TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Seamos mexicanos, pero no pendejos

 

Y bien, ya en 2018 y la vida sigue igual. Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, y entonces el hoy y el mañana ¿qué? ¿A quién se le ocurrió crear el tiempo? ¿O inventarlo? ¿No es sólo una sucesión de palpitaciones? Año nuevo, vida nueva. No lo creo así, quizás nomás un montón de aspiraciones y buenos deseos –que por eso no paramos- que al rato están tirados al cesto del olvido. En realidad, si abrimos tantito los ojos, seguimos igual o peor, y a nuestro alrededor nos percatamos que la situación está de la chingada, y no hay diferencia entre el año anterior y este añito bebé –maldito- que nació para partirnos la madre. Y si no lo creen, pos nomás quítense las vendas de los días idílicos navideños y decembrinos y observarán cómo la pobreza sigue ahí, la violencia evidencia su crueldad, la impunidad se carcajea, la indiferencia nos infecta cual lepra renovada, la muerte simula y disimula –no es lo mismo, eh-, el mundo acelera su movimiento y no hay manera de bajarse de él, ¿verdad, Mafalda? Salvo que de un tiro en la sien lo abandonemos y digamos adiós.

No es pesimismo y mucho menos fatalismo. Si hemos de querer y en este nuevo año deseemos salvar al mundo, en verdad que hace falta reflexionar en serio y decir la verdad. ¿Quién se atreve? A la par, por favor, esos sentimientos baratos tirarlos a la basura, y de nuevo construir, o reencontrar, el alma. ¿Dónde está? El alma piensa más con el raciocinio, y éste siente más con el alma.

El escritor hijueputa Fernando Vallejo, autor de los libros La virgen de los sicarios, La puta de Babilonia, entre otros, pone en voz de sus personajes en El desbarrancadero, el siguiente diálogo:

-¿Qué habrá después de la muerte, m’hijo?-me preguntó.

    -Nada, papi-le contesté-. Uno no es más que unos recuerdos que se comen los gusanos. Cuando vos te murás seguirás viviendo en mí que te quiero, en mi recuerdo doloroso, y después cuando yo a mi vez me muera, desaparecerás para siempre.

    -¿Y Dios?

    -No existe. Y si no, mirá en torno, por todas partes el dolor, el horror, el hombre y los animales matándose unos a otros. ¡Qué va a existir ese asqueroso!

 

Ustedes dirán. Pero a mí me late, tengan el credo que les alivie o fastidie, que México seguirá peor. Las peroratas de los políticos están a la orden, y eso que apenas si son las precampañas, y al menos a mí me tienen hasta la madre. Por cierto, el mismo Fernando Vallejo dice que en vez de celebrar a las Madres se debería festejar a los “Hijos” –a los hijos, otra cosa es el Día de niños- porque, ay, cuánto sufrimos.

Lo cierto es que seguiremos soportando y sufriendo –los que gusten-, de tantas promesas y palabras enlodadas en mentiras de los pre y luego candidatos a la presidencia, gubernaturas y diputaciones federales y estatales, llámense como se llamen, se coalicionen o se coluden, es igual.

Seamos mexicanos, pero no pendejos, es mi mayor y mejor deseo para este año. Y menos arrastrados, borregos de aquí y de allá. No lo creo, pero bueno, feliz buen 2018.

 

Los días y los temas

 

Y si no se han dado cuenta todo está ya, desde las alturas del Dios político mexicano, tamaleado. Próximo gobernador de Veracruz: el junior Mike Yunes Márquez. Y eso lo sabe ya Yunes Zorrilla.

 

De cinismo y anexas

 

Lectores míos, prometo seguir siguiendo diciéndoles pendejadas, a ver si así despiertan y al menos a mí me dicen que no diga pendejadas y sigan mejor con las pendejadas de enfrente. Ustedes deciden. Eso espero.

Entretanto, dice el hijueputa escritor colombiana Fernando Vallejo que “la mejor medicina es la que se le receta a un sano, y el mejor médico el que convence al sano de que está enfermo”. El que tenga oídos, oiga. Gracias, Señor…

Ahí se ven, felices pos posadas y Día de Reyes, mis amores.

 

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

“¡No oigo, no oigo, soy de palo…”

 

Aún ni empiezan y ya se están dando hasta con la olla (de presión), escupiéndose descalificativos; apenas si inician las precampañas y se embarran en el chiquero –¿dónde si no?-; se olvidan de las propuestas concretas y viables (de las simuladas ya estamos hartos); incluso, parece que son los mismos escenarios, las mismas palabras y frases preñadas de vacuidad, los mismos gestos actorales, suaves, a veces severos pero siempre sonrientes, con miradas hipócritas y cínicas que a poco de observarlos tantito sabemos que es lo mismo de hace años, nomás que revolcados, “F5” actualizado, con una potente máquina para hacernos creer, ¡otra vez!, que ahora sí vendrán el cambio y el México feliz para todos.

         Ni a quien irle, ni pa’ donde jalar. Y me refiero desde la presidencia de la República hasta las alcaldías, pasando por los representantes populares (¿?), porque a leguas se advierte que no van por el pueblo ni para el pueblo, van por intereses de grupos y propios. Molino pa’ su “changarro”; migajas pa’ los demás. Mientras más miseria, más senderos torcidos dizque pa’ ayudar, pero en realidad es para que se enriquezcan unos cuantos o, mínimo, se favorezca un puñado de familiares y amigos y…

         En esta contienda campal electoral –que ya empezó, ni quien lo dude- habrá incontable lana, numerosos spots, copiosas mentiras que nos perforarán los oídos, ojos, pensamiento y hasta nuestros sueños. Habrá que armarse de voluntad para, con la Chilindrina, gritar: “¡No oigo, no oigo, soy de palo, tengo orejas de pescado!”

         En cierto modo, nos contaminarán… Sí, contaminarán con su propaganda cuyo contenido a luego terminen las campañas ni se acordarán, pero el material usado quedará aún en el ambiente, en el aire y continuaremos en las mismas.

         Por cierto, en esto de la contaminación, la investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, Irma Rosas, señaló que “la costumbre de depositar el papel higiénico con residuos fecales, en un bote dentro del baño, guardarlo en bolsas y entregarlo a los señores que recogen la basura, es fecalismo”.

         La investigadora agregó que “este hábito se promovió en la época en que aún existían fosas sépticas en México; sin embargo, desde hace algunos años, a partir de la construcción del drenaje, la forma de desecharlo cambió. Además, con el tiempo, los fabricantes han desarrollado un papel higiénico suave y apto para desintegrarse en el inodoro. Por lo que en realidad, el verdadero daño es mantener el papel sucio en el baño, pues así se está más expuesto a los gérmenes presentes en el excremento, que al diseminarse llegan a habitar el aparato digestivo de los humanos. Entre las bacterias que pueden encontrarse en el papel son las causantes de salmonelosis, cisticercosis, shigellosis, yersiniosis, o infecciones por campylobacter y E. coli”. (eluniversal.com.mx, 17-11-17).

         Entretanto, el “fecalismo político” se extenderá en las precampañas, y mucho más en las campañas del próximo año. A cuidarse y protegerse. No vaya a ser que nos tilden de pendejos, ¿verdad, Gustavo Madero? En todo caso, la guerra electoral que se avecina es entre cabrones y pendejos. ¿No siempre ha sido así, al menos en México?

        

Los días y los temas

 

Que Karime Macías de Duarte solicitó la devolución de varias de sus pertenencias que el actual gobierno estatal “aseguro” en una bodega de la ciudad de Córdoba. Ajá. Y las madres de hijos desaparecidos siguen buscando a sus seres queridos.

 

De cinismo y anexas

 

Estoy con Graham Greene: “Pienso que la Navidad es una fiesta necesaria; necesitamos un aniversario durante el cual podamos lamentar todas las imperfecciones de nuestras relaciones humanas. Es la fiesta del fracaso, triste pero consoladora”.

Ahí se ven. O nos vemos el próximo año.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Y cómo pasa el tiempo

           

Como es fin de año y los sentimientos afloran –debería ser siempre-, empiezo:

 

Como gasto papeles recordándote
como me haces hablar en el silencio
como no te me quitas de las ganas
aunque nadie me ve nunca contigo
y como pasa el tiempo que de pronto son años
sin pasar tú por mí, detenida
Te doy una canción

 

También:

 

El tiempo pasa
nos vamos poniendo viejos
y el amor no lo reflejo como ayer
y en cada conversación, cada beso, cada abrazo
se impone siempre un pedazo de razón

pasan los años y como cambia lo que yo siento
lo que ayer era amor se va volviendo otro sentimiento
porque años atrás tomar tu mano, robarte un beso
sin forzar un momento
formaron parte de una verdad

y el tiempo pasa
nos vamos poniendo viejos
y el amor no lo reflejo como ayer
y en cada conversación, cada beso, cada abrazo
se impone siempre un pedazo de temor

 

Así que les digo, ¿dónde he vivido estos años? Ahí les va.

 

Los días y los temas

 

El tiempo pasa. El próximo viernes 8 de diciembre, a las 13:00 horas, el Congreso del Estado conmemorará el 25 Aniversario del Edificio del Palacio Legislativo de Veracruz. Dicen que se prevé la presencia de arquitectos encargado de la obra y diputados de la LVI Legislatura. ¿Irán algunos muertitos?

         Recordemos algunos diputados integrantes de la LVI Legislatura estatal: Emilio Gidi Villarreal, Francisco Loyo Ramos, Esteban Lameiras y Olvera, Manuel Fernández Flores, Alfonso Luna Alfeirán, Jorge Moreno Salinas, Bertha Hernández Rodríguez, Carlos Rodríguez Velasco, José Luis Melgarejo Vivanco, Víctor Molina Dorantes, Manuel Muñoz Gánem, Leandro Rafael García Bringas, Alejandro Moreno Leal, Mariana Aguilar López, Guillermo H. Zúñiga Martínez, Mireya Toto Gutiérrez, Alfredo Magno Garcimarrero Ochoa, Mauricio Rullan Domínguez, Isidro Pulido Reyes, Rafael Carreón Álvarez, Víctor Hugo Martínez Cuervo, Jorge Sierra Gallardo.

         Un dato más. Según la Escritura correspondiente del año 1992, con el propósito de que el Poder Legislativo contará con un moderno y funcional edificio que fortalezca el desempeño de sus funciones al servicio del pueblo veracruzano, el Gobierno del Estado (el Gobernador era Dante Delgado Rannauro) donó, cedió y transfirió en forma gratuita a la H. Legislatura del Estado (el Presidente era el diputado Emilio Gidi Villarreal), la fracción de la superficie de terreno de 28,677.05 metros cuadrados y el Edificio en él construido conocido como Palacio Legislativo, con superficie construida de 17,800 metros cuadrados.

         Y cuando despertamos, el águila seguía ahí.

 

¿Cuál es la intención?

 

Sólo hay que irle pensando, si no que temiéndole más, porque a como van las cosas en México (donde a todas luces, a cada rato y por doquier la violencia se aviva), no nos queda de otra más que andar a la defensiva –¿a la expectativa también? Todos somos sospechosos. Se vive con suma preocupación, porque qué tal si el vecino o el que cruza a nuestro lado es el “maloso”, incluyendo a las autoridades encargadas de la seguridad. No generalizo, la mala fama de éstas ha ido creciendo por “circunstancias” producto de la podredumbre social harto conocida. Desde luego, no fue siempre así; antes, ese maldito antes, las instituciones contaban con nuestra confianza y total apoyo, sobre todo las militares. Pero ya ven ustedes, el mundo cambió y nuestro país no se ha quedado atrás, ha caído profundamente en la crueldad. Claro, no tiene la culpa el indio.

         En el asunto de la Ley de Seguridad Interior recientemente aprobada (falta la decisión del Senado, cuyos integrantes son pan con lo mismo), hay opiniones variadas y encontradas –¿a poco?-, pero la verdad es para preocuparse, pos los malandrines son astutos y no sería la primera vez y ni sorprendería que nos agarren de “a pechito” y ahora sí: “Todos al suelo, esto es un asalto”.

         “En la lógica regresiva –y represiva– del actual régimen federal, una ley repudiada por organizaciones de derechos humanos mexicanas y extranjeras, y cuestionada por organismos internacionales, como la ONU y la OEA, acabó siendo aprobada por los diputados del PRI y del PVEM, 14 del PAN e incluso algunos del PRD y uno de Encuentro Social. Esta ley temeraria da amplias prerrogativas a los militares, como la de decidir por sí mismos cuándo y dónde intervenir en casos de “urgencia” para restaurar el orden interno. Libres, pues, seguirán en las calles del país con licencia para usar o interpretar a su modo el nuevo precepto legal”. (proceso.com.mx,04/12/17).

         Da miedo hasta abrir la boca. Me pregunto qué pensará ahora Mario Vargas Llosa de México. Hace años dijo: “México es la dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México”.

         Luego dijo que “es una dictadura sui géneris, que muchos otros en América Latina han tratado de emular”. Recordó a los militares peruanos con Velasco Alvarado a la cabeza, y luego al mismo Alan García. “Tan es dictadura la mexicana”, continuó, “que todas las dictaduras latinoamericanas desde que yo tengo uso de razón han tratado de crear algo equivalente al PRI”. (elpais.com,01/09/1990).

         Claro, ahora con una promiscuidad política sui géneris que ya quisieran otros países. Ahora con acuerdos y alianzas que prometen –es lo único- dejarnos a merced de la ambición del poder.

         En aquel encuentro entre escritores, Octavio Paz le aclaró a Mario Vargas Llosa que “México no es dictadura, es un sistema hegemónico de dominación, donde no han existido dictaduras militares. Hemos padecido la dominación hegemónica de un partido. Esta es una distinción fundamental y esencial”. Habló luego de lo “bueno” que el PRI ha realizado. Explicó que no ha suprimido la libertad -aunque aceptó que sí la ha manipulado- que ha conservado la sociedad civil y que no es un partido conservador “como el de Francisco Franco”. Ustedes dirán.

         Perdone el lector, insisto. Pero la pobreza y desigualdades persisten y aumentan, “haiga sido como haiga sido”. Y ahora, ¿cómo nos defenderemos?

         Recuerdo  que Groucho Marx dijo que la justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música. Y también expresó, más dulcemente, que  “inteligencia militar son dos términos contradictorios”.

         Vaya, el político francés Georges Clemenceau señaló que la diferencia entre un civil y un militar es que el primero siempre puede militarizarse, pero el segundo rara vez puede civilizarse. ¡Gulp!

         Martin Luther King manifestó que una nación que gasta más dinero en armamento militar que en programas sociales se acerca a la muerte espiritual.

         ¿Acaso ya estamos muertos? ¿No hay otra vía para combatir a los “malosos” incrustados en el exterior e interior de sociedad mexicana, de arriba abajo, de lado a lado, de costado o de frente…? ¿O cuál es la intención?

 

De cinismo y anexas

 

No sé si ya se los compartí. En todo caso, sigue vigente. Del cuento “Carpe Diem”, del Rubem Fonseca: “…Sólo hay secuestros, narcotráfico, huelgas, desastres, un desfile de horrores, toneladas de granos pudriéndose en las bodegas del gobierno, corrupción del gobierno, nepotismo del gobierno, medidas del gobierno para estorbar a aquellos que quieren trabajar. Hay demasiado gobierno en nuestras vidas. ¿Cómo podemos hacer que Brasil crezca si ellos no nos dejan?”

Ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Una jaula fue a buscar a un pájaro

 

“Diciembre me gustó pa’ que te vayas…”, perdón, si apenas estamos en noviembre, pero es que ese maldito cambio de horario nos desequilibra, o al menos provoca contratiempos sociales, laborales y hasta biológicos. Porque otra cosa son los contratiempos y pérdida de tiempo que los políticos, malandrines y cómplices ocasionan todos los días desde hace mucho tiempo, y parece que lo hacen a propósito, se hacen penjamos, nos hacen penjamos y México feliz, aun en el descontento y… Ya pa’ qué hablar más de lo mismo. El chiste es que se nos va el tiempo, seguimos de la chingada y se nos está haciendo costumbre. Nada nos asombra.

Luis Cernuda escribió que el tiempo todo lo fatiga, hasta la dicha. Y alguien bromeó: “Pobrecito el reloj, tener que esperar en una cita”.

El tiempo: hasta eso nos quitan, dizque para ahorrar energía, esa que nos la están robando.

La mayoría de las personas, en el día del cambio de horario, amanece con el pie izquierdo o derecho, no hay de otra, salvo (con perdón) de los discapacitados. No recuerdo quien escribió lo siguiente:

“Toda cama tiene cuatro lados y cuatro esquinas (claro, en la actualidad las hay de todas las formas). Sin embargo, esto no es cierto. Toda cama tiene cuatro lados y cinco esquinas. La quinta esquina es por donde te escapas cuando la vida te ha fastidiado.”

Tiempo y muerte, qué delirio. Sí, desvarío en esta entrega. Pero hay un mundo que vivimos y sabe sólo a desperdicio, y pocos son los que, mínimo, se atreven a llamarlo por su nombre, para, mínimo, empezar a caminar hacia otros rumbos que no sean los que nos imponen.

Franz Kafka, en uno de sus aforismos, afirma: “Una primera señal de que empieza el conocimiento es el deseo de morir. Esta vida parece insoportable; otra, inalcanzable. El hombre ya no se avergüenza de querer morir; pide ser trasladado de la antigua celda, la que odia, a otra nueva que después aprenderá a odiar. Tiene cierta influencia un resto de fe respecto a que, durante el traslado, se presentará casualmente el Señor para ver al prisionero y decir: “No volváis a encerrar a éste. Viene conmigo”.

¡Ah, qué palabras! ¿Nos hace falta? Luego Kafka dice: “A partir de determinado punto ya no hay regreso. Es preciso alcanzar este punto”.

¿Será preciso que una jaula busque a un pájaro, Franz?

 

De cinismo y anexas

 

Mientras adoran a sus muertitos –con todo respeto- o sufrimos por nuestros “muertos asesinados” o seres queridos desaparecidos (la cosa no creo que mejore, por mucha lana que haya o “interés”, “voluntad” y etc. que dizque pongan las autoridades responsables), les dejo el texto “El aprendizaje”, de Alejandro Jodorowsky:

“-Maestro, quiero estudiar el arte de la espada, ¿cuántos años me llevará?

-Diez años.

-¡Pero eso es demasiado!

-Entonces, veinte años.

-¡Pero eso es más que demasiado!

-Entonces, treinta.”

 

Jodorowsky comenta: “Sin paciencia, no logramos nada. Hay que avanzar con tranquilidad; las cosas acabarán por llegar.

“En el fondo, el tiempo no cuenta. Es necesario comprender que un ser evolucionado no vive en el tiempo. Vive con el tiempo. Es el tiempo. Qué importa que realice una cosa en veinte años o en cuestión de segundos, si en verdad la realiza.”

Por lo pronto, ahí se ven.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

¿Nos rendimos?

 

A manos llenas de recursos y ambiciones empiezan los actores políticos a moverse rumbo al 2018 donde se combatirá, se peleará –¿a muerte?- por el poder en México, porque es difícil a estas alturas creerles que van a la contienda electoral del próximo año por mejorar la situación y luchar por construir un país para que salga del atolladero en el que nos ahogamos. “Ya estoy hasta mis pendejos cansancios”, me comentó un amigo. No había escuchado mejor definición a lo que nos está pasando a la mayoría de los mexicanos. Sí: pendejos y cansados. ¿Cómo salir?

Lo anterior sin referirnos al crimen organizado, a los fraudes, abusos, robos, violencia en cada esquina, engaños, etc. Indiferencia, intolerancia, todo, todito lo malo, caray. Agua pa’ mi molino, primero.

En fin, que da miedo pensar en lo que sigue. La esperanza muriéndose y yo durmiendo, dice un colega. Pero como escribió Anton Chejov, todo lo incomprensible inspira miedo. Así que hay que hacer lago. ¿Qué?

En la apocalíptica novela Rendición, de Ray Loriga, (Premio Alfaguara 2017), leo: “Nuestro optimismo no está justificado, no hay señales que nos animen a pensar que algo puede mejorar. Crece solo, nuestro optimismo, como la mala hierba, después de un beso, de una charla, de un buen vino, aunque de eso ya casi no nos queda. Rendirse es parecido: nace y crece la ponzoña de la derrota durante un mal día, con la claridad de un mal día, forzada por la cosa más tonta, la misma que antes, en mejores condiciones, no nos hubiera hecho daño y que sin más consigue aniquilarnos, si es que coincide por fin ese último golpe con el límite de nuestras fuerzas. De pronto, aquello en lo que no habíamos reparado siquiera nos destruye, como las trampas de un cazador que nos supera en habilidad y a las que no prestábamos atención mientras nos distraíamos con el señuelo. A qué negar, en cambio, que mientras pudimos también cazamos así, utilizando trampas, señuelos y grotescos pero muy efectivos camuflajes”. ¿Nos rendimos?

 

Los días y los temas

 

Interesante el reportaje “Biblioteca de la Ciudad de Xalapa se cae a pedazos; en riesgo, siglos de historia”, del periodista Héctor Juanz, que cito: “En un completo abandono mantuvieron cuatro gobiernos estatales a la histórica Biblioteca de la Ciudad en Xalapa. Duelas rotas y levantadas sobre los pisos, humedad en los muros, goteras; falta de equipo de fotocopiado y de equipo de seguridad para evitar el robo de libros son algunas carencias evidentes en este espacio que alberga además diferentes libros y documentos históricos de Veracruz.

“Lo que pasó fue que a las administraciones en el pasado no les importó el edificio. Hay un abandono desde la administración de Patricio Chirinos, Miguel Alemán, Fidel y ya no se diga de Javier Duarte de Ochoa” dijo en exclusiva para Versiones.com.mx, el actual director de la Biblioteca Central Estatal 1092 o “Biblioteca de la Ciudad”, Ángel Rafael Martínez Alarcón mostró las necesidades de mantenimiento del edificio”.

Me entristeció y me encabronó (¡cuándo no!). Ahí, hace muchos ayeres pasé tiempo leyendo y escribiendo y haciéndome pénjamo… Adorable biblioteca. Recuerdo lo que escribió Jorge Luis Borges en “A Leopoldo Lugones”: “Los rumores de la plaza quedan atrás y entro en la Biblioteca. De una manera casi física siento la gravitación de los libros, el ámbito sereno de un orden, el tiempo disecado y conservado mágicamente. A izquierda y a derecha, absortos en su lúcido sueño, se perfilan los rostros momentáneos de los lectores, a la luz de las lámparas estudiosas, como en la hipálage de Milton”. Aquellos tiempos.

Por cierto, en Egipto se llamaban a las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás, escribiera Jacques Benigne Bossuet.

Otro por cierto. Mi recordable Dalia Pérez Castañeda me envió lo siguiente: “Invitados están a la inauguración de la Galería de Arte Domínguez y Buis. Este nuevo espacio en Xalapa, además de conectar a coleccionistas con artistas, nace con la idea de cautivar y transformar a través del arte, promoviendo así la recreación e integración social. Es un espacio muy agradable, inicialmente se presentarán 5 artistas con distintas propuestas y trayectorias: Hiroyuki Okumura, escultura; Victoria Goren, pintura abstracta; Marco Lamoyi, pintura extensiva; Neón Carón, arte aumentado; Ryuichi Yahagi, instalación. Es un evento histórico en la cultura y el arte en Veracruz, ya que es la galería privada más grande de todo el estado y de las más grandes del País, con 210 metros en tres salas conceptuales”.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Actos de pura maldad

 

Un conflicto puede provocar una creación, recuerdo que dijo un personaje en la película Leonie, del director Hisako Matsui. El contexto de tal expresión es, desde luego, referido al acto creativo, pero en el fondo nos hace pensar, nos obliga a estar alertas en momentos difíciles para crear, en su sentido más amplio. En México las oportunidades de avanzar se nos han presentado muchas veces, y ya llevamos tiempo que nomás no logramos mejorar (claro, unos cuantos sí).

Que nuestro país es enormemente rico, lo sabemos; pero hartos estamos que nuestra riqueza no esté distribuida de manera equitativa. Con el sismo que sufrimos hace unos días, la respuesta fue buena, todos ayudamos y parecía que despertamos para reconstruir no sólo lo destruido, sino al país entero con la actitud de echarle ganas, no dejarnos engañar y levantar un México nuevo. Pero resulta que otra gran oportunidad se nos escapa, la estamos desperdiciando. Se trataría ahora de crear –a partir de un conflicto, una catástrofe-, de reconstruir, sí, pero también crear otra sociedad consciente, estableciendo las condiciones necesarias para crecer, sobre todo para los de escasos recursos, los sectores marginados e indígenas –siempre olvidados. Como se dice, no dar peces, sino enseñar y implementar la infraestructura económica y social idónea para pescar, con políticas públicas acordes a la nueva realidad.

Pero parece que todo seguirá igual. Seguirán los “apoyos”, las raquíticas despensas, las migajas, las sobras, las limosnas, pronto envueltos en corrupción y  vandalismo para lucrar de la desgracia ajena, telarañas de oportunismo, “unos a chingar y otros a no dejarse” o “de que lloren en mi casa…” Además, la pobreza da votos. Leo: “El presidente Enrique Peña Nieto dio el banderazo de entrega de las primeras tarjetas electrónicas por las que se distribuirán apoyos gubernamentales de hasta 120,000 pesos para los damnificados de las entidades federativas del país que perdieron sus casas a consecuencia de los sismos de septiembre pasado. En total, los pobladores afectados recibirán cuatro ministraciones mensuales de dinero en efectivo, a partir del mes que corre mediante sus tarjetas de Bansefi”.

También leo: “Los terremotos de septiembre trajeron además de la devastación, muerte y personas damnificadas sin vivienda y sin patrimonio, el riesgo de que los fondos gubernamentales y privados para la reconstrucción de las zonas afectadas se utilicen de manera incorrecta, alertan organizaciones civiles que buscan fiscalizar y seguirle la huella a ese dinero”. Ahí nomás. Algo me recuerda.

Y así seguiremos. Una vez más se nos irá otra oportunidad de avanzar, de crear y ser un país mucho, mucho mejor, con mayores beneficios para todos y desterrar la pobreza, el hambre, la ignorancia, el atraso, el conformismo, la apatía, la vendimia de los poderosos. Por ahí dicen que los mexicanos no somos pobres: somos pendejos… ¿O acaso muy chingones?

¿Habrá otra oportunidad para reaccionar?

 

Los días y los temas

 

Y la inseguridad aumenta, ¿quién lo duda? Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE)2017 del INEGI, se estima en 24.2 millones el número de víctimas de 18 años y más en el país durante 2016, y la percepción de inseguridad de la población de 18 años y más en las entidades federativas, se ubicó en 74.3 por ciento.

Bueno, no hay que alarmarse, “son actos de pura maldad”, parafraseando a Donald Trump.

 

De cinismo y anexas

 

Un amigo me comentó que la sociedad mexicana se está enfrentando a enemigos innombrables. Tons recordé a Jorge Volpi: “”Nos encontramos en un momento en que la civilización se halla amenazada: amenazada por distintas fuerzas que marcan nuestra época, del autoritarismo al populismo, de la demagogia a la discriminación, de los nacionalismos excluyentes a la migración”.

Me cae un poco –¿un poco?- de malestar que sólo pongamos nuestra bandera de México por todas partes en el mes de septiembre; de ahí, se guarda y la vemos sólo en actos cívicos. Bueno, también en tiempos de desgracia. ¿Y luego? ¿Se nos olvida? ¿Por qué no la sostenemos todos los días, a todas horas, en todos los rincones? ¿Por qué no la ondeamos aquí en China?

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Entre el ocio, las moscas y las leyes

 

“Un monstruo hay en el mundo: el ocioso”, escribió Thomas Carlyle. No sé si tenga razón, no tengo ánimos de reflexionarlo por el momento. Me da güeva, sobre todo ahora que pienso, parafraseándolo, que “un monstruo hay en el mundo: el demente”. Alguien me preguntó que si creo en el mal. Le contesté que sí, puesto que si hay bien, hay mal, como existen de igual modo la paz y la guerra, el amor y el odio, el yin y el yang, el equilibrio, la “normalidad”… En fin, que la ociosidad camina con tanta lentitud, que todos los vicios la alcanzan, dijo Benjamin Franklin. Y Séneca expresó que estar en ocio muy prolongado, no es reposo, es pereza. Ya me entienden mis lectores que estoy en reposo por unos días. Espero no me alcance la pereza.

Por eso digo que cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas, dijera el refrán. O sea… No sé qué carajos digo. Pero creo que me entienden.

Por cierto, en Eclesiastés (10.1-2) leo: “Las moscas muertas hacen heder y dar mal olor al perfume del perfumista; así una pequeña locura, al que es estimado como sabio y honorable.

“El corazón del sabio está a su mano derecha, mas el corazón del necio a su mano izquierda”. Que alguien me lo explique.

Por lo pronto, pa’ no hacerle caso al ocio, fui a la sesión de la Diputación Permanente de la LXIV Legislatura local a enterarme de los chismes en los pasillos del Palacio Legislativo y a conocer la iniciativa con Proyecto de Ley para la Atención, Intervención, Protección e Inclusión de las Personas con Trastorno del Espectro Autista para el Estado de Veracruz, presentada por la diputada Cinthya Amaranta Lobato Calderón.

El objetivo de la propuesta es “impulsar la plena inclusión educativa, social y laboral de las personas con el Trastorno del Espectro Autista en un ambiente libre de discriminación y con un enfoque de sus Derechos Humanos reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en los Tratados Internacionales, y garantizar políticas públicas, programas y acciones institucionales efectivas en favor de madres, padres, jefas de hogar, madres solteras, padres solteros, familiares, tutores, cuidadoras y cuidadores de las personas con Trastorno del Espectro Autista, en los ámbitos, de la salud, educativo, social y laboral”. Muy bien.

¿Cómo lograrlo? La legisladora local señaló: “Para el cumplimiento de lo dispuesto en la presente Ley, las dependencias y entidades de la Administración Pública estatal, los Ayuntamientos y Organismos Autónomos, formularán, respecto de los asuntos de su competencia, las propuestas de programas, objetivos, metas, estrategias y acciones, así como sus previsiones presupuestarias”.

Asimismo, “el Gobierno del Estado se coordinará con el gobierno federal, mediante la celebración de convenios, con el objetivo de alinear los programas estatales con la política pública y los presupuestos etiquetados en materia de atención, intervención, protección e inclusión de las personas con TEA, con arreglo al sistema competencial que corresponde a cada orden de gobierno, a fin de lograr una efectiva transversalidad de las políticas públicas. Los municipios se coordinarán con la Federación, el Gobierno del Estado y otros municipios…” Otra vez: muy bien.

La diputada fue clara y precisa: “Si bien es cierto, contamos con leyes que garantizan el ejercicio de los derechos humanos de todas las personas sin ningún tipo de discriminación, requerimos de un ordenamiento que logre incorporar las demandas específicas de las personas con el Trastorno del Espectro Autista y puedan acceder a condiciones de vida digna, justa y equitativa; el desafío es cumplir las leyes, crear las que faltan, eficientar recursos y voluntad política e institucional para construir oportunidades”.

La Iniciativa, aclaró, se enriqueció gracias al “Diagnóstico Psicoeducativo y Legal del TEA en Veracruz del Acuerdo Ciudadano para el Mejoramiento de la Calidad de Vida y la Educación Inclusiva para la Personas con Autismo en Veracruz”, alcanzado como producto del consenso entre madres y padres de familia; docentes, normalistas, especialistas; investigadores, terapeutas y psicólogos; maestras, maestros de USAER y CAM; supervisores y directores de escuelas regulares y de centros de educación especial que participaron en las Mesas de Trabajo: “Las Familias, el sistema Educativo, los terapeutas. ¿Cómo mejoramos la calidad de vida de las personas con Autismo en Veracruz?”

Cierto, diputada, “el desafío es cumplir las leyes, crear las que faltan, eficientar recursos y voluntad política e institucional para construir oportunidades”. Ojalá.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

Es-cena del crimen

 

Cuando asesinaron a su hijo, Javier Sicilia decidió dejar de escribir poesía. Cuando murió su esposa, Fernando Savater dejó de escribir. Entiendo, pero lamento tales determinaciones: nos perdimos de más místicos poemas, en el primer caso, y de penetrantes reflexiones filosóficas, en el segundo. Duele, desde luego, la ausencia del ser amado, sea la forma como nos los arrebata la muerte. Pero que le quiten la vida así porque así a la persona querida, sencillamente provoca llanto incontrolable y furia. Mas no se puede –para algunos- contestar de la misma manera, no el “ojo por ojo” porque quedaríamos ciegos.

La violencia ya es cotidiana: las cruces, veladoras y las cintas donde se inscribe “escena del crimen”, se multiplican a cada rato y en cualquier esquina, tanto que llego a decir: “es cena de los criminales” y es festín. Sicilia no se calló, continúa en la lucha. Savater se refugió, quiero creer, en la lectura y la soledad, pero ahí están sus escritos.

¿Cuándo vamos a reaccionar? ¿Qué podemos hacer? Perder el miedo y gritar, movernos. ¿Quién empieza? Ver en calma un crimen, es cometerlo, dijo José Martí. Eso estamos haciendo. ¿Dónde el asombro? Escena de la cena y festín de los malosos y pagarán justos por pecadores. Sí es una escena que sólo vemos hasta que nos toque ser los actores: víctimas. ¿Y los daños colaterales? Nadie sabe, nadie supo, nadie sabrá…

Caída libre hacia el abismo. ¿Hay paracaídas? Hay dolor y confusión: eso es lo que quieren. “La presencia no es nada. La ausencia todo”, no recuerdo quien lo escribió.

 

De cinismo y anexas

 

En estos tiempos hace falta reflexionar, crear, reír. Por eso, dado un tiempecito que me gané en el trabajo para serenarme –¿se podrá?-, reacomodo mis libros y releo los epígrafes de algunos de ellos; les comparto.

El agua del nadador que la divide.- Carlos Pellicer, en Albercas, de Juan Villoro.

La vida hay que vivirla hacia adelante, pero sólo se puede comprender hacia atrás.- Kierkegaard, en En movimiento, de Oliver Sacks.

Cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede identificársele por este signo: todos los necios se conjuran contra él.- Johnathan Swift, en la Conjura de los necios, de John Kennedy Toole.

Y trató de imaginar cómo se vería la luz de una vela cuando está apagada.- Lewis Carroll, en Tres tristes tigres, de Guillermo Cabrera infante.

Del libro La tabla de Flandes (delicioso juego inteligente de ajedrez narrativo), de mi admirable tocayo Arturo Pérez-Reverte les dejó algunos epígrafes que utilizó en cada capítulo:

Dios mueve al jugador, y éste la pieza. ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza?.- Jorge Luis Borges.

Entonces, Watson –dijo Holmes-. ¿No resulta curioso comprobar cómo, a veces, para conocer el pasado, es preciso conocer el futuro?.- R. Smullyan.

Dije: hay que reír. Les comparto algunos chistes citados por Samuel Schmidt, en En la mira. El chiste político en México:

 

**¡¡¡La sexta boda!!!

Va una mujer a visitar al padre Andrés y le comenta: padre, quisiera que me diga cuál es la fecha más cercana para que oficie una boda. Ya tenemos todo listo: los padrinos, el vino, la orquesta y, por supuesto, también el más hermoso vestido blanco que usted jamás haya visto.

Responde el sacerdote en un tono oscilante entre la reprimenda y el recordatorio:

-Hija, tú no puedes casarte por la Iglesia, y mucho menos de blanco. ¡Ésta es tu sexta boda!

-Sí puedo padre, ya que nunca se ha consumado realmente el matrimonio. Le voy a explicar:

La primera ocasión, me casé con un hombre de la PGR: puras pinches calentadas.

La segunda vez me casé con un hombre del PRI: puro dedazo.

La tercera, fue con un hombre del PRD: pura lengua.

En la cuarta, con un hombre del PAN: al principio iba bien y, ya estando arriba, se apendejaba.

En la quinta, me casé con uno del Congreso: puras mamadas.

Pero en esta ocasión será diferente puesto que me casaré con uno de Hacienda: ¡¡¡Y esos cabrones te cogen porque te cogen!!!

 

**

-Según las ultimas noticias, el Papa ha hecho público su deseo de ser enterrado en México cuando muera, ¿sabes por qué?

-Pues, para morir como Jesucristo, rodeado de ladrones.

 

**

-¿En qué se parece el gobierno a la mafia?

-En nada, porque la mafia está bien organizada.

 

**

El presidente envía a uno de sus colaboradores de confianza al primer campeonato mundial de corrupción. El ayudante llama por teléfono y dice:

-Tengo buenas noticias, señor presidente, quedamos en segundo lugar.

-Esas no son buenas noticias-responde el presidente.

-Bueno, íbamos en primer lugar, pero nos arreglamos para quedar en segundo.

 

**

Cuando el alcalde del pueblo hace una pausa durante la inauguración de una fuente, un “queda bien” grita:

-¡Me Adhiero! ¡Me Adhiero!

Ante esta expresión, el munícipe responde:

-A petición popular, esa fuente se convertirá en miadero.

 

**

Un amigo le dice a otro:

-Recién regresé de un congreso donde hablaron de la deducción inductiva, ¿tú sabes qué es eso?

-No-responde el amigo.

-Bueno, te voy a explicar. ¿A ti te gustan las peceras?

-¿Las que se manejan?

-No, hombre, no seas tonto. Las peceras donde hay peces.

-Sí, sí me gustan.

-Si te gustan las peceras, te gustan los peces.

-Sí, sí me gustan.

-Si te gustan los peces, te gusta el océano.

-Sí, me gusta mucho el océano.

-Si te gusta el océano, te gustan las playas.

-Me encantan las playas.

-Si te gustan las playas, te gustan las muchachas en bikini.

-Me fascinan las muchachas en bikini.

-Si te gustan las muchachas en bikini, te gusta acostarte con ellas.

-Claro, me fascina acostarme con ellas.

-Bueno, pues eso es la deducción inductiva.

El amigo se va satisfecho con la respuesta, se encuentra a otro amigo y le pregunta:

-Oye, ¿sabes qué es la deducción inductiva?

-No, no lo sé, explícame.

-¿Te gustan las peceras?

-¿Cuáles, esas que manejas?

-No, hombre, ésas que tienen peces.

-No, no me gustan.

-Pinche maricón.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

La misma gata…

 

Escuché el siguiente chiste:

 

-Oye, aceite, quieres juntarte con nosotros.

-No puedo juntarme con ustedes, chicos.

-Hidrófobo

 

Me acordé que hace unos días los Galileos coincidieron en señalar que el agua y el aceite se pueden mezclar. Vaya barbaridad: “Durante el Primer Congreso Nacional de la Iniciativa Galileos “Construyendo el Frente Amplio”, organizado por la Agrupación Política Nacional Galileos, los participantes, entre intelectuales, gobernadores y líderes partidistas, destacaron que en una situación de emergencia es de gran interés una coalición y que es posible que “el agua y el aceite se pueden mezclar”, por ello, señalaron, se debe mantener la unidad y evitar dividirse”. (Notimex,06-08-17).

No sé si algún día se mezcle el agua con el aceite, pero lo que no logren los científicos, seguro que lo harán, y pronto, los políticos mexicanos. Porque en México no hacemos bromas, vamos a lo que vamos, o dicho de otro modo, entre broma y broma, el Sancho se asoma…

Todo el poder y todo por el poder, o sencillamente todo por seguir manteniendo las componendas y privilegios; eso sí, juntos pero no revueltos. O lo que es lo mismo: la misma gata pero revolcada.

En México ¡sí se puede!

Cuando marea el poder y el dinero –que no es lo mismo pero es igual-, los políticos y compinches de toda clase, color y artimañas pareciera que nunca descansan, ahora mucho más puesto que se avecinan tiempos electorales (¡otra vez!) en todo el territorio mexicano “dinamitado”. Nuestros actores políticos hacen y deshacen, se confabulan, se escabullen y, cual iguanas, cambian de color y, cual víboras, hasta mudan de piel. Lo que menos importa son los hundidos. México sigue y seguirá de la chingada.

Carlos Drummond de Andrade escribió en El reverso de las cosas: “La democracia es una forma de gobierno en que el pueblo imagina estar en el poder”. Carajos, pobres de nosotros los mexicanos. Y dicen que estamos despertando. No lo creo, estamos somnolientos. ¿Cuándo entenderemos?

Y lo que nos falta.

 

Los días y los temas

 

Bien por la diputada Cinthya Amaranta Lobato Calderón. Hace poco  presentó la iniciativa de Ley Estatal para la Atención y Protección a Personas con el Trastorno del Espectro del Autismo, y la reforma a la Ley de Educación del Estado para erradicar la discriminación que sufren los niños y niñas con trastorno del Espectro Autista en los centros educativos de los niveles básico y medio, tanto en escuelas regulares como en las instituciones de educación especial y por tanto fortalecer y garantizar la Educación Inclusiva. Ojalá proceda.

No dejen de visitar la exposición de Kari Torres en las instalaciones del Palacio Legislativo. En entrevista, Kari dijo que su intención al exponer sus obras, es contextualizar a las personas sobre la realidad en la que vivimos y su finalidad es encontrar el bienestar humano, además de generar el gusto por el arte. ¡Gusto por el arte! Eso nos hace falta.

 

De cinismo y anexas

 

Con eso de la reforma a la Ley Estatal de Protección de los Animales recientemente aprobada, me acordé de Drummond:

“El animal del circo hace prodigios que el domador, si fuese animal, sería incapaz de ejecutar”

“El buey se sentiría feliz si probase un filete de hombre”.

Y se murieron el periodista Jaime Avilés y el caricaturista Eduardo del Río García “Rius”, Pa’ allá vamos, amigos. Pero como dijo Drummond: “Nos sorprendemos con la muerte como si ella no fuese el único fenómeno absolutamente previsible”.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

¿Nos reímos o lloramos?

 

Llámenla como la llamen, el chiste es que se trata de la muerte, en sus múltiples facetas y desmanes. Muerte natural, accidental, por enfermedad; muerte por asesinato, ejecución, abatimiento, atentado, homicidio, genocidio, parricidio, infanticidio, terrorismo, suicidio… Crímenes sin castigo, en la mayoría de los casos. Dejando a un lado el fallecimiento (¡qué eufemismo!) natural, accidental y por enfermedad (también tienen sus cuestionamientos), la muerte se aferra y guerrea por sus dominios: la humanidad entera. Y somos tan débiles (la carne es débil) que caemos en sus trampas, cedemos a sus encantos mortíferos: nos seguimos matando, nos autodestruimos. Vigorizamos nuestra venganza e indiferencia; desterramos nuestra conciencia y “eso que llaman amor”. Da gusto matar: nos deleita la sangre, la saboreamos; nos satisface el sufrir y el sangrar del prójimo. Lo que nos lleva a la reflexión y no son pocos los que han deliberado sobre el tenebroso asunto. La razón sucumbe; de regreso a la animalidad. ¿Aún vives, Charles Darwin?: “Como de cada especie nacen muchos más individuos de los que pueden sobrevivir, y como, en consecuencia, hay una lucha por la vida, que se repite frecuentemente, se sigue que todo ser, si varía, por débilmente que sea, de algún modo provechoso para él bajo las complejas y a veces variables condiciones de la vida, tendrá mayor probabilidad de sobrevivir y, de ser así, será naturalmente seleccionado. Según el poderoso principio de la herencia, toda variedad seleccionada tenderá a propagar su nueva y modificada forma”.

Pero qué digo, pensó el mudo, y escribió el manco. No he visto el espectáculo “La gran carpa de los horrores”, montado cerquita de Plaza Crystal, ahí en esa zona donde han sucedido algunos “contratiempos” de robos con violencia, intento de secuestro, tiroteos y ¿muertes? Todo Veracruz está hecho una “Gran carpa de los horrores”. ¿Nos reímos o lloramos?

 

Los días y los temas

 

El pasado 28 de julio fui a las oficinas de INDAUTOR-Xalapa, por los derechos de autor de mi obra titulado Los pecados del cielo y otros amores tiernos, después de esperar un largo mes y pagar taxis. La sorpresa fue que el nombre del autor (un servidor) no era el correspondiente, porque certificaron a nombre de “Jorge Antonio Rodríguez López”, siendo que debería ser “Jorge Arturo Rodríguez López”. ¿Pequeños descuidos? Por favor, ajusten su maquinaria para brindar un óptimo servicio y evitar contratiempos, sobre todo desperdicio de recursos económicos y humanos. Y se lo decimos a la mayoría de las oficinas federales y estatales, ni hablar de las municipales.

(Eso sí, la culpa no fue de Karla Sarquis Alarcón y Mirna Campos, quienes me atendieron muy bien en INDAUTOR).

El alcalde electo de Xalapa, Hipólito Rodríguez, y su séquito (al menos cuando han ido al Congreso estatal) en verdad que tienen cola…

 

De cinismo y anexas

 

Hace unos días murió Ramón Xirau. Lo conocí en una conferencia sobre su libro El tiempo vivido, donde escribe, a propósito de El ser y la nada, de J. P. Sartre: “No existen “instantes”. Existe un tiempo lleno de posibilidades, casi siempre desconocidas. Existe sobre todo un tiempo humano en el que, de “nada” en “nada”, no somos lo que fuimos, no somos lo que seremos, no acabamos de ser lo que ahora somos”.

Alejandro Jodorowsky afirma que hay que buscar lo imposible, como el arquero que tira y tira flechas a la luna y nunca le atina, pero se convierte en el mejor arquero.