El ‘efecto Trump’ pierde fuerza y los cruces fronterizos aumentan

Los refugios para migrantes a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos se están llenando de nuevo. Los abogados migratorios de la región dicen que se les están acumulando los casos. A lo largo del suroeste de ese país, los agentes fronterizos están deteniendo a más de mil personas al día.

Unos cuantos meses después de que las aprehensiones en la frontera llegaron al nivel más bajo en 17 años —lo que los funcionarios del gobierno celebraron como “el efecto Trump”—, la cantidad de migrantes que tratan de ingresar a Estados Unidos ha vuelto a crecer. En diciembre la cifra sobrepasó los 40.000 detenidos en la parte suroeste de la frontera de México con Estados Unidos, más del doble de la cifra de la primavera, de acuerdo con nuevos datos del Departamento de Seguridad Nacional.

Muchos factores, como la economía y la violencia de las pandillas en Centroamérica, desempeñan un papel en los patrones migratorios. Sin embargo, también parece que el efecto disuasivo del discurso rudo del presidente Trump y de la intensificación de la aplicación de la ley migratoria ha comenzado a perder fuerza.

En entrevistas, los voluntarios y abogados a lo largo de la frontera dicen que los migrantes y los traficantes han dejado de ocultarse o retrasar sus planes, pues han decidido que tratar de poner un pie en un país seguro y pudiente no se ha vuelto algo tanto más arriesgado que en el pasado.

“Creo que este fue un periodo de ‘Vamos a esperar y ver qué pasa’”, dijo Ruben Garcia, director de Annunciation House, un albergue en El Paso, Texas, que da refugio a personas que acaban de cruzar la frontera en lo que encuentran un lugar más permanente dónde vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *