Escenario

GABRIEL ARELLANO LÓPEZ

* Fideicomisos, ¿y el dinero?
Este jueves habremos de atestiguar un episodio más del candente proceso de transición gubernamental en Veracruz. El escenario, nuevamente, será el Congreso estatal, que si bien actuará bajo la tutela que le otorga la ley, el impacto de su decisión incidirá en forma directa y sustantiva sobre el traspaso del poder que, oficialmente, se dará hasta el 1 de diciembre, pero que desde ya se da a plenitud.
Las diputadas y los diputados debatirán y votarán hoy la iniciativa que crea dos fideicomisos para el pago a proveedores y contratistas por un monto de más de 11 mil millones de pesos de las 19 dependencias que tienen pasivos, informó Francisco Garrido Sánchez, presidente de la Comisión Permanente de Vigilancia, aclarando que están retirados del dictamen los pasivos de empresas que tuvieran relación con servidores públicos.
“Fue un tema que personalmente le pedí al titular de Sefiplan, que retirara de este anexo a las empresas que tuvieran algo que ver con el SAT o la investigación del portal de internet Animal Político”, referente a las empresas “fantasma”.
Pero hay que advertir que eso ha sido hasta que alguien se percató de que en la iniciativa propuesta iban incluidos los “amigos”, o mejor dicho, socios del gobierno estatal, lo que equivale al colmo de los colmos en la inercia saqueadora que ha distinguido al gobierno duartista.
Por ello, el asunto no ha sido bien recibido por el sector privado, de tal manera que ha anunciado que dejará de pagar el impuesto por no aceptar que sus aportaciones se destinen a cubrir pasivos. Menos aún lo admitieron cuando se supo que estaría incluido el pago a empresas vinculadas a gente del gobierno estatal.
El último ejemplo, con fama pública desde hace mucho tiempo, lo es Arturo Bermúdez, el inamovible del gabinete estatal, puesto al descubierto por el gobernador electo Miguel Angel Yunes Linares, aunque –como era esperable- ayer se emitió un comunicado oficial negando la versión. ¿Alguien lo creerá?
Además, hay que subrayar que este compromiso –de ser aprobada la creación de los fideicomisos- va a quitar recursos no sólo al gobierno estatal entrante, sino al posterior. Y todo, derivado de pagos por adeudos cuyo origen no resulta tan claro, porque nadie, hasta hoy, ha salido a explicarle a los veracruzanos dónde está el dinero del 3% a la Nómina y de tantas otras partidas presupuestales que prácticamente fueron desaparecidas por funcionarios y ex funcionarios duartistas.
Desde la perspectiva del diputado el tema parece razonablemente planteado, pero el fondo radica en que este dinero fiscal tendría que servir para obras y no para pagar deudas, deudas que no encuentran aún responsables. ¿Hasta cuándo?
LA POSTURA DE YUNES LINARES
Durante su primera conferencia de prensa como gobernador electo, Miguel Angel Yunes Linares ofreció dejar atrás las diferencias y los enconos propios de las contiendas electorales, convocando a la unidad a los actores políticos de todos los signos partidistas.
“Transcurrida la elección debe llegar el momento de la unidad y del esfuerzo común, para alcanzar las metas que nos hemos planteado los veracruzanos. Hago un llamado a los veracruzanos, cualquiera que sea su ideología o militancia política a que sumemos nuestras voluntades para que Veracruz salga de la grave crisis que nos afecta”, expresó Miguel Angel en esa ocasión.
Empero, al correr de los días hemos observado el activismo beligerante que ha asumido Yunes Linares respecto a prácticamente todas las iniciativas que viene impulsando el gobierno estatal
Es cierto que quizá estas decisiones pueden ser inconvenientes para el Estado, dependiendo de la posición que cada cual asuma, pero el meollo es que para bien o para mal el gobernador Javier Duarte estaría actuando con el derecho que le concede la ley.
Llegado el momento, Miguel Angel estará donde ahora está Duarte y entonces tendrá también la ley de su lado para tomar las decisiones que considere más beneficiosas para la buena marcha de Veracruz.
Mientras tanto, la beligerancia sólo contribuye a encender ánimos e incubar rivalidades, lo que en verdad no le aporta nada positivo al Estado.
EMPRESARIOS RECIBEN ALIENTO
Prueba de lo anterior es, por ejemplo, el respaldo que Yunes Linares está ofreciendo desde ahora a los empresarios que están decididos a dejar de aportar el impuesto del 3% a la Nómina, inconformes por que se quiere destinar al pago de adeudos del gobierno estatal.
Miguel Angel anunció que habrá exención de multas para los causantes que lleven adelante esa determinación de suspender pagos. Acaso no les falte razón a los empresarios, pero desde el mismo sector privado han surgido voces que no creen que incumplir con la ley sea el camino a seguir.
Pero mientras tanto, el gobernador electo alienta a hacerlo, lo que no debería ser, al margen de que a los contribuyentes les asistan argumentos válidos si sus cuotas reciben un destino diferente al que inicialmente se dispuso.
HECTOR, EL GOLPE FINAL
Mucha franqueza mostró el dirigente priista Amadeo Flores Espinosa al advertir que fue el CEN del PRI quien giró la indicación para impugnar la elección de gobernador del 5 de junio y el Comité Directivo Estatal tuvo que acatarla, “pero para mí, esto ya se terminó”. Con ello, Héctor Yunes Landa recibe la última palada. Y desde adentro.
Amadeo siempre ha sido un político que se distingue por hablar muy claro y directo. Cuando algo se puede, dice sí, y cuando no, pues no. Eso se le reconoce a lo largo de su trayectoria.
Sin embargo, lo que declaró hace dos noches en el programa Polaca a la Veracruzana que se transmite en televisión por internet, no deja de llamar la atención poderosamente, en virtud de que el ex candidato Yunes Landa mantiene su postura oficial de esperar la resolución del Tribunal Electoral a la impugnación de la elección.
La semana anterior, el coordinador cameral Juan Nicolás Callejas Arroyo, en el marco de un enfrentamiento verbal con Yunes Linares, advirtió con mucha claridad que hasta ahora lo que Miguel Angel tiene es una constancia de mayoría, pero que aún no es legalmente gobernador electo, precisamente hasta no conocer el dictamen del Tribunal.
Por ese escenario, lo expresado por Amadeo suena políticamente discordante. Algo así como un espaldarazo a lo que Héctor y Juan Nicolás aún no reconocen.
VICENTE BENITEZ, EN LA ILEGALIDAD
El INE detecto que Vicente Benítez, hoy diputado electo por el distrito de San Andrés Tuxtla, rebasó el tope de gastos de campaña en 1.2 millones de pesos, por lo que procedió a sancionar al Panal –partido que lo postuló- con una disminución del 23% de sus ministraciones mensuales y una multa que rozará los 3 millones de pesos.
Si de contextualizar esta ilegalidad de Benítez se tratara, habría que decir que no resulta extraño hallar al futuro legislador en medio del escándalo.
Su primer gran antecedente ocurrió en enero de 2012, cuando a dos subalternos suyos les fue incautado un cargamento de maletas donde transportaba 25 millones de pesos en efectivo. Viajaban a bordo de un avión del gobierno estatal que aterrizó en Toluca. El argumento que nadie creyó y que fue la versión oficial para justificar tanto dinero, precisó que eran fondos para pagar algunos eventos del propio gobierno estatal.
Desde mucho tiempo antes de la campaña para la elección del 5 de junio, ya se sabía del derroche monetario que Benítez hacía cotidianamente en los municipios de su distrito, para granjearse voluntades y apoyos que le permitieran ser candidato, estrategia millonaria que le dio buen resultado. Llegada la etapa de campaña, la maniobra se reforzó, en un paralelismo con lo hecho por Erick Lagos en el distrito de Acayucan, el año anterior. Así, la votación resultó copiosa a favor de Benítez, igual que con Erick.
Muchos podrían dar testimonio del despilfarro realizado por Benítez, quien inexplicablemente o muy explicablemente –según se le quiera ver- ha dispuesto de grandes cantidades de dinero en esta era de la prosperidad, luego de venir de un modesto origen. Su último cumpleaños fue todo un acontecimiento en la zona sanandrescana, por ejemplo, y antes fue fama pública su intento de volverse empresario periodístico. ¿De dónde, con qué?
Recientemente, Benítez ha sido señalado por enriquecimiento con propiedades e inversiones en Costa Rica, por lo que el gobernador electo Miguel Angel Yunes Linares lo tiene en la mira y ya lo denunció ante la Fiscalía estatal.
Así, el INE podría haberse quedado muy corto respecto a los reales gastos de campaña que aplicó Benítez para convertirse en un diputado electo “muy votado”, elección que, de prevalecer la ley, tendría que terminar anulada.
[email protected] / www.revistahechos.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *