Escenario

GABRIEL ARELLANO LÓPEZ

* Catemaco, reflejo del hartazgo
Como siempre ocurre, al suscitarse alguna tragedia o hecho lamentable, afloran de inmediato pronunciamientos y cuestionamientos sobre las instituciones o actores involucrados. El vandalismo registrado este sábado en Catemaco, puede servir de ejemplo que da pie a auscultar sobre las motivaciones que un grupo o un pueblo puede guardar para despertar y reaccionar de tal manera.
Si bien la desaparición del párroco fue lo que detonó la violencia, es necesario no perder de vista la acumulación de inconformidades y descontentos, hasta resentimientos, en contra de la autoridad instituida y de otros organismos que deberían ser los garantes de salvaguardar la paz social, pero que incumplen con su deber. Por ello, la inmediata respuesta incendiaria popular.
Sin duda, verbigracia, habría que revisar la actuación de la autoridad municipal en Catemaco, encabezada por Jorge González Azamar, pues bastó la desaparición del párroco para que la gente le expresara de manera contundente y violenta lo que no puede ser otra cosa más que repudio, allanando no sólo el palacio municipal, sino hasta el domicilio particular del edil. Eso es sumamente revelador del estado de ingobernabilidad que impera en Catemaco.
Bien harían el nuevo gobierno estatal y también el federal, en aplicar las medidas conducentes para atender el hartazgo que, seguro, no es privativo de ese municipio, sino que constituye la herencia que han dejado en Veracruz los últimos gobiernos. No hacerlo equivale a mantener encendida una mecha que, en cualquier momento y donde sea, puede generar actos mucho más lamentables que los sucedidos en Catemaco.
¿Y LOS CUERPOS DE SEGURIDAD?
Aunque resulta entendible que repeler con la fuerza pública ese tipo de manifestaciones puede ser peor, hay que meditar sobre el respeto y la efectividad que han dejado de ganarse los ineficientes cuerpos policiacos.
En el gobierno que está por terminar, nos vendieron profundas campañas propagandísticas para que creyéramos que contamos con policías acreditados, capacitados y honestos, en cuya preparación se gastaron cientos de millones de pesos. Quién sabe, porque ahora se presumen desvíos en esa área y negocios muy particulares en los que se habrían ido esos dineros.
El diputado Hipólito Deschamps, secretario de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso estatal, declaró precisamente sobre la falta de aplicación de los recursos públicos para la seguridad.
También cuestionó el legislador panista la actuación de Fuerza Civil, un organismo policial que nos ofrecieron en este sexenio como el máximo cuerpo de élite, con personal altamente especializado y adiestrado en el manejo de toda clase de armamento y transportes. Lo cierto es que en la realidad cotidiana poco ha hecho ese grupo para frenar la delincuencia.
Sin duda, el gobernador electo Miguel Angel Yunes Linares pondrá especial atención sobre la Secretaría de Seguridad Pública, cuyo ex titular Arturo Bermúdez Zurita, ya está denunciado por el enriquecimiento que se presume logró desde ese cargo.
EL PARROCO, PRUEBA VIVIENTE
Del panorama que describimos, allí está la prueba viviente que es el propio párroco de Catemaco, José Luis Sánchez Ruiz, quien ayer domingo apareció vivo afortunadamente, pero “con notables signos de tortura”.
Este hecho fue confirmado oficialmente por la Diócesis de San Andrés Tuxtla, mediante un comunicado que firmó el obispo, monseñor Fidencio López Plaza:
“Nuestro hermano sacerdote José Luis Sánchez Ruiz, desaparecido en la madrugada del viernes 11 de noviembre, ha aparecido. La noticia la recibimos hace unas horas y la hemos confirmado. Efectivamente, el padre José Luis fue abandonado con notables huellas de tortura”. Y se pidió:
“Respeto ante la situación actual del padre, y esperar la intervención oportuna del señor Fiscal, quien ha estado y seguirá estando en constante comunicación con el vicario general, el presbítero José Luis Martínez Cruz”.
La violencia continúa. La delincuencia no respeta ni a los sacerdotes. Y uno se pregunta dónde están nuestros flamantes cuerpos policíacos que le han costado una millonada a los veracruzanos.
REITERA APOYO A VERACRUZ
Ángel Isaac Ochoa Pérez, delegado de la Secretaría de Gobernación reiteró ayer que se han impulsado reuniones y encuentros de trabajo con los más diversos sectores y actores para hacerles saber que en Veracruz cuentan con el apoyo de toda la estructura del gobierno federal y del presidente Enrique Peña Nieto.
El coordinador de los delegados federales en el Estado advirtió que hay permanente preocupación por reafirmar la buena relación que debe permear entre quienes tienen la oportunidad de ser servidores públicos en todos los niveles de gobierno.
Y es que -dijo Ochoa Pérez- sólo con trabajo conjunto y dialogo entre autoridades locales, estatales y federales pueden ser resueltos los retos que enfrenta Veracruz, destacando, por ejemplo, la siempre latente posibilidad de aterrizar importantes programas y apoyos para los municipios, en beneficio de los veracruzanos.
NUMERALIA
1.- Vicky Hernández, con una tarea muy intensa y profesional que le ha sido reconocida, entregará hoy la titularidad de Comunicación Social del Congreso del Estado, a la periodista Verónica Danell, no menos reconocida por su trayectoria crítica y vertical que le ha valido momentos amargos pero que, a la vez, la han mantenido profesionalmente en primera línea. Verónica venía colaborando con Pepe Mancha en la dirigencia panista estatal. Obvio, llega con todo el sello del nuevo gobierno yunista.
2.- El viernes pasado se realizó la premiación del Concurso de Calaveras 2016 que impulsó la organización Nuestro Municipio, que es presidida por Nicanor Moreira. Este concurso llevó como objetivo primordial el fomento de nuestras tradiciones y su promoción entre las nuevas generaciones. La entrega de los premios monetarios para los ganadores tuvo como escenario el Casino Xalapeño, ante la asistencia de decenas de personas que dieron realce al evento. Bien por quienes fortalecen nuestras tradiciones.
3.- Muy fuerte la versión, anoche, sobre la salida de Antonio Gómez Pelegrín de la titularidad de la Secretaría de Finanzas y Planeación. Incluso se citaba un quebranto de salud, como razón para el cambio. Se nombraba a Clementina Guerrero para relevarlo. Cercanos al gobernador Flavino Ríos insistían en que no había nada confirmado. Ubicar en Sefiplan a Clementina –plenamente identificada con el gobernador electo Miguel Angel Yunes Linares- sería interpretado como el desfonde final de la actual administración, a lo que Flavino parecía no estar dispuesto. Ya veremos.
[email protected] / www.revistahechos.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *