Desde la esquina

Reconocimiento

Por Raymundo León

Conrad Morinchell Baxin es un profesor que merece el reconocimiento de todos.

Gracias a él, el país conoce un hecho lamentable sucedido en la Escuela Primaria Leona Vicario, de la comunidad Tlapacoyan, Santiago Tuxtla, en la que presta sus servicios.

Conrad Morinchell es docente del tercer grado Grupo B y forma parte de un grupo de 20 profesores que están bajo la dirección de Judith Mirón Beristain.

Lo sucedido en esa escuela llama la atención y se convierte en una exigencia para que las autoridades educativas del estado pongan muchísima atención respecto de lo que hacen las asociaciones de padres de familia en los planteles escolares.

En el video del profesor que circuló en redes sociales se ve cómo María del Carmen Cruz Hernández, presidenta de la asociación de padres de familia de la citada escuela, recoge sus libros de texto a los niños debido a que sus papás no pagaron la aportación voluntaria. En otra toma, aparece la misma mujer definiendo a qué niños se les entrega libros y a quienes no. Incluso, se le oye decir: “Yo no le voy a dar (libros) a esta niña porque su mamá debe mantenimiento” en una clara actitud de discriminación que podría llegar hasta el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

Es un video de 4 minutos y 24 segundos tomado por el mismo maestro que muestra con claridad lo que podría estar sucediendo en muchas de las escuelas de Veracruz.

Cada ciclo escolar, las asociaciones de padres de familia, muchas veces en contubernio con directivos escolares, establecen condiciones bajo las cuales los padres de familia pueden inscribir a sus hijos en determinados planteles. Las autoridades educativas estatales saben de esa práctica, pero prefieren hacerse de la vista gorda. Entre las condiciones están, por ejemplo, depositar cierta cantidad de dinero en el banco, en una cuenta generalmente a nombre de una persona, y presentar el baucher en el momento de la inscripción de los niños, no después, lo que es una clara condicionante de inscripción. Otra es entregar, en una sola exhibición, artículos de limpieza o escolares de determinada marca y en las cantidades solicitadas.

A pesar de las denuncias de cientos de padres de familia por estas prácticas, las autoridades educativas se deslindan bajo el argumento que las asociaciones de padres de familia no se encuentran bajo su jurisdicción pasando por alto que las reprobables acciones se llevan a cabo al interior de escuelas que sí son jurisdicción de las autoridades educativas estatales. Además, hay que recordar que la SEV sostiene económicamente a una asociación estatal de padres de familia que hasta ahora nadie sabe qué es lo que hace ni a qué intereses responde.

El 22 de mayo de 2013 Diana Santiago Huesca, diputada de la LXII Legislatura, presentó una iniciativa de ley para reformar el artículo 102 de la Ley de Educación para el Estado de Veracruz. En su propuesta argumentó que se prevé el derecho de los padres a constituir asociaciones con el objeto de representar intereses que les sean comunes en materia educativa ante las autoridades escolares y colaborar con éstas en el mejoramiento de los edificios escolares y en las acciones que emprendan para beneficio de los alumnos.

En ese entonces, la legisladora señaló que la Ley de Educación para el Estado ordena en su artículo 102 que la organización y funcionamiento de las asociaciones de padres de familia en lo concerniente a sus relaciones con las autoridades de las escuelas se sujeten a las disposiciones que emita la autoridad educativa federal, disposiciones que se contienen en un reglamento expedido conforme a la anterior Ley Federal de Educación y que no se ha actualizado en razón de que desde 1992 se descentralizó la función educativa, por lo que se transfirieron de la federación a las entidades federativas las principales atribuciones en esta materia.

Lo anterior explica que en lo referente a las asociaciones de padres de familia exista un vacío legal, toda vez que el reglamento al que deben sujetarse está desfasado del derecho positivo y de la realidad social, pues se emitió para un orden jurídico y un tiempo muy diferentes a los actuales. Desde la fecha referida, nadie ha hecho caso de la mencionada iniciativa de ley.

Por ello, es deseable que cada día en cualquier lugar del estado haya otros profesores que como Conrad Morinchell Baxin denuncien el mal actuar de las asociaciones de padres de familia que muchas veces en contubernio con directivos escolares lesionan el derecho de los niños de recibir educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *