Dom. May 19th, 2019

¿Estados Unidos ha perdido a niños migrantes?

Migrantes centroamericanos cruzan hacia McAllen, Texas, en febrero. Ha habido reportes confusos sobre qué sucedió con más de mil menores migrantes

Hace poco, el presidente estadounidense, Donald Trump, culpó falsamente a los demócratas por una “horrible ley” que separa a los niños migrantes de sus padres. Pero, de hecho, fue su propio gobierno el que anunció esta política apenas a principios de mayo.

Trump hizo estos comentarios días después de que empezara a crecer la indignación por reportes de que las autoridades federales de Estados Unidos desconocían el paradero de más de mil niños migrantes, principalmente originarios de América Central. En redes se volvieron virales etiquetas como #WhereAreTheChildren (#DóndeEstánLosNiños) y afirmaciones de que los menores habían sido arrebatados de los brazos de sus padres en la frontera y luego se habían perdido.

No obstante, el presidente no es el único que ha diseminado información errónea. En las redes sociales ha habido informes confusos de lo que les ocurrió a estos niños migrantes y varios cuestionamientos.

¿El gobierno de Trump separó a casi 1500 niños migrantes de sus padres en la frontera y luego ya no supo dónde quedaron?

No. El gobierno sí se dio cuenta el año pasado de que había perdido el rastro de 1475 niños migrantes que habían sido colocados con patrocinadores en Estados Unidos, según fue declarado en un testimonio ante el subcomité del Senado en abril. Sin embargo, esos niños llegaron como menores no acompañados a la frontera sur de Estados Unidos; es decir, sin sus padres. La mayoría de ellos provenían de Honduras, El Salvador y Guatemala, y buscaban huir de grupos de delincuencia organizada, de cárteles del narcotráfico, la violencia de las pandillas y la violencia doméstica, según datos gubernamentales.

Los funcionarios del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que supervisa la reubicación de refugiados, comenzaron a hacer llamadas el año pasado para determinar qué había sucedido con 7635 niños que el gobierno había ayudado a colocar entre el mes de octubre y finales del año pasado.

Perder el rastro de los niños que llegan a la frontera solos no es un fenómeno nuevo.

Como resultado de esas llamadas, los funcionarios descubrieron que solo 6075 niños seguían con sus patrocinadores. Veintiocho de ellos habían huido, cinco habían salido de Estados Unidos y 52 habían sido reubicados para vivir con alguien que no era un patrocinador. No se sabe dónde está el resto: 1475 menores. Es posible que algunos de los patrocinadores adultos sencillamente hayan decidido no responder a la agencia.

Perder el rastro de los niños que llegan a la frontera solos no es un fenómeno nuevo. En 2016, un informe del inspector general estadounidense mostró que el gobierno federal pudo ponerse en contacto con solo 84 por ciento de los niños que había colocado, por lo que no se supo el paradero de 4159 menores.

Eric Hargan, subsecretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos, manifestó su frustración por el uso del término “perdidos” para referirse a los niños cuyo paradero no fue posible verificar. En una declaración, señaló que la oficina de reubicación de refugiados del departamento comenzó a hacer las llamadas voluntariamente como parte de un seguimiento de treinta días para averiguar si los niños y sus patrocinadores requerían servicios adicionales. Hagan agregó que esas llamadas no son consideradas necesarias por la oficina y que ahora “se están usando para confundir y diseminar información errónea”.

En muchos casos, según la declaración, no se pudo contactar a los patrocinadores porque “ellos mismos son extranjeros indocumentados y no quieren que los contacten autoridades federales”.

¿Cuál es la política del gobierno de Trump en lo referente a la separación de los niños migrantes de sus padres en la frontera?

Probablemente es debido a esta que se ha diseminado la idea de que el gobierno de Trump separa a niños de sus padres para después perderlos. El procurador general Jeff Sessions anunció una nueva política de “tolerancia cero” a principios de mayo, que incluye la imposición de sanciones penales con el propósito de disuadir a las familias centroamericanas de tratar de cruzar la frontera de manera ilegal.

Si una madre o un padre están con un hijo cuando son detenidos por el delito de ingresar al país de manera ilegal, el menor no puede permanecer con el padre. Cientos de niños migrantes ya fueron separados de sus padres en la frontera desde octubre y la nueva política seguramente resultará en que esa cifra aumente. “Si no quieres separarte de tus hijos, entonces no cruces la frontera ilegalmente con ellos”, dijo Sessions.

No se sabe exactamente qué ha ocurrido con los niños a los que se ha separado de sus padres desde octubre.

¿Qué significa el tuit de Trump sobre la separación de niños y sus padres en la frontera?

Trump retuiteó: “Presionen a los demócratas para que pongan fin a la horrible ley que separa a los niños de sus padres una vez que cruzan la frontera hacia Estados Unidos. ¡También se debe poner fin al arresto y liberación, a la lotería de visas de diversidad y a la cadena de migración y DEBEMOS continuar construyendo ¡EL MURO! LOS DEMÓCRATAS ESTÁN PROTEGIENDO A LOS PANDILLEROS DE MS-13“.

No hay una ley que ordene la separación. Lo que más se le parece es la política de “tolerancia cero” del gobierno de Trump. Y los demócratas no la iniciaron.

¿Cómo fue que el Departamento de Salud y Servicios Humanos perdió el rastro de 1475 niños migrantes?

En general, los agentes federales arrestan a los niños que llegan a la frontera solos. Una vez que son procesados, su custodia es dada a la oficina de reubicación de refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que los cuida hasta que pueden ser entregados a un patrocinador o tutor. Estos, por lo general padres o familiares que ya residen en Estados Unidos, supuestamente deben aprobar una revisión detallada de su historial.

La agencia siempre ha dicho que, jurídicamente, no es responsable de los niños después de que la oficina de refugiados los deja en libertad. Sin embargo, ahora el Congreso de Estados Unidos analiza las salvaguardas de la agencia.

¿Por qué el gobierno querría seguirles el rastro a los niños migrantes?

Después de colocarlos con un patrocinador, los menores no acompañados se enfrentan a los procedimientos de deportación. Pueden buscar asilo u otra solución para permanecer en el país legalmente.

Un informe reveló que los funcionarios no habían establecido procedimientos para prevenir que los menores no acompañados terminen en manos de contrabandistas o traficantes de seres humanos.

El senador Rob Portman, republicano de Ohio y presidente del subcomité de Seguridad Nacional del Senado, mencionó que el gobierno tiene la responsabilidad de dar seguimiento a su paradero para asegurarse de que no son víctimas de abuso ni de tráfico, de tal modo que puedan acudir a sus procedimientos en el juzgado. En 2016, durante el gobierno de Barack Obama, el subcomité dio a conocer que los funcionarios no habían establecido procedimientos para prevenir que los menores no acompañados terminen en manos de contrabandistas o traficantes de seres humanos. Según el reporte, por ejemplo, ocho niños fueron colocados en manos de tratantes que los obligaron a trabajar en una granja avícola.

Para evitar situaciones similares, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Salud y Servicios Humanos acordaron establecer nuevos lineamientos, para lo que fijaron el plazo de 365 días. Ya pasó más de un año desde el vencimiento de la fecha límite.

¿Qué pasará a los niños separados de sus padres a partir de la nueva política de ‘tolerancia cero’?

Cuando la Patrulla Fronteriza o los funcionarios de aduanas detengan a los inmigrantes indocumentados, el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos los enviará directamente a un tribunal federal. Los funcionarios gubernamentales dijeron que los niños quedarán bajo custodia de la oficina de reubicación de refugiados, la misma que se encarga de los niños que cruzan la frontera sin la compañía de un adulto. Los inmigrantes adultos serán enviados a centros de detención a la espera de juicio.

Si son declarados culpables por el delito del cruce ilegal, los migrantes permanecerán en prisión durante el tiempo de su sentencia, después de lo cual deberán ser deportados a su país de origen. Cruzar la frontera de manera ilegal por primera vez se considera un delito menor que conlleva una sentencia de prisión de hasta seis meses. Ingresos ilegales posteriores constituyen un delito grave: se castigan con una pena de hasta dos años de cárcel.

No queda claro con qué facilidad las personas inmigrantes que sean declaradas culpables podrán reunirse con sus hijos.