El Canelo habla de su próxima pelea, Golovkin y la Fórmula 1

Canelo Álvarez en Nueva York.

Ha sido un año de altibajos para Saúl “el Canelo” Álvarez, aunque, al final de cuentas, el éxito ha prevalecido. Una prueba positiva de dopaje demoró su gran revancha en contra de Gennady Golovkin, pero Álvarez al final ganó el combate por decisión mayoritaria. Ahora, se volverá a poner los guantes en otra pelea, a celebrarse el 15 de diciembre, que será su debut en Nueva York, en el Madison Square Garden. Es parte de un acuerdo para la transmisión de once peleas con el servicio de emisión DAZN; los reportes indican que recibirá más de 300 millones de dólares.

El boxeador mexicano tiene un récord destacable de 50-1-2; su única derrota fue contra el gran Floyd Mayweather en 2013. Para la próxima pelea, Álvarez subirá de peso a los supermedianos y se enfrentará a Rocky Fielding, británico que actualmente tiene el cinturón de campeón de categoría de la Asociación Mundial de Boxeo y a quien la revista The Ring clasificó como el noveno de la división.

Álvarez y Fielding hablaron con reporteros y editores de The New York Times. La entrevista ha sido editada y condensada.

En los últimos años, en general, has peleado dos veces por año. Ahora estarás de regreso apenas tres meses después del duro combate frente a Golovkin. ¿Qué hizo que volvieras tan pronto?

Álvarez: Me gusta estar activo. Me gustaría cerrar el año con dos peleas. Me gustan los desafíos y quiero acabar el año de esta manera.

Lo más común es que pelees en las 160 libras, y ahora buscas hacerlo en las 168. ¿Te cuesta trabajo quedarte en las 160 libras?

Álvarez: No, no me cuesta llegar al peso. Me siento fuerte en las 160 libras. En pocas palabras, solo quiero entrar a los libros de historia.

Nunca han peleado en el Madison Square Garden. Dígannos qué opinan de venir a Nueva York.

Álvarez: Durante muchos años he querido pelear en el Madison Square Garden. Me gusta la idea de pelear ahí. Es algo importante para la historia del boxeo. Los grandes boxeadores como Muhammad Ali —creo que no tengo que nombrar a nadie más— se han enfrentado en ese recinto. Así que es importante pelear ahí.

Fielding: Es la meca del boxeo. Es bueno ser parte de ella.

¿Rocky es tu nombre verdadero?

Fielding: No, es Michael. Cuando nací pesé 4,7 kilos y mi papá dijo que era como una pequeña roca. Se me quedó desde entonces.

Canelo, ¿por qué nunca hubo una segunda pelea contra Mayweather?

Álvarez: Me gustaría volvérmelo a encontrar. Quiero quitarme esa espina. En ese momento, me sentía listo. Quedó claro que estábamos equivocados. No tenía la experiencia. Fue la experiencia —o la falta de esta— la que me derrotó. Ahora estoy más maduro, sería un combate totalmente distinto.

¿Esta será la pelea más difícil que puedes tener ahora?

Álvarez: Para mí es un reto. Subir de peso es un desafío. Él es campeón por algo. Entrenaré como si fuera la pelea más difícil de mi carrera.

En septiembre le ganaste a Golovkin por decisión mayoritaria. Supongo que estás de acuerdo con el veredicto. ¿Hay alguna posibilidad de que haya una tercera pelea en contra de Golovkin?

Álvarez: Hubo dos peleas con Golovkin y fueron cerradas. Creo que gané en las dos. En la segunda, sentí que gané por un margen más amplio, más de lo que me dieron los jueces. Pero así lo vieron ellos. Si los aficionados quieren una tercera pelea, entonces la haremos.

Rocky, ¿cómo sucedió esta pelea? ¿Canelo solo te llamó y dijo “Quiero pelear”?

Fielding: ¡Justo así fue! Fue una sorpresa; él es peso mediano. Ahora estamos aquí. Es una enorme oportunidad para mí. Agradezco la llamada.

Canelo, ¿estás confiado en que vas a noquear a Rocky?

Álvarez: Me subo al cuadrilátero para lograrlo. Lo que sea que se me presente: un nocaut o una decisión.

Rocky, ¿crees que vas a noquear al Canelo?

Fielding: Yo pienso igual. Voy a ganar como sea posible.

Canelo, ¿quiénes más en tu familia son pelirrojos? Casi pareces más británico que tu oponente.

Álvarez: De mi familia y hermanos, soy el único pelirrojo, pero tengo primos que también lo son.

Fielding: ¡Mi hermano menor es pelirrojo!

Las conmociones cerebrales son un grave problema en el boxeo. ¿Les preocupa su salud en el futuro?

Álvarez: Es un deporte de contacto, así que estamos expuestos a todo ese tipo de riesgos. Un golpe puede cambiar todo, pero con el entrenamiento podemos minimizar estos riesgos. A fin de cuentas, existe la posibilidad de que pase cualquier cosa. Pero es lo que nos gusta hacer. ¿Que si pienso en eso? Ahora no, porque es lo que me encanta hacer.

Fielding: No, no me preocupa. Lo he practicado desde niño.

De los que estamos aquí presentes, no hay muchos colegas de The New York Times que se hayan peleado con alguien últimamente. Así que me gustaría preguntarles qué se siente golpear a alguien en el rostro. ¿Se siente bien?

Álvarez: Es la mejor sensación del mundo. Es el instinto del peleador. Es lo que queremos hacer en el cuadrilátero. Esa es la realidad. Tienes que lastimar a tu oponente.

Fielding: Es una gran sensación.

¿Conoces el Madison Square Garden, Rocky?

Fielding: Sí, vine hace algunos años. Fui al Madison Square Garden y vi un juego de baloncesto. Pensé: “Imagina pelear aquí”. Me tomé una foto afuera y la publiqué con la etiqueta “#AlgúnDía”. Estoy aquí ahora para pelear contra la estrella más grande del boxeo. Mi historia es una locura.

Estos días en Estados Unidos se habla mucho sobre los atletas y su lugar en la política. ¿Sienten alguna responsabilidad o presión por mezclar la política, el estado actual del mundo, con el boxeo?

Álvarez: Nunca digas nunca, pero no está en mí involucrarme en la política. No me gusta. En realidad, no me llama la atención.

Fielding: Ya hay suficiente política en el boxeo.

Canelo, tuviste problemas con una prueba de dopaje este año. ¿Te sientes confiado de estar limpio?

Álvarez: Sin lugar a dudas.

Tu equipo dice que el resultado de la prueba fue culpa de carne contaminada que comiste en México. ¿Ahora eres más precavido con lo que comes?

Álvarez: De hecho, ya dejé de comer carne en México. Solo lo hago en Estados Unidos porque aquí hay más regulaciones. En México, tenemos ese problema con la carne.

Si no fueran boxeadores, ¿a qué se dedicarían?

Fielding: No tengo idea. Esto es lo único que sé hacer. He jugado futbol. No sé qué podría hacer.

Álvarez: Siempre me hacen esta pregunta y en realidad no sé qué responder, pero, ahora que lo pienso, si no fuera el boxeo, me gustaría ser piloto de la Fórmula 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *