Desechan Secreto Bancario Aceptan como prueba reporte de estados de cuenta de Gabriel Deantes

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores ntregó los estados de diversas cuentas a nombre de Gabriel Deantes Ramos, como parte del proceso judicial en su contra por el delito de enriquecimiento ilícito

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) hizo a un lado el secreto bancario, a petición de la Fiscalía General del Estado (FGE) y entregó los estados de diversas cuentas a nombre de Gabriel Deantes Ramos, como parte del proceso judicial en su contra por el delito de enriquecimiento ilícito de cerca de 60 millones de pesos.

Así, este jueves el juez de Control Marco Antonio Rodríguez Lobato dio entrada a los 119 datos de prueba presentados por Deantes Ramos, ex secretario del Trabajo, así como a los 17 de la Fiscalía General del Estado, con lo que las partes se alistan para ir a juicio.

En una audiencia que duró más de 12 horas y en las que fueron presentados diversos datos de prueba, consistentes en estados de cuenta, nombramientos, testimoniales, oficios, pruebas materiales y certificaciones, el juez determinó dar entrada a todas y cada una de las presentadas por las partes, sin depurar alguna.

 

Por ese tema, la Fiscalía interpuso en el acto el recurso de saneamiento, puesto que existieron de parte de la defensa datos de prueba ilegales, por no haberse presentado dentro del plazo establecido para el descubrimiento probatorio, como lo fue una declaración patrimonial anual de Deantes.

Además, el juez violentó el Código Nacional de Procedimientos Penales, que establece que no pueden aceptarse datos de prueba en un idioma distinto al español salvo que vayan acompañados de sus debidas traducciones, lo que no fue el caso en al menos 11 de ellos, que son estados de cuenta en inglés emitidos por First National Bank, referentes a cuentas en las que Deantes es titular y cotitular.

Dentro de la aportación de los medios de prueba, Deantes Ramos comenzó a repartir culpas de la acusación de enriquecimiento ilícito en su contra, pues exigió carearse con los ex contralores Ricardo García Guzmán y Guillermo Moreno Chazzarini.

Durante la audiencia de etapa intermedia, la defensa del ex funcionario duarista intentó evitar que los informes de la CNBV fueran incluidos, sin embargo, el juez de control decidió tomarlo en cuenta, así como diversas testimoniales de empleados de la Contraloría General del Estado que avalan su incremento desproporcionado.

Los fiscales establecieron que el enriquecimiento ilícito de Gabriel Deantes en su paso por la subsecretaria de Administración y Finanzas, la Oficialía Mayor de la SEV y la Secretaría de Trabajo y Previsión Social es de 58 millones 951 mil 889 pesos, que no se lograron justificar, tomando en cuenta sus ingresos como servidor público.

Peritos especializados en contabilidad establecieron que esa es la riqueza que al menos no tendría forma de justificar el compadre de Javier Duarte de Ochoa, pues señalaron que había cuentas bancarias ocultas por Gabriel Deantes, en bancos como Scotian Bank, Banorte y Actinver.

De igual forma, la defensa buscó impedir que todos aquellos elementos indiciarios en contra de su cliente pudieran ser ingresados, ante lo cual, el juez de control les señaló que llegada la etapa de juicio podrán cuestionar la validez o no de los mismos.

En cuanto al monto, la defensa acusó que la Fiscalía estaba reformulando la imputación y por tanto le estaban violando sus derechos humanos, pues primero lo habían señalado de un enriquecimiento de poco más de 30 millones y ahora de casi el doble, ante lo cual se estableció que la acusación sigue siendo la misma, y como parte de la etapa de investigación se han tenido más datos que establecen que la riqueza indebida es mucho mayor.

Gabriel Deantes hizo entrega de un boletín y dio unas declaraciones en las que resaltó no haber huido y acudir ante el juzgado cada vez que se le ha requerido.
“Les comunico que en esta audiencia ofrecí un total de 119 pruebas, mismas que son contundentes para la acreditación de mi patrimonio, así como también para acreditar que no ha existido nunca un enriquecimiento ilícito como tampoco un incremento desproporcionado de mi patrimonio”, refirió.

Al final de la audiencia, se dio apertura a la audiencia de juicio, misma que deberá tener lugar en no menos de 20 días y no más de 60 días naturales, a partir de la conclusión de esta audiencia intermedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *