Mar. Jul 23rd, 2019

“¡Eh, Putin!”, el cántico que ha provocado el enfado de la Embajada de Rusia en México

La cervecera Victoria sugirió cambiar el grito homófobo de “¡Eh Puto!” por uno con el apellido del presidente ruso

La Federación Mexicana ha sido multada más de 10 ocasiones por un grito: “¡Eh, puto!”. El cántico conlleva un término que deriva en una forma peyorativa para referirse a un homosexual. Los hinchas mexicanos han defendido el grito. La FIFA lo ha rechazado. Una cervecera tuvo un arrebato de creatividad y lanzó una campaña publicitaria para adaptarlo como ”¡Eh, Putin!”, en referencia al presidente del país que organizará el Mundial. Una propuesta que ha enfadado al Gobierno ruso.

La connotación molestó al embajador de Rusia en México, Eduard Malayán. “No estamos tan tontos para entender que es un juego de palabras”, comentó el diplomático. “No es costumbre gritar nombres o apellidos de personalidades políticas en nuestros estadios”, comentó en referencia a la publicidad de la cervecería Victoria parte de Grupo Modelo, uno de los gigantes del mercado.

“Los mexicanos somos ingeniosos, creativos y creo que han quedado un poco sosas o flojas las diferentes campañas que se han tratado de hacer”, comentó Edson Noyola, director de marcas regionales de Grupo Modelo, a La Jornada hace unos días. “Queremos hacer un cambio positivo, apelamos a que el grito es parte de la cultura mexicana (…) sin ningún afán de agredir o insultar a nadie, mucho menos al presidente de Rusia”, había dicho.

La ejecución fue enmarcada en la frase “En Cerveza Victoria le dimos la vuelta al grito porque #LoChingónDeRusia está aquí” y mostraban a un aficionado con una máscara de plástico del presidente Putin.

La oficina del equipo de relaciones públicas, tras la declaración del embajador ruso, entró en crisis. Retiraron los anuncios en todas sus cuentas digitales. A los trabajadores de las agencias de publicidad se les restringió hablar del tema. “No podemos dar declaraciones hasta tener una postura oficial”, comentó uno de los voceros de Victoria a este diario.

La Federación mexicana, al principio, defendió el cántico al señalar que era parte de la identidad de su hincha. Once multas después recularon. Empezaron a pedirle a los suyos que el grito podía restarles puntos durante las eliminatorias para el Mundial. El alarido continuó y no les restaron unidades.

El año pasado, durante la Copa Confederaciones, la FIFA dio un ultimátum a los aficionados de México para abstenerse de gritar “¡Eh, puto!”. El máximo organismo creó la figura de “agente anti discriminación”. Durante un partido México-Nueva Zelanda, el personal retiró a dos espectadores que lo habían hecho.

“Nosotros lo gritamos en el partido contra Portugal [en el primer juego de la Confederaciones]. Después tomaron cartas en el asunto y empezaron a sacar gente. Intentamos con el ¡Eh, Putin!, pero las autoridades nos dijeron que no quería nada similar”, comenta Gabriel Galván, uno de los miembros del grupo de animación llamado Ola Verde. La agrupación viaja a todos los partidos de México a nivel internacional, los federativos mexicanos les tienen en alta estima. “Este Mundial no lo vamos a gritar”, concluye.