El exvicepresidente de Argentina, Amado Boudou, es condenado por corrupción

El exvicepresidente argentino Amado Boudou fue condenado el martes a cinco años y diez meses de prisión por la apropiación de una imprenta de papel moneda de Argentina, uno de los casos de corrupción más sonados durante el kirchnerismo.

Boudou, de 55 años, fue condenado por un tribunal federal por cohecho pasivo —recibir sobornos— y negociaciones incompatibles con la función pública a raíz de la adquisición, a través de testaferros, del 70 por ciento de la empresa Ciccone Calcográfica cuando ejercía como ministro de Economía durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

“Hay una cuestión de revancha de clase”, dijo el político ante el tribunal. “Los políticos que deciden transformar la realidad son perseguidos inicialmente de forma mediática y después por el sistema de administración de leyes”.

Según el diario La Nación, el juez Ariel Lijo interpretó que el exfuncionario intervino para que se levantara la quiebra de la imprenta y así poder quedarse con el 70 por ciento de sus acciones como pago por su intervención. La fiscalía argentina había solicitado una condena de cinco años y seis meses para Boudou, al igual que la Oficina Anticorrupción. La Unidad de Información Financiera (UIF) había propuesto seis años y su detención.

El tribunal dispuso su encarcelamiento inmediato, le aplicó una multa de 90.000 pesos (unos 3200 dólares) y estableció su inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

El tribunal también condenó a José María Núñez Carmona, amigo y socio de Boudou, a cinco años y seis meses de prisión; y a Nicolás Ciccone, antiguo dueño de la imprenta, a cuatro años y seis meses. Tanto el exvicepresidente como Núñez Carmona ya habían estado detenidos en el penal de Ezeiza durante 70 días bajo cargos de enriquecimiento ilícito, pero en enero de este año la Cámara Federal porteña ordenó excarcelar los. El diario Clarín afirmó que la defensa de Boudou presentará el miércoles una apelación de la prisión.

La sentencia contra el exvicepresidente se conoce días después de que se divulgaran los resultados de una investigación sobre una red de corrupción que involucra a funcionarios del gobierno de la ex presidenta Fernández y a influyentes empresarios de Argentina.

Óscar Centeno, chofer de un exfuncionario del gobierno de Cristina Fernández, registró en varios cuadernos una década de viajes hechos para recoger dinero en efectivo de empresarios que habían ganado grandes contratos públicos y llevarlo a miembros del gobierno. Ahora, ocho de esos cuadernos son la piedra angular de una enorme investigación por corrupción que sacude a la élite política y empresarial de Argentina, un país donde los actos de corrupción raramente han conducido a castigos severos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *