Espera Diputado mejora inmediata del servicio de agua en Veracruz y Medellín


La nueva empresa pondrá en marcha acciones inmediatas para atender prioridades, consideró el diputado Raúl Zarrabal Ferat

Xalapa, Ver.

La empresa mixta Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (MAS), que sustituye al Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano (SAS), pondrá en marcha acciones inmediatas para atender prioridades y mejorar el servicio en los municipios de Veracruz y Medellín de Bravo, consideró el diputado local Raúl Zarrabal Ferat.

Como representante del Distrito XXII, de Boca del Río, que abarca al municipio de Medellín de Bravo, dijo que todavía se realiza la entrega-recepción del SAS a la nueva empresa, luego de que los ayuntamientos involucrados –con aval del Congreso del Estado– aprobaron concesionar el servicio durante 30 años.

“A la fecha existen muchas deficiencias en el abasto y suministro del agua potable –explicó–. Por ejemplo, hay obras que nunca se pudieron terminar y prácticamente se abandonaron, así como múltiples fugas y el consecuente desabasto, por lo que los ciudadanos mantienen la esperanza de que a la brevedad se atienda estos problemas y se les brinde un servicio eficiente”.

Expuso que el reto es elevar los niveles de calidad y eficiencia física, comercial y operacional del sistema, disponer de tecnologías de punta y desarrollar procesos y sistemas administrativos evaluados por indicadores: “La concesión del servicio nos alienta y creemos que durante las próximas semanas y meses, los usuarios empezarán a ver resultados concretos”.

El también Secretario de la Comisión Permanente de Hacienda Municipal de la LXIII Legislatura del Estado pidió a los ciudadanos un voto de confianza, sobre todo a quienes se han manifestado en contra de esta concesión, pues el convenio incluye candados y en caso de que la empresa incumpla sus compromisos, puede revocarse de manera inmediata.

“Confiamos en el buen trabajo de la empresa –continuó–, que no está suelta para hacer y deshacer. Los diputados tuvimos que aprobar y ratificar en dos ocasiones la concesión y licitación de la empresa ganadora.

“Estuvimos muy pendientes de que los ciudadanos tengan garantizados y salvaguardados los activos, para que el nuevo MAS no se convierta en un botín y luego nos quedemos sin nada. Cuidamos mucho la licitación, el contenido del contrato, para que en caso de incumplimiento, los servicios y la empresa no queden a la deriva”, destacó Zarrabal Ferat durante una entrevista.