Coadyuva el Congreso en regularización de terrenos en toda la entidad


La presidenta de la Comisión Permanente de Hacienda Municipal, María del Carmen Pontón, dijo que se legalizó más de 4 mil lotes en distintos municipios

Xalapa, Ver.

La Comisión Permanente de Hacienda Municipal de la LXIII Legislatura del Estado ha coadyuvado a la regularización de más de 4 mil lotes en toda la entidad, y entre los ayuntamientos que más han impulsado este proceso, para dar certeza jurídica a los ciudadanos, están Papantla, Jáltipan y Tantoyuca, informó su presidenta, diputada María del Carmen Pontón Villa.

Consideró que se trata de un logro muy importante, porque la gente que vive en zonas ejidales o terrenos irregulares se resiste a legalizar sus predios, al ignorar que esta acción implica muchos beneficios, como poder heredar un patrimonio a sus hijos.

Cuando alguien carece de escrituras de terrenos y viviendas –continuó– está expuesto a ser despojado o enfrentar conflictos delicados: “Incluso las escuelas corren el riesgo de que algún particular reclame como suyo el predio que ocupan”.

De acuerdo con la Diputada local, en el caso de municipios como Papantla, Jáltipan y Tantoyuca ha existido mucha voluntad de las autoridades y de la población, pues con la regularización, al mismo tiempo que el Ayuntamiento obtiene ingresos, los propietarios logran certeza jurídica sobre sus tierras y casas.

En contraparte –expuso María del Carmen Pontón– hay lugares donde nadie se preocupa por el asunto, ya que para los funcionarios municipales implica trámites, obtener medidas y colindancias, y elaborar los planos respectivos.

“Cuando un precio se regulariza queda inscrito en el Catastro y el Padrón de Contribuyentes, por lo que su dueño debe pagar el Impuesto Predial. Aunque finalmente todos salen ganando, porque el Ayuntamiento puede hacer un cobro anual bajo, de entre 60 y 100 pesos, y el ciudadano ya es legítimo propietario del bien”, agregó.

Afirmó que de cualquiera manera, al ciudadano le conviene más regularizar su situación, que exponerse al riesgo de una invasión, despojo o un conflicto legal que pueda costar mucho dinero, y prolongarse durante años.