Escenario

GABRIEL ARELLANO LÓPEZ­­

* Héctor, a contracorriente
Como si fueran pocos los apuros y compromisos internos que la naturaleza de una campaña proselitista a la gubernatura le presenta, Héctor Yunes Landa tendrá que nadar a contracorriente en esta segunda parte de su peregrinar electoral, por el lastre que significan numerosos candidatos de su propio partido y de sus aliados, que en vez de sumarle, podrían restarle votos.
Sin el sello del abanderado a gobernador, muchos de esos nominados encarnan a ciertos grupos que han fastidiado de una manera u otra a la sociedad, que muestra hartazgo contra ellos y que son un peligro inminente para la elección principal, la de Héctor.
Como en la viña del señor, hay de todo en las listas uninominales y en las pluri también. Gente perteneciente a sectores antagónicos a todo lo que Héctor ha prometido combatir, pero que desde ya intentan acotarlo. Por ello, igual habría que agregar el descontento de muchos auténticos priistas que fueron desplazados de las candidaturas.
Es deseable que la gente, los votantes, sepan ejercer el 5 de enero su derecho al sufragio de una manera muy razonada, de tal modo que la elección de gobernador no resulte contaminada por los malos antecedentes y la pésima fama de muchos de quienes ese mismo día serán votados para las diputaciones en juego.
Una cosa es Héctor y otra Chana.
EN LOS TUXTLA ENGAÑAN A HECTOR
Por lo que se sabe, en los Tuxtla están engañando al candidato priista Héctor Yunes Landa. Los principales manipuladores son los alcaldes de San Andrés Tuxtla y Catemaco, quienes “venden” la idea de tener el control político de sus municipios, pero nada más alejado de la verdad.
A lo anterior hay que añadir el descontrol que prevalece entre el priismo que ahora recibe indicaciones de votar por un candidato a diputado que no es el de su partido, lo que parece ser la prioridad en esa zona, por encima de la elección de gobernador.
Por los intereses muy locales que prevalecen allá, el asunto podría convertirse en una fea sorpresa para Héctor Yunes el 5 de junio. ¡Aguas!
EN EL PAN SIGUEN DIVIDIDOS
Encabezado por Agustín Andrade Murga, un grupo panista denominado Acción Democrática Nacional “Rebelión contra el dedazo en la Entidad veracruzana”, exigió ayer a Miguel Angel Yunes Linares que aclare la serie de acusaciones que ha recibido, ya que esos señalamientos dejan en tela de juicio el prestigio del PAN.
Durante una rueda de prensa que ofrecieron, consideraron que Yunes Linares al menos debe darle explicaciones a los panistas, si es que en verdad se trata de una guerra sucia en su contra.
Este grupo también manifestó su inconformidad contra las imposiciones que hubo dentro del PAN en la designación de candidatos a diputados.
Como se advierte, al igual que los perredistas, los panistas andan también divididos rumbo a la elección del 5 de junio.
¿COCHINITO O COCHINERO?
La guerra intestina que se traen en el partido Alternativa Veracruzana empieza a dar sus primeros “frutos”. El diputado Francisco Garrido –caído de la gracia del dueño de AVE, Alfredo Tress- ha puesto al descubierto un “pequeño” desvío de recursos por 24 millones de pesos en el ayuntamiento de Banderilla.
Y como dicen que para que “la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo”, el diputado Garrido ha externado su presunción de que este dinero público es el que está sirviendo para la campaña del alcalde con licencia, Esteban Acosta (consentido de Tress), quien es candidato a diputado uninominal y, también, primero en la lista de aspirantes plurinominales.
El asunto arroja ya consecuencias, pues existen protestas de contratistas y proveedores a quienes no se les ha pagado en tiempo y forma y se tienen obras detenidas, como dos unidades deportivas y un teatro.
Hay involucrados fondos federales y estatales, por lo que Garrido ya dijo que solicitará sea intervenida la tesorería municipal de Banderilla por el Orfis y por la Auditoría Superior de la Federación.
Al que podrían llevarse al baile es al tesorero Juan Manuel Rivera González, quien durante tres administraciones ha ocupado ese mismo cargo, por lo que seguramente él sí sabe bien a bien dónde están los 24 millones de pesos faltantes.
Y pensar que todo esto ha aflorado gracias al pleito entre Garrido y Tress. ¿Cuántos casos más habrá como el de Banderilla y que la ciudadanía ignora por las complicidades de nuestros políticos?
NUMERALIA
1.- Ayer le hicieron su “chambita” a Yolanda Gutiérrez Carlín, secretaria de Protección Civil, a quien le bloquearon desde temprana hora el acceso a su oficina, demandándole que entregue los apoyos que la ciudadanía requiere y acusándola de desviarlos hacia la campaña priista. ¿No sentirá Yolanda que desde donde está en vez de ayudar, desayuda a su compadre?
2.- Que Buganza dice que no cree en los partidos. ¡Vaya desvergüenza!
[email protected] / www.revistahechos.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *