Dom. Sep 27th, 2020

Escenario

GABRIEL ARELLANO LÓPEZ

* Anticorrupción, enésimo acto
Como si este país saturado de corrupción e impunidad requiriera más teatralidad de un gobierno que ha permanecido indiferente e insensible ante graves situaciones que lastiman a la sociedad, asumiéndose paladín ahora, el presidente Enrique Peña Nieto promulgó ayer un paquete de 7 leyes que integran el Sistema Nacional Anticorrupción.
Más leyes para una nación donde los funcionarios públicos, incluyendo, los más encumbrados, son los primeros en incumplirlas. Legajos jurídicos que día tras día, año tras año, no encuentran sustento en la realidad. Acumulamos normas como si se tratara de engrosar volúmenes y volúmenes para llenar las bibliotecas, mas no para corregir lo que está mal.
Más leyes en manos de aplicadores faltos de escrúpulos, violadores inmisericordes de las mismas, manipuladores, soberbios, corruptos, ávidos de lucrar con ellas, a pesar de ellas y por encima de ellas.
Por eso, el exhorto presidencial a recuperar la confianza con servidores públicos autocríticos, se pierde en un abismo sin fondo.
Reconocer, como Peña Nieto dice reconocer, que los gobernantes deben hacer un ejercicio de respeto a la transparencia y la rendición de cuentas, con la finalidad de mantener la confianza de la ciudadanía, resulta un ejercicio fantasioso, que no se corresponde con el país que tenemos.
Dice el presidente que el Sistema Nacional Anticorrupción es el segundo pilar que se suma al Sistema Nacional de Transparencia para combatir los actos ilegales en la Administración Pública. ¿Acaso no tenemos ya desde antes un marco legal que sirve para prevenir esos actos? Sólo que es letra muerta para gobernantes y funcionarios que ocupan sus cargos con sentido patrimonial.
Y el gobierno federal se ha mostrado complaciente con ellos. Así que, la mea culpa por la “casita blanca”, la renuncia de un servil secretario de la Función Pública y las nuevas leyes, pasan a formar parte del catálogo de grandes escenificaciones del poder público… hasta no ver acto en contrario.
EL TUIT DE DUARTE
Ayer nuevamente el gobernador Javier Duarte fue puesto en el escenario nacional, mediante una publicación que hizo un diario de la capital del país sobre la presumible propiedad de una casa del mandatario estatal en un exclusivo club residencial y deportivo de Houston.
La versión fue desmentida por el mismo Duarte a través de un tuit en el que rechazó ser dueño de ese bien inmueble y más tarde detalló que lo que hizo el pasado mes de junio fue adquirir una membresía. Exhibió un documento de transferencia bancaria que avaló su afirmación, aunque no dio a conocer el valor.
También informó Duarte que solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores que legitime esa transacción.
De paso, aprovechó para cuestionar a Miguel Angel Yunes Linares, advirtiendo que es increíble que a él –Duarte- se le cuestione por esa compra de una membresía en tanto que el gobernador electo posee propiedades millonarias en Nueva York.
ERNESTO CUEVAS Y SUS PROYECTOS
El virtual ex alcalde de Juchique de Ferrer y hoy diputado local electo por el distrito de Misantla, Ernesto Cuevas, afina ya ideas, propuestas y proyectos con los que piensa asumir un rol activo en la próxima legislatura.
Por ejemplo, cree firmemente que debe desaparecer el fuero para los diputados, toda vez que el gobernador y los ediles han entrado en esa dinámica. Además, también considera que debe prescindirse de los plurinominales y quedar integrada la Cámara sólo por los 30 uninominales, que son los que verdaderamente cuentan con el respaldo del voto popular.
Sobre la gestión, el llamado “Gallo Bolo” observa prioritario el mejoramiento de los caminos para incorporar mayor desarrollo, pero también cita algunas situaciones muy específicas, como el rescate del hospital de Nautla que permanece como elefante blanco desde hace varios años, pero que podría prestar invaluable servicio a una amplia región.
También habla de otro rescate, el de la Cruz Roja de Naolinco, sumida en el abandono y a la que hay que dignificar y poner en orden para bien de la sociedad que la requiere.
Ernesto –durante una comida que compartió ayer con columnistas del Grupo de Los Diez-informó también que pronto se sabrán buenas noticias sobre el tramo que une a Xalapa con Misantla, una vital arteria carretera.
En tal contexto, se prepara para iniciar su función como diputado el próximo 4 de noviembre, este hombre de gran sencillez, amena charla y fogueado en la lid política, como, por ejemplo, en la pasada campaña electoral en la que debió enfrentar, aguantar y vencer el “fuego amigo”.
NUMERALIA
1.- Le soltaron la caballería a Francisco Javier Escalera Carbonell; el subdirector financiero de CMAS, algo se “comió”; bueno, dicen que ha sido mucho. Y aprovechando el viaje, el director Carlos Hernández Martínez haría bien en revisar el funcionamiento de su área de reconexiones, porque las cobran caras y tardan hasta 3 días para reanudar el servicio, según nos comentan algunos usuarios, amén de que quienes atienden el teléfono de la oficina del jefe de reconexiones, Rafael Hernández, lo hacen con una frialdad que raya en lo grosero. Vaya, hasta lanzan amenazas de reportar a quien se haya atrevido a ofrecer a los consumidores una pronta reconexión. Así de soberbia la señorita secretaria. Deberían aprenderle un poco al Director General, que muestra un buen trato anteponiendo el interés del ciudadano.
2.- Conocí a Agustín Hernández hace 3 décadas, cuando llegué por vez primera a esta noble Casa Editorial Gráfico de Xalapa. Siempre accesible, sencillo, presto a apoyar en medio de apuros, aconsejando, orientando para conseguir vencer los retos de la intensa tarea diaria. Mis recuerdos de aquel Jefe de Producción no evocan nada desagradable, ningún mal gesto, menos alguna grosería. Al contrario, hoy que se ha adelantado en el viaje eterno, me provoca consternación profunda, hondo sentimiento de pérdida. Para sus amigos allegados (hacía mucho tiempo que no lo saludaba ni lo veía, por ese desapego que a los humanos nos manipula alejándonos inexplicablemente de quienes nos prodigan afecto) y para su familia, mi más sentido pésame. “Maestro Agustín”, un gran abrazo hasta donde quiera que ahora te encuentres.
[email protected] / www.revistahechos.com.mx