China advierte a sus ciudadanos que Estados Unidos es un país peligroso

 China lanzó una advertencia para los ciudadanos que estén por viajar a un país extranjero donde la violencia armada es “sumamente frecuente”.

¿Cuál es ese país tan peligroso? Estados Unidos.

El aviso, publicado por la embajada de China en Washington el sábado, fue el último esfuerzo de China para advertir a sus turistas sobre un territorio donde la violencia armada mata a tantas personas como los accidentes automovilísticos, un índice que excede el de cualquier otra nación poderosa.

El aviso también decía que los robos a mano armada y los hurtos eran comunes en Estados Unidos y les advertía a los turistas chinos ser cuidadosos con la gente “sospechosa” en ese lugar.

“Evita salir solo durante la noche”, recomienda el aviso. “Si estás en peligro, por favor, mantén la calma y llama al 911”.

Algunos usuarios de las redes sociales en China se tomaron la advertencia muy en serio.

“Este es un amable recordatorio para todos: Estados Unidos no es seguro”, escribió un usuario en Sina Weibo, un servicio de microblogs.

China, con una población de casi 1400 millones de habitantes, es líder mundial desde 2012 en cantidad de turistas que viajan al extranjero, según informaron las Naciones Unidas el año pasado. Sus turistas gastaron 261.000 millones de dólares fuera de su país en 2016, más del doble que los viajeros de Estados Unidos, lo cual los posicionó en el segundo lugar en relación con el gasto total del turismo internacional.

El aumento de turistas chinos en el extranjero está relacionado en parte con el aumento de sueldos, pero también con la idea compartida entre un creciente segmento de gente acaudalada de que el turismo en el extranjero es un indicador de calidad de vida, según una encuesta a turistas chinos y de otros lugares realizada en 2017 por Nielsen, una empresa de investigación de mercados. Casi la mitad de los chinos que contestaron la encuesta dijeron que la seguridad del destino podría tener un efecto en su decisión de viajar.

El número de turistas chinos que visitan Estados Unidos ha ido creciendo constantemente, hasta llegar a cerca de tres millones en 2016, en contraste con los 525.000 que visitaron el país en 2009, según datos del Departamento de Comercio.

Sin embargo, el informe anual de China sobre los derechos humanos en Estados Unidos, elaborado y publicado como respuesta al informe anual sobre los derechos humanos en China publicado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, habitualmente menciona la violencia armada. Además, la reciente advertencia de la embajada china no es la primera de ese tipo.

Después de que un estudiante chino recibiera un tiro y muriera en Arizona en 2016, la embajada advirtió sobre viajar a “escenarios criminales y barrios peligrosos”. Asimismo, en 2017, el consulado chino en Los Ángeles publicó una guía traducida como respuesta a los tiroteos recientes.

En febrero, después de que un hombre armado matara a diecisiete personas en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, un periódico controlado por el Partido Comunista en el poder criticó a Estados Unidos por su alto nivel de violencia armada. Señalaron que los reclamos de Estados Unidos sobre los derechos humanos en el extranjero eran moralizantes e hipócritas si se tomaba en cuenta el fracaso de Washington para prevenir el derrame de sangre en casa.

Además, en abril, el Ministerio del Exterior chino lanzó un aviso a través de WeChat, una plataforma de mensajería, para advertir que los crímenes armados sucedían de forma frecuente en Estados Unidos.

“Sean cuidadosos y prepárense para la posibilidad de que sucedan crímenes con armas de fuego en oficinas, escuelas, casas y lugares turísticos”, decía el aviso.

Los ataques con armas blancas son relativamente comunes en China, donde las armas de fuego están bajo regulaciones estrictas, aunque el nivel de violencia allí no es ni remotamente similar a lo que ocurre en Estados Unidos.

En 2015, un estudio descubrió que de 1966 a 2012, el 31 por ciento de los atacantes en tiroteos masivos en el mundo eran de origen estadounidense. Ajustado al nivel de población, decía el estudio, solamente Yemen tenía un nivel más alto de tiroteos masivos que Estados Unidos entre los países con más de diez millones de personas.

En 2016, un informe de Small Arms Survey, un grupo sin fines de lucro en Suiza, decía que el índice de mortandad debido a homicidios por arma de fuego en Estados Unidos era de 31,2 muertes por cada millón de personas. Los únicos países donde los índices eran más altos eran El Salvador y México, con índices de 446,3 y 121,7 muertes por cada millón de personas, respectivamente.

Por otro lado, el informe decía que el riesgo de morir por arma de fuego en China —1,6 muertes por cada millón de personas— era más o menos equivalente a morir en un accidente aéreo en Estados Unidos. (Y en Japón, donde el índice era de 0,1 muertes por cada millón de personas, el riesgo era igual a la posibilidad de que te caiga un rayo en Estados Unidos).

El Departamento de Estado lanzó en enero una advertencia para los estadounidenses que planean viajar a China acerca de las detenciones arbitrarias y las restricciones especiales para gente con doble nacionalidad estadounidense y china. Pero no dijo nada sobre la violencia y se refirió a otro informe del Departamento de Estado en el que señaló que China es “considerado un lugar seguro en general”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *