Mie. Sep 18th, 2019

El México de AMLO no puede estar feliz feliz feliz

Andrés Manuel López Obrador llega a su primer informe de gobierno con un problema: la cuarta transformación no está cambiando al país.

 

Andrés Manuel López Obrador llega a su primer informe de gobierno con un problema: la cuarta transformación (4T) no está transformando lo que debía, ni las brechas económicas y sociales ni la política de caciques de México. Mucho deberá cambiar para que el legado de AMLO sea positivo. Hoy, su cacareada 4T es un fiasco.

Nadie espera que México se transforme en un año, por supuesto, pero al tiempo de su primer balance de gobierno, López Obrador no ha cumplido sus grandes planes de campaña. Si propone transformar México, debe estar a la altura de su promesa. Para hacerlo, o al menos intentarlo, el propio AMLO debe cambiar: en lugar de reinterpretar a un caudillo del viejo régimen, debe ser un estadista. Y para ello debe entender que no hay otros datos. En vez de despreciar los hechos que lo contradicen, tiene que aceptarlos para poder mejorarlos. Partir de información incontrovertible es la noción básica de la conducción de un Estado moderno.

Si Andrés Manuel López Obrador quiere que la realidad se ciña a su capricho solo profundizará la fragmentación y su transformación se reducirá a más de lo mismo: el México doloroso heredado del PRI.

El presidente adeuda respuestas económicas, políticas y sociales. El desempeño económico ha sido lamentable, en parte afectado por la previsión global de recesión, pero sobre todo porque la 4T es una antología de promesas grandilocuentes. No ha habido renovación política, sino la profundización de los viejos vicios de la política mexicana —verticalismo, caudillismo, autoritarismo— y algunas importaciones nada provechosas de los populismos de moda —el mesianismo y la infalibilidad del líder, la vocación hegemónica—. El escenario social tampoco ha cambiado: el racismo no se resolverá por decreto presidencial y el mayor actor civil de estos días —el feminismo— supone un desafío que el gobierno mexicano no ha atendido con seriedad.