiendo esas cosas de las clases sociales”, como tampoco entiendo la política y tanta violencia desatada.

Después de las votaciones, los descalabros –de un lado o de otro, o todos contra todos; luego, las propuestas olvidadas; más tardecito, la misma gata pero revolcada, y la vida seguirá peor. Pero no quiero adelantarme, no soy vidente ni muchos menos. Pienso, con Federico Nietzsche, que la política es el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres.

Con el afán de alejarme de este campo minado, maniatado, al menos de aquí al 1 de julio próximo –¡Dios los bendiga, hijos míos!-, creo con Juan Domingo Argüelles que “mientras más notoriedad se tiene, con dinero, comodidad, prestigio social, puestos públicos, etcétera, menos interés se tiene por la suerte de los demás, aunque siempre es políticamente correcto decir lo contrario de dientes para afuera. Ni que no lo supiéramos.”

Como escribió Javier Marías: “Cuando se cede el terreno a los tontos, se les presta atención y se los toma en serio; cuando éstos imponen sus necedades y mandan, el resultado suele ser la plena tontificación de la escena.”

¡Ciudadanos, uníos! Construyamos otros caminos. Por cierto, según Fernando Curiel, la política es el arte de reír al último.

Los días y los temas

El cuento “En verdad os digo”, de Juan José Arreola, inicia así: “Todas las personas interesadas en que el camello pase por el ojo de la aguja, deben inscribir su nombre en la lista de patrocinadores del experimento Niklaus.”

Y finaliza: “Y los ricos, empobrecidos en serie por las agotadoras inversiones, entrarán fácilmente al reino de los cielos por la puerta estrecha (el ojo de la aguja), aunque el camello no pase.” Recomendable lectura. El que tenga oídos…

De cinismo y anexas

Como parece que interesa más el fútbol mundial, les dejo algunos balones. Aguas con el autogol:

* El fútbol es la única religión que no tiene ateos. (Eduardo Galeano).

* Un país habrá llegado al máximo de su civismo cuando en él se puedan celebrar los partidos de fútbol sin árbitros. (José Luis Coll).

* Tengo dos problemas para jugar al fútbol. Uno es la pierna izquierda. El otro es la pierna derecha. (Roberto Fontanarrosa).

* Mucha gente piensa que el fútbol es un juego a vida o muerte, pero es mucho más importante que eso. (William Shankly).

* Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol. (Albert Camus). * El fútbol es un milagro que le permitió a Europa odiarse sin destruirse. (Paul Auster).

* Y ganar, y ganar, y ganar, y volver a ganar, y ganar, y ganar, y ganar, y eso es el fútbol, señores. (Luis Aragonés).

* El negocio del cine es macabro, grotesco: es una mezcla de partido de fútbol y de burdel. (Federico Fellini).

* El problema con los árbitros es que conocen las reglas, pero no conocen el juego. (William Shankly).

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

En el tren descarrilado

Por todas partes, por todos lados, de todas las formas y modos, por todos los medios y hasta en los baños, nos arrojan propaganda política electoral, sin contar la gubernamental por ahora en veda –otra historia es la voraz publicidad comercial-, que nos causa la sensación de vómito, si no es que lo hacemos con el hedor de la bilis. Ya no sabemos, o al menos un servidor, si enojarme, encabronarme, reír, llorar, reír con llanto o llorar con carcajadas, escribiera el poeta Juan de Dios Peza.

De ahí que intentaré no referirme a los acontecimientos trágicos (de) generados por la violencia; al hambre y las injusticias por muchos padecida; espero no comentarles de los desperdicios –en todos los sentidos- electorales, menos ahora que se avecina el 1 de julio. Tenemos que concentrarnos, meditar, reflexionar nuestro voto.

El pasado 5 de junio fue el Día Mundial del Medio Ambiente. Pa’ muchos pa’ lo que importa. Y pa’ pocos, pos hacen su luchita, ponen su granito de arena, y enseguida las palabras: “Hagamos conciencia”. Ajá. Cada día nos alejamos más de esa palabrita -¡esa acción!- que puede salvar al mundo.

Ese mismo día fue el cumpleaños 120 del gran poeta Federico García Lorca. Desde luego, pocos nos acordamos y pal caso, da igual. Ahí les va el poema “Sorpresa”:

“Muerto se quedó en la calle con un puñal en el pecho. No lo conocía nadie.

¡Cómo temblaba el farol! Madre.

¡Cómo temblaba el farolito de la calle! Era madrugada. Nadie pudo asomarse a sus ojos abiertos al duro aire.

Que muerto se quedó en la calle que con un puñal en el pecho y que no lo conocía nadie.”

 

Él escribió: “La única cosa que la vida me ha enseñado, es que la mayoría de las personas pasan sus vidas embotelladas dentro de sus casas haciendo las cosas que odian.”

En 2011 la revista Nexos publicó el ensayo “Mexicano ahorita, retrato de un liberal salvaje”, resultado de un estudio realizado por la misma revista. Ahora en el 2017 lo elaboraron de nuevo, y en unos de sus párrafos apuntan: “…se mantiene el profundo individualismo encontrado en 2011, los mexicanos continúan creyendo más en sí mismos que en el país donde viven, pero con un creciente enojo y sentimiento de abandono del gobierno. En este entorno cada quien continúa buscándose la vida como puede, y el altruismo y solidaridad frente a las tragedias son solamente un paréntesis en la lucha “de cada quien para su santo”. Seguimos sin poder articular una visión o un sueño común, y seguimos divididos por las diferencias de expectativas, interpretaciones de la realidad y las experiencias diarias en el trabajo, en la interacción social y en el trato entre nosotros. Hace siete años quizás sabíamos que había “ladies” y “lords” pero no los habíamos etiquetado. En estos siete años la prepotencia y el maltrato empezaron a tener cara e identidad.”

Luego señalan: “Encontramos un estado de ánimo más pesimista, más personas piensan que viven peor que sus abuelos y que sus hijos vivirán peor que ellos. Crece el grupo que ha hecho lo que se le dijo que debía hacer, ir a la escuela, sacar buenas notas, cumplir con sus obligaciones, sin embargo, la sociedad y el país no han hecho su parte, México le sigue quedando a deber a una parte significativa de los mexicanos. No es de extrañar que ante la desconfianza sobre los otros los mexicanos sigamos pensando que nuestra patria es nuestra familia. Los mexicanos, como personas, sí sabemos hacia dónde vamos y qué queremos, pero el país sigue a la deriva. El enojo social extendido es el tema que subyace los resultados de la investigación.” (nexos.com.mx, 01-05-18).

No es grave el asunto, sólo vamos en el tren descarrilado, y de pilón, en sentido contrario.

Volviendo al miedo ambiente, digo, medio ambiente. Si seguimos así vaya a usted a dónde vamos a parar.

Sólo les comparto lo que dijo Adam Frank, de la Universidad de Rochester, sobre el cambio climático y calentamiento global: “Si cambias el clima de la Tierra lo suficiente, hay un punto de no retorno en el que será demasiado tarde para cualquier acción; hay que dejar de pensar en la evolución de la humanidad por sí misma, y empezar a considerar que el planeta y nuestra especie evolucionan de modo conjunto”.

O sea, nos juntamos o no nos juntamos. O lo que es lo mismo, copulamos –en el sentido más amplio y creativo- o ya valimos…

De cinismo y anexas

En el caos hay orden, dicen. Paul Auster decía que “necesitamos desesperadamente que nos cuenten historias. Tanto como el comer, porque nos ayudan a organizar la realidad e iluminan el caos de nuestras vidas.”

No todo está perdido. Me enteró que el bailarín mexicano Isaac Hernández recibió el Premio Benois de la Danse 2018, considerado a nivel internacional como el Oscar del ballet. Ahí nomás.

Un comunicado del sitio web de los Premios Benois señala: “Es un reconocimiento al incansable trabajo, profesionalismo, disciplina, virtuosismo y pasión que demuestran los mejores bailarines del mundo en cada interpretación, en su día a día, en cada temporada, en cada clase, en cada ensayo y en cada obra.”

Mexicanos al grito de…

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Ojo, mucho ojo

Unos días más y ya estamos frente a las urnas para votar. Me he levanto estos días cansado de todo y cansado de mí, escribiera Charles Baudelaire. Pero en realidad, me despierto con buenos ánimos, un día más de vida, no precisamente como canta Amanda Miguel, puesto que tengo que trabajar:

“Me levanto de la cama, tarde que alegría, otro día, nace Y es insolente el sol se mete en cada rincón hoy no sonó el reloj gracias por ese favor”.

Sin embargo, al quitarme la modorra, echarme un baño y volver a la realidad, me topo con la misma cantaleta: violencia, inseguridad, desquicio aquí y allá y… Me lleva la que me trajo, ni un resquicio a la felicidad y agréguenle mis fans las gastadas campañas (¡horror!). Sí, claro, hay excepciones, poquitas.

En la Encuesta Nacional de Clima Político-Electoral realizada por POP GROUP (30 de mayo de 2018), en la sección titulada “Humor social”, a la pregunta “¿Cuál es su estado de ánimo el día de hoy?”, el 55% contestó que “Bueno”; el 8%, “Muy bueno”; 24%, “Malo”; 8%, “Muy malo”, y el 5% no sabe o no contestó.

Sí, nos despertamos de excelente ánimo, pero… ¡Ah, qué chinga sobrevivir! Recuerdo que el periodista Germán Dehesa en sus columnas preguntaba: “¿Qué tal durmió?”. Y mi estimado amigo, el excelente fotoperiodista Noé Valdés –que en paz descanse y allá donde esté siga con su buen humor-, en sus artículos también preguntaba: “¿Qué tal duermen amables lectoras y lectores?”.

Sabemos que la situación crítica por la que atravesamos (Peña Nieto lo niega, incluso afirma que los mexicanos “nos auto flagelamos” al pensar que vivimos en un estado económico crítico), tardará en restablecerse vaya usted cuantos años o sexenios más, si bien nos va.

Por lo pronto, me pregunto qué harán los candidatos en este mes de junio, días ¡difíciles!, puesto que los mexicanitos celebraremos el Día del Padre y estaremos aplastados y fundidos en el Mundial de Futbol de Rusia. ¿Acaso se pondrán a echar la cascarita en el vecindario, las colonias, las calles más empobrecidas; en los parques y campos olvidados; en los mercados, autobuses y… en donde se los permitan o no? Claro, habrá banderitas (¡y promesas y apoyos!) del equipo político promovedor. Chance hasta inviten las chelas en honor a los padres, mamás-padres, ¡todo por tu voto! Faltaba más, faltaba menos.

En la Encuesta arriba señalada, a la pregunta: “¿En qué momento cree que podría cambiar su decisión de voto? El 57% dijo que “Hacia el final de la campaña”; 24%, “Después del último debate”; 11%, “El día de la elección”; 7%, “No sé cuándo”.

Tengo un mes pa’ reflexionar mi voto, mientras tanto celebraré el Día del Padre bien padre, y veré el Mundial de Futbol de Rusia. Así olvidaré un poco la realidad violenta, palabrerías de las comparsas, digo de las campañas electorales. ¡Viviré momentos felices! Pero ojo, mucho ojo, les recomiendo un ojo al gato y otro al garabato. No nos vayan a comer el mandado, y amanezcamos, con o sin ánimos, hasta sin calzones.

De cinismo y anexas

Hablando de estos menesteres ya cotidianos, el actor Joaquín Cosío expresó hace unos días: “Vivimos en un mundo totalmente envilecido, es decir, si pensamos en que el horror de la guerra podría ser superado yo creo que son estos tiempos lo que nos permiten afirmarlo, somos testigos de una degradación terrible del mundo, donde la gente se mata entre ella, donde la amenaza del terrorismo es una realidad para los civiles y no hablemos de México, donde la violencia del narcotráfico y del Estado imperan, donde hemos perdido la tranquilidad y la paz. Hemos perdido las calles, nuestras carreteras, el país lo hemos perdido y vivimos asolados por una violencia que existe en las calles y que es la que rige la agenda del país, la violencia es contigua a nosotros y está próxima todos los días de nuestra vida.”

Luego dijo: “Estas discusiones que han existido siempre con relación al arte, que si puede cambiar cosas, transformar sociedades. Yo creo que el arte proporciona felicidad y es algo que tenemos extraviado, es siempre una posibilidad de que el hombre se recupere a sí mismo, el hombre se divierte en los tiempos de obscuridad, de dolor, de pesadumbre, reírse y divertirse es importante. El arte siempre propondrá un espacio para ello, para reflexionar sobre sí mismo, sobre los demás, para disfrutar, para que tus sentidos disfruten las posibilidades que el arte mismo te regala. No todo está perdido, tenemos el arte.”

Muy de acuerdo. Que duerman y despierten bien.

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Contentos y felices

Estamos perdiendo la batalla. Los ciudadanos estamos perdiendo lo que tenemos: México. Ningún candidato ofrece confianza, certeza, fortaleza en sus propuestas –cuando las hay-, se van por la tangente, por lo facilón que suena a vacilón, ni la burlan perdonan. Saben que nuestro país se está yendo a la chingada, y continúan con sus campañas preñadas de mentiras y diatribas.

No les creemos nadita. Pelean por el voto, hasta llegar a la coacción, compra y salvajismo electoral. Cerca está ya el Mexicolandia, “uníos hacia el primer mundo”. Sólo nuestros chicharrones truenan. Todo arropado en un espectáculo arrollador.

El expresidente español Felipe González expresó hace unos días, en la presentación del libro “La sociedad dolida. El malestar ciudadano”, de Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM, que “en los comicios de México el grado de incertidumbre sigue siendo alto.” ¿Se asoma el fraude? ¿Hacia a dónde la balanza? ¿Valdrá nuestro voto? Bueno, sí, dicen que se cotiza en muy buenos pesos, despensas y dispensas.

En todo caso, hay que tener cuidado, estamos en el campo de batalla, sí, también en tierra minada y arenas movedizas. Y los ciudadanos somos los únicos que perderemos o ganaremos. México ¿hacia a dónde? Thomas Carlyle dijo que “el hombre ha nacido para luchar, y es como se le define mejor, diciendo que es un guerrero nato y que su vida desde el principio al fin no es sino una batalla.” Hagámoslo. Digo, yo solamente digo.

Por otro lado, más sabe el diablo por viejo que por diablo. Dicho que no sé si sea buen dicho, pero dicho sea de paso, palabras acertadas del Monseñor Sergio Obeso Rivera, quien fue nombrado cardenal por el Papa Francisco, cuando dijo que no hay que “odiar a las personas que no piensan como nosotros y que incluso nos lastiman con su modo de expresarse, allá ellos. No cabe el odio ni el desquite ni ese tipo de respuestas, sino esperar el momento en que la verdad una vez más nos haga libres, es un lema que brota del Evangelio. Si tenemos razón hoy mañana se verá.” Tolerancia. Se comulgue o no con la religiosidad, sea cual sea, es menester no odiar, aquí y siempre, sobre todo ahora que el desorden electoral avanza.

Por supuesto que Veracruz y el país no se encuentran en su mejor momento, y claro que queremos que esta situación “tan angustiosa en que estamos viviendo, sea una noche mal dormida, que esto pase para que volvamos a ser un Estado que sabe sonreír.” Sobrevivir a la pesadilla, ¿o no mexicanos?

Me pregunto qué pasará después de las elecciones. ¿Todos estaremos contentos y felices?

Los días y los temas

Hace unos días me topé con poemas de Salvador Novo. Recordé entonces que él fue el creador de la publicidad: “Mejor Mejora Mejoral”. Como también de otras tantas, como “No hacemos calidad a medias, hacemos medias de calidad”. ¡Qué ingenio!

También me topé con un artículo de Francisco Hernández, “Millones de seres para invadir”, publicado en la revista “Letras Libres”, en junio de 2004. Él nos comparte algunas cuestiones sobre la publicidad, que ahora les dejo –chance les sirva para las campañas:

** “Spot de radio, escuchado no sé hace cuántos años, en la emisora de mi pueblo, con motivo del Día del Padre: “Para aquel que a diario nos regaña, un regalo de Almacenes Ocaña.”

** “Apuntaba Aldous Huxley, en un texto de cuyo título no puedo acordarme, lo siguiente: es mucho más difícil crear un anuncio publicitario donde se trate de convencer a alguien de comprar algo que ni siquiera necesita, que escribir diez sonetos más o menos pasables.”

** “Enrique Gilbert, creativo argentino que se quedó a vivir entre nosotros, declaró alguna vez: “El éxito de una campaña de publicidad consiste en darle al consumidor lo que éste desea, pero cinco minutos antes de que lo descubra por sí mismo.”

** “Refrán publicitario anónimo: “No discutas con un idiota. Los demás pueden no notar la diferencia.”

** “Yo busco un ser para invadir” escribió Henri Michaux. La publicidad busca miles, millones de seres para lo mismo.”

** “Imagen: madre africana esquelética dándole de comer “algo” con una cucharita a su famélico hijo en brazos.

Texto: “Ándale, termina tu comida. Hay miles de personas en la ciudad de Nueva York que no tienen qué comer.”

** “Usa condón, no seas suisida.” (Frase que me rechazó hace trece años una compañía de preservativos.)”.

De cinismo y anexas

Margarita Zavala deshoja la margarita: con Anaya o con Meade. O “Tal vez Margarita declinó para dedicarse de lleno a ver el Mundial. Yo habría hecho lo mismo.” Adriana @samovarah

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Y el ganador (engañador) es…

No siguen engañando y caemos. En cada elección revive la esperanza de los mexicanos, sobre todo de los más jodidos, para luego darnos cuenta, otra vez, que la han aplastado, que el cambio y eso que llaman un “México mejor” nunca llegó. La política mexicana es “una porquería”, me dijo un amigo. Los de arriba –la minoría- saben por qué camino andan y hacia a dónde van, tienen en la mira sus propios intereses. Los de abajo –la mayoría- estamos desorientados, desorganizados –por ignorancia y pendejez- y nos llevan derechito a la chingada, a seguir peor de lo que estamos. Los que ni fu ni fa, pos sencillamente les vale madres, siguen la corriente y a como sople el viento.

A como va lotería política, antes de las votaciones, es probable que por ahí se defina el final –¿dónde quedaría el voto?-, porque lo único que nos falta es esperar que se unan Anaya, Meade, Bronco y Margarita que acaba de tirar la toalla de la contienda electoral. Es decir, votos pa’ Anaya y a chingar al próximo. Porque dicen que en el INE hay nerviosismo por un posible ataque cibernético, pos está de moda, qué caray. Y en esto el ciudadano sale sobrando.

Ahora Margarita Zavala se despide del show electorero, y no entendí lo que dijo: “He decidido y aprovecho aquí, decirle a los ciudadanos que retiro la candidatura de la contienda por un principio de congruencia, por un principio de honestidad política, pero también para dejar en libertad a los que generosamente me han apoyado y tomen su decisión como se debe tomar en esta difícil contienda para México”.

¿Principio de congruencia? ¿Principio de honestidad política? Si mal no recuerdo, en abril pasado Margarita declaró que no había posibilidad alguna de declinar, y dijo: “Yo haré toda la campaña y quienes deciden son los ciudadanos”. ¡No mames!

Hace poquito Ricardo Anaya anunció que buscaría a la exprimera dama para que declinara a su favor. “Sí, por supuesto. Mira yo la tengo en un extraordinario concepto a Margarita; yo estoy en la mejor disposición. Yo te puedo hablar de mi parte hacia ella: la tengo en muy buen concepto, la apreció y me encantaría que pudiéramos hacer equipo en este momento o en algún otro momento. Estoy no sólo abierto, sino en la mejor disposición”. Agregó: para “consolidar un proyecto ganador”. Ahí está, Chatos, ¿cómo les quedó el ojo?

Hace poquito también, José Antonio Meade declaró: “Había Meade antes de Peña Nieto y habrá Meade después de Peña Nieto”. ¡Gulp!

¿Meade ganará la presidencia? ¿O se unirá a Ricardito? Espere el siguiente capítulo de la mediocre pero entretenida contienda electoral. Vienen más debates, patadas bajo la mesa, arreglos en la oscuridad y etc.

Entre pláticas y bromas, un amigo me dijo: “Mi escenario: mandan a la chingada a AMLO; gana la presidencia Ricardo Anaya. Margarita Zavala a la Secretaría de Gobernación; Meade a la Secretaría de Hacienda (por aquello de “habrá Meade después de Peña Nieto”). “¿Y lo demás?”, le dije. “Pos a seguir negociando en la oscuridad, wey. La política es negocio”.

Los días y los temas

Bien por la LXIV Legislatura de Congreso estatal. Recientemente aprobó reformas a la Ley de Prevención y Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial para el Estado de Veracruz. El objetivo: reducir el uso de bolsas de plástico y productos homólogos que se entregan en los supermercados y tiendas locales para el transporte de los productos comprados en los mismos, y así contribuir a un medio ambiente más sano.

Es decir, se prohibirá gradualmente el uso de bolsas y popotes de plástico en cualquier establecimiento mercantil que prestan sus servicios ubicado en territorio veracruzano. De igual forma, se sancionará gradualmente a los establecimientos mercantiles que utilicen bolsas o popotes de plástico no biodegradables.

La propuesta fue de la diputada Cinthya Lobato Calderón quien en tribuna expuso que es obligación de todos rescatar, preservar y defender el cuidado y protección del planeta.

Dijo: “Es momento de que Veracruz sea historia en todo el País, evitando el consumo gradual de plástico y obligar a los 212 Ayuntamientos a que a partir de 180 días de la entrada en vigor, se establezca la prohibición de popotes y plástico, ya que afectan de manera directa la salud humana y el ecosistema.”

¿Cúmplase la ley? Veremos, dijo el ciego.

De cinismo y anexas

Escribe Fernando Savater: “Idiota: Del griego idiotés, utilizado para referirse a quien no se metía en política, preocupado tan sólo en lo suyo, incapaz de ofrecer nada a los demás.” Sí; luego la palabra “idiota” derivó, en términos médicos, en “retraso mental profundo, una enfermedad mental que consiste en la ausencia casi total en una persona de facultades psíquicas o intelectuales”. La RAE define el vocablo como tonto o corto de entendimiento; engreído sin fundamento para ello; que carece de toda instrucción.

Quizás por eso el comediante Héctor Suárez “consideró que la corrupción en México no terminará si un “idiota” llega a gobernar el país, pues se trata de un cambio de moral individual. (…) señaló que ninguno de los cinco candidatos a la Presidencia vale la pena para él.” (alcalorpolitico.com, 16-05-18).

De cualquier modo, me quedo con Voltaire: “La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.”

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Paranoia perfecta

Ya no sabemos por qué ni de qué nos enfermamos, pero advierto un mayor número de personas que a menudo nos estamos quejando, de una u otra forma, por algún padecimiento que ni siquiera podemos precisar que nace en alguna zona de nuestro cuerpo o mente. No estamos contentos si no ingerimos algún medicamento, sustituto o complemento, el chiste es, gran paradoja, sentirse y, sobre todo, verse bien, hasta hacemos ejercicio, no vaya a ser la de malas, nos caiga el chahuistle y nuestra salud desmejore de la noche a la mañana, aunque en realidad gocemos de fortaleza, pero a cada rato nos lanzan porquería y media para estar vigoroso y no contraer padecimiento alguno. Que permanezca la paranoia. Y caemos en ella. Nomás asómese a la ventana, u observe al lado y se dará cuenta que andamos enfermos de enfermedades, ciertas o no.

Es evidente que los tiempos han cambiado. Escribió Arnoldo Kraus que “las enfermedades crónicas son una invención reciente, invención no siempre bienvenida. Quienes las viven con dignidad y con calidad suficiente aprecian los logros de la medicina; quienes sufren y no cuentan con elementos para gozar el día a día, sea por la gravedad de la enfermedad o por pobreza, no valoran las conquistas médicas: muchos preferirían morir. El día a día de las enfermedades crónicas, con frecuencia, aplasta la vida, ahuyenta la libido. “La muerte vale más que la vida”, es una frase de un enfermo postrado en cama durante cinco años y dependiente de otros para no morir (o para morir poco a poco).”

Desde luego que aquí se habla de otras enfermedades, las reales, no las imaginarias o inventadas con el fin de vender tal o cual producto “milagroso”, y tópate con las atrocidades publicitarias.

Sea cierto o no, estemos del lado que estemos, hay una verdad: la pobreza. Es la que duele, estemos enfermos o no, es lo que enferma y a muchos nos vale madres (a propósito del Día de la Madres).

Apunta Kraus: “Los avances médicos han tendido una suerte de trampa involuntaria: se vive más (no siempre mejor) y se padece más conforme pasan los años. Disminuir el peso de las enfermedades crónicas es indispensable. Salvo los países muy ricos, ningún Estado puede afrontar los gastos secundarios a males crónicos. En países como México los enfermos crónicos son una carga económica imposible de manejar. La trampa, en nuestro caso tiene dos caras: la longevidad, logro de la medicina, y la pobreza, legado de la corrupción y de los desmedidos hurtos.”

He aquí lo que me dejó enfermo –aunque ya se sabía-: “México vive una situación en la que, socialmente, los dados están muy cargados desde el nacimiento. Un nuevo reporte mostró que siete de cada 10 mexicanos que nacen en familias ubicadas en la parte más baja de la distribución del ingreso no logrará

salir a lo largo de su vida de la pobreza. El informe destaca que con el ritmo de crecimiento de la economía de las últimas dos décadas, el ingreso promedio de la población tardará 70 años o más en duplicarse. “La situación de la movilidad social en México se resume de la siguiente manera: quienes nacen pobres se quedan pobres y quienes nacen ricos se quedan ricos”, planteó el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) en “El México de 2018. Movilidad social para el bienestar”. (lajornada.unam.mx, 08-05-18).

De que enferma, enferma. Ya me dio taquicardia. Pero no sé quién dijo que prefiero torticolis porque me quedaría mirando hacia el cielo, y no la joroba porque permanecería viendo hacia abajo.

Pero en México no pasa nada y pasa todo. La paranoia perfecta.

Los días y los temas

Menos diputaciones locales propone el diputado Ernesto Cuevas Hernández, al presentar la iniciativa de reforma al artículo 21 de la Constitución Política del Estado para que el Congreso sea integrado sólo por 30 diputados electos por mayoría relativa. Es decir eliminar las llamadas “pluris” (20 diputados).

Explicó que “cada diputado local, genera un gasto de más de 15 millones de pesos anuales, integrando salario, demás beneficios y gastos, lo que al eliminar dichas diputaciones, se estaría ahorrando más de 300 millones de pesos anuales del presupuesto público.”

“Bien puede ser destinado este ahorro para beneficios en servicios a la sociedad veracruzana a la cual nos debemos y servimos, reduciendo con ello el gasto público y malas prácticas partidistas”, dijo.

Ojalá sea aprobado, es el reclamo de la sociedad. Eso y más: también en los diputados federales y senadores.

De cinismo y anexas

Ah, no es que esté enfermo, es que estoy bromeando, parafraseando a Xavier Forneret cuando escribió: “No es que sea bueno; es que estoy contento”.

Ahí se ven. Feliz día de las madres, quienes las tengan, valedores.

TIERRA DE BABEL

Voten o no voten

Más y más charlatanería, es el juego por el poder. Por nada del mundo, una vez probado las mieles del poder, se le suelta, se comparte un poquito, pero nomás hasta ahí, porque de una u otra forma se necesita a otros para afianzar el dominio. Pasa aquí y en China, en todos los tiempos. Desde la guerra del fuego.

Lo único que crece es la violencia. Pero ya estamos hartos, cierto, de hablar o escribir sobre eso que ya sabemos o vivimos a diario. ¿Qué pues hacemos? Referirnos a los políticos que andan desbocados por el voto. En ese proceso electoral que es un “cochinero”, como bien lo dijo María de Jesús Patricio, mejor conocida como Marichuy: “…las elecciones de este año son un juego en el que su movimiento [indígena] no tiene cabida, pues rondarán las trampas, el dinero y el poder” –¿cuándo no? Y añadió: “Voten o no voten, organícense”. (sinemebargo.mx, 02-05-18). He ahí el meollo del asunto. Los únicos organizados son los del crimen… ¿O no? ¿Coludidos?

Hablemos mejor del Día del Niño que pasó. Es terrible también la situación de la niñez. Sólo busquen en internet las cifras de la pobreza, la violencia que sufren, el abandono, el abuso, la indiferencia, el trabajo diario que realizan, etc., etc., etc.

Hablemos del amor… ¡Por Dios! ¿Qué es eso? ¿On ‘ta? Hablemos de tú y yo, de nosotros, de ellos, de aquellos, de nuestro prójimo… ¡Chin! Pos sí que estamos de la chingada. ¿Por dónde ver la realidad bonita y alegre y feliz? Desde luego que hay caminos para seguir.

Si alguien sabe dónde está la puerta hacia el paraíso, no sea cabrón y que me diga. Que me dé la dirección. Porque aquí el infierno va de mal en peor, y no soporto mucho el calor.

Los días y los temas

El IVAI va… Los ciudadanos Adriana Martínez Cadena, Carlos Felipe Alvarado Domínguez, Guillermo Gutiérrez Porras, Javier Jair Heredia Riverón, Jair Alejandro Moreno García y Rosa Aurora García Luna fueron nombrados como integrantes del Consejo Consultivo del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IVAI), para un periodo de dos años. Bien, eso necesitamos más y mejor información… Claro, más y mejor personas honorables ahí mismito.

Felicitaciones a todos ellos; más a mi amigo Carlos Felipe Alvarado Domínguez, periodista, abogado y buen padre de familia. Ahora, a trabajar.

Y ya que andamos por estos terrenos, los diputados reformaron el artículo 115 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el Estado

para señalar que el Órgano Interno de Control del IVAI vigilará que las normas, procedimientos administrativos y contables se apliquen eficientemente, conforme a los lineamientos establecidos por las leyes en la materia y los postulados básicos de contabilidad gubernamental. Vaya, otorgar mayor transparencia que permita la evaluación y revisión de programas y políticas públicas. Así sea.

De cinismo y anexas

Dijo el presidente Enrique Peña Nieto: “Nadie negocia conmigo. Yo soy presidente, los candidatos y sus campañas corren en otro camino. Yo voy en otro camino, yo soy presidente de la República, estoy dedicado a trabajar y cerrar bien mi administración”.

¿Le creemos?

Por cierto, dicen que corre en la red una información falsa (“fake news”); se las comparto, ahí ustedes saben que tanto se descerebran:

“A partir del próximo lunes 07 de mayo, toda la semana hasta el domingo 13 de mayo, a las 22:00 hrs. a través del canal de National Geographic, se transmitirá la serie documental “México: un gran País, mal gobernado.”

Anexo el calendario, ojalá tengan oportunidad de verla y difundirla.

Lunes 7: Introducción a la conformación del Partido Revolucionario Institucional.

Martes 8: Luis Echeverría (Matanza de Tlatelolco)

Miércoles 9: José López Portillo (Nacionalización de la Banca y el peso versus dólar )

Jueves 10: Carlos Salinas de G. inicia

Viernes 11: Carlos Salinas “el gran Maestro” (los Engaños)

Sábado 12: El PRI en tiempos del PAN

Domingo 13: Peña Nieto; R. Anaya, El hijo predilecto de Salinas.

Excelente espacio para que los que no conocen la historia de un partido Político (PRI), el cual ha abusado de su Pueblo de diferentes maneras, se informen, sepan de lo que son capaces.”

TIERRA DE BABEL

Menos malo que el anterior

Por mucho que lo intenten, no me convencen los candidatos a la presidencia de la República (luego nos referiremos, si acaso, a los aspirantes a la gubernatura de Veracruz, diputaciones y senadurías); por más que se esfuercen, no pasa ni un minuto y la realidad los desmienten, los desmantelan, o sus relaciones políticas-personales, es decir de intereses, los desenmascaran porque, no seamos crédulos, lo que está en juego es el Poder, así en mayúscula, y lo que menos importa es la manoseada democracia y mucho menos la pobreza de los jodidos.

Entretanto, México está siendo saqueado, se está vendiendo a varios postores –pastores de la riqueza terrenal-, o ya está vendido. Los mexicanos nos quedaremos sin nada, ni dónde caernos muertos; nuestros derechos humanos y laborales, de justicia, de igualdad y etc., simplemente a la vuelta de la esquina serán pasado, enterrados, y no seremos más que mano de obra baratísima, mendigando –ya lo estamos haciendo- migajas arrojadas por los malandrines, traidores y demás.

Los hoy candidatos a la destartalada silla presidencial que vociferan y proponen “salvar a México”, lograr el cambio, mayor seguridad, justicia y un extenso chorizo etc., mañana no los veremos en las calles angustiados por su derrota, antes bien gozando a su modo la vida feliz que la política mexicana complaciente y ratera les otorga. Y quien sea el que llegue a la presidencia, una isla dizque gobernará, porque no hará más que lo que ordenen los tiburones y pirañas a su alrededor.

Aun así, debemos continuar -¿qué si no?- pa’ ver quién la tiene más grande (sin albur) o de que cuero salen más correas.

Gael García Bernal, a propósito de la serie “Aquí en la Tierra”, expresó: “Estamos en un momento bien volátil, convulso. Creo que lo que queda claro es que sabemos quién es el más peor. Hay un consenso en ello o cuando menos eso espero, porque es quizás la única certeza que tenemos, y así abandonar un poco la farsa y ponernos a trabajar las cosas. Hay que ponernos a trabajar de forma amorosa y competente, porque ha habido mucha incompetencia”. Y agregó: “Hay muchas razones para sentir que todo está peor, y que todo va a estar mal, pero si creemos eso, pues mejor vayámonos por un café y esperemos que todo suceda, yo prefiero ser optimista.” (eluniversal.com.mx, 17-04-18).

No menos optimista es Juan Villoro: “México se encuentra en una situación muy compleja, porque por un lado la realidad nos queda a deber, es una realidad muy quebrantada, que deja insatisfecha a muchas personas. Simultáneamente, la esperanza también parece estar en bancarrota. Creo que una de las cosas más difíciles que puede enfrentar un país no es solo que el entorno esté degradado,

sino que también lo esté la ilusión. Esta falta de expectativas es la crisis más grande que tenemos.”

Más adelante señala que “necesitamos una reforma política. Los partidos encontraron que la democracia simulada que tenemos es un enorme negocio. Somos dueños del voto el domingo de elección. Al día siguiente, nuestro voto caduca y se desentienden de nosotros los que son elegidos. Los partidos han encontrado que lo importante con los problemas no es solucionarlos, sino administrarlos, lo que permite seguir haciendo pactos y ampliar recursos para supuestamente arreglarlos. Esta democracia le está costando muchísimo a México. Es una democracia chatarra que le da muchísimo dinero a quienes se benefician de ella. Los partidos han abdicado de sus respectivas ideologías, ya no hay demarcaciones claras de lo que unos u otros defienden, sino que se unen con fines oportunistas y electoreros para tener mayor fuerza, más allá de los principios que decían defender.”

Villoro apunta: “Todo el mundo habla de la necesidad de cambio, pero la percepción que tienen los ciudadanos es que los partidos quieren una vez más aprovecharse de los recursos y alejarse de los ciudadanos. Hay una situación de desconfianza tan grande que el propio PRI no pudo elegir a un priista como su representante. No pudieron confiar en sus bases. Los propios partidos están tratando de postular personas que en la medida en que no son militantes de viejo cuño pueden tener una credibilidad relativamente superior al de otras personas. La gente sabe que los partidos no están representando alternativas confiables. Uno votará esperanzado de que el candidato que llegue será menos malo que el anterior.” (elpais.com, 08-04-18).

Menos malo que el anterior. ¿Apostamos?

Los días y los temas

Seguimos buscando vida extraterrestre, y en este mundo continuamos entusiasmados con el exterminio.

Dice la nota: “La nueva misión de la NASA para encontrar exoplanetas, pretende avanzar en la búsqueda de vida extraterrestre explorando el cielo cercano, atenta a planetas similares a la Tierra. Está previsto que el satélite de investigación Transiting Exoplanet Survey Satellite, o TESS, despegue a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceXdesde, una plataforma de lanzamiento de Cabo Cañaveral, Florida. Con un costo total de 337 millones de dólares, el artefacto espacial —que tiene el tamaño de una lavadora… está diseñado para buscar signos de atenuación periódica de la luz en las estrellas más cercanas y más brillantes. Estas señales, conocidas como “tránsitos”, pueden significar que hay planetas en órbita alrededor de ellas.” (milenio.com, 16-04-18).

¿La vida está en otra parte, Milan Kundera?

TIERRA DE BABEL

Tiempo recicle

México, como ciertas parejas sentimentales, vive de promesas, enojos, separaciones y reconciliaciones, para nuevamente caer en la mentira y otra vez las promesas… En términos políticos, vaya, la cuestión es clara: cada cierto periodo lo mismo. La incredulidad, el encabronamiento, el sufrir cede ante la esperanza, pues urgente es calmar la sed y el hambre lacerantes, el anhelo de justicia, etc. Y caemos de nueva cuenta creyendo que nuestro país alcanzará, ¡ahora sí!, el nivel de primer mundo y más allá.

De campañas y mañas ya estamos hasta la madre, así hay que de decirlo. He de referirme, mejor, al estiércol de elefante o de vaca que sirve para fabricar papel sostenible, según estudios recientes, con el cual es posible realizar muchas aplicaciones, “como refuerzo para compuestos de polímeros o filtros que pueden limpiar las aguas residuales antes de que se descarguen en el medio ambiente, e incluso se podría usar para escribir.” (sinembargo.mx, 21-03-18). Bueno, todo sea por la ecología, así sí escribo. De cualquier forma, cuántas cosas comemos y ni sabemos su origen ni procesamiento.

En fin, al paso que vamos en un mundo que se acaba y los recursos nos los vamos consumiendo, y el desperdicio va en aumento, llegamos al reciclamiento donde hasta nosotros mismos seremos alimento. ¡Oh, cuando el destino nos alcance! ¿O ya nos alcanzó?.

Razón tenía Gabriel García Márquez: “El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo.” ¡Y ya casi, casi, así es! Imagínense cuanta materia fecal se tendrían, pos según el informe Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 del Coneval, “entre 2008 y 2016 la pobreza aumentó en 3.9 millones de personas, mientras que la población con un ingreso inferior a la Línea de Bienestar creció a 6.7 millones. Y que la entidad federativa que concentró el mayor número de personas en pobreza fue el Estado de México, con más de ocho millones de personas, seguido de Veracruz, Chiapas, Puebla y Oaxaca.” (sinembargo.mx, 21-03-18). ¡Sálvese quien pueda! O cada quien se rasque el… como pueda.

Por lo pronto, hace unos días hombres trasquilaron a 20 alumnas y 2 maestras de una telesecundaria en Acapulco… Que según era para vender el cabello. O sea, parece que hay un mercado para ello, como lo hay para los órganos humanos. ¿Pero qué más está sucediendo y no sabemos nada del mundo cruel que vivimos…?

Y ya que andamos un poco escatológicos: según Irma Aburto López, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “la contaminación por heces es un problema grave en la capital mexicana, pues cada año se mezclan en el aire las partículas de

media tonelada de heces, que si éstas fueran luminosas, podrían sustituir la luz eléctrica de la ciudad.” (sinembargo.mx, 01-04-18). ¿No más en la capirucha?

De que somos, somos.

Los días y los temas

El mexicano Antonio Argüelles, el séptimo hombre en el mundo en cruzar los Siete Mares, hace unos días expresó: “México no es de meritocracia; seguimos siendo un país que nos conformamos, de redes muy cerradas, y mi historia, creo, es la de alguien que se planteó no quedarse donde nació ni tener limitaciones. No hay que temer al fracaso, sino a la mediocridad, eso es lo que hay que decirle a los jóvenes porque este país necesita cambiar.” ¿Nomás a los jóvenes?

De cinismo y anexas

Un amigo me preguntó que si en horario de verano nacen o nos morimos, ¿a qué hora realmente sucede?

Ahí nos vemos.