Vie. Abr 26th, 2019

España dice que una pandilla robó material de la embajada norcoreana y lo ofreció al FBI

La Embajada de Corea del Norte en Madrid este mes.

 

MADRID — En uno de los incidentes internacionales más extraños que se recuerden, un grupo armado atacó la Embajada de Corea del Norte en Madrid el mes pasado y después huyó. Algunos vecinos reportaron haber escuchado los gritos de una mujer, pero la embajada no quería discutir los eventos con la policía española.

El 26 de marzo, la historia se volvió aún más extraña.

Un mexicano que vive en Estados Unidos lideró el allanamiento, y posteriormente ofreció material robado de la embajada al FBI, afirmó un juez español que investiga el caso.

En un resumen de su investigación, José de la Mata, un juez de la Audiencia Nacional de España, identificó al líder del grupo como Adrián Hong Chang, quien dijo que había escapado a Estados Unidos a través de Portugal. Un ciudadano estadounidense, identificado como Sam Ruy, también estuvo involucrado en el asalto del 22 de febrero, dijo.

De la Mata describió cómo Hong Chang se acercó a la embajada al mediodía, y solicitó hablar con Yun Sok So, un funcionario en el departamento de economía.

Usó una tarjeta de presentación falsa, a través de la cual se identificó como Matthew Chao, un “socio administrador” en una firma que él llamó Baron Stone Capital. Después, Hong Chang y nueve personas atacaron a los empleados de la embajada con cuchillos, machetes, barras metálicas y armas de perdigones falsas, todo comprado en Madrid los días previos.

El funcionario coreano de economía sufrió “diversas lesiones” durante el asalto, de acuerdo con el reporte del juez. Durante el asalto, los agresores intentaron persuadir al funcionario de que abandonara su país, dijo el juez. Le dijeron que eran “miembros de una asociación o movimiento de derechos humanos para la liberación de Corea del Norte”, de acuerdo con el reporte del juez.

El grupo mantuvo como rehenes a los empleados de la embajada, algunos con las manos atadas por detrás de la espalda y con una bolsa sobre la cabeza. Los asaltantes escaparon del complejo alrededor de cinco horas después, en tres vehículos robados de la embajada, reportó el juez.

Hong Chang partió hacia Lisboa y después abordó un avión al aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey, en donde aterrizó el 23 de febrero, de acuerdo con el juez. Dijo que Hong Chang se puso en contacto con el FBI y les ofreció compartir “material audiovisual” obtenido durante el ataque a la embajada.

En un comunicado, el FBI menciona: “Es nuestra práctica estándar ni confirmar ni negar la existencia de una investigación. Sin embargo, el FBI sostiene una estrecha relación de colaboración con nuestros socios de las fuerzas de seguridad españolas centrada en compartir información y en una cooperación regular sobre asuntos de asistencia mutua”.

El mes pasado, funcionarios dijeron que fueron alertados sobre el ataque por personas que escucharon a una mujer gritando en la embajada. El Confidencial, un sitio noticioso español, dijo que una mujer recibió tratamiento por lesiones leves posteriormente, y contó a la policía que una pandilla había detenido a personas en la embajada y había robado computadoras.

No obstante, cuando los policías tocaron a la puerta de la embajada, un hombre que se presentó como un funcionario norcoreano inicialmente les dijo que nada inusual había ocurrido. Posteriormente, la embajada permitió el acceso a la policía, y las autoridades españolas iniciaron una investigación.

El juez dio a conocer el reporte el 26 de marzo después de levantar el secreto de sumario en su investigación. Como evaluación preliminar, escribió que el asalto podría generar cargos por diversas razones, incluyendo detención ilegal, robo con violencia y organización criminal.