Están desesperados

Tres mujeres asesinadas en Tlapacoyan, una más en Coscomatepec. Todo en apenas tres días.

*** Miente el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares cuando asegura que estos hechos han llamado su atención, como miente cuando insiste en que los índices delictivos van a la baja.

*** En estos momentos el gobernador no tiene cabeza para atender temas como la seguridad o la reactivación económica. Hoy toda su atención, todos sus esfuerzos, toda la estructura de su gobierno, están concentrados en un solo objetivo: Que su hijo gane la gubernatura.

*** Le está resultando mucho más complicado de lo que suponía. Sabía que el “efecto Peje” convertiría a Cuitláhuac García en un fuerte contrincante, pero confiaba en que el bombardeo incesante contra Andrés Manuel López Obrador iba a tener un efecto favorable para su hijo. No ha sido así.

*** Además, daba por descontado que los veracruzanos rechazarían al representante del PRI. Hoy ve con alarma que Pepe Yunes sigue creciendo, que mantiene una tendencia a la alza y que, por el contrario, en las encuestas serias las preferencias por su hijo se desvanecen.

*** Frente a esas circunstancias, la prioridad de Miguel Ángel Yunes Linares es la contienda del primero de julio.

*** Ya después, si da tiempo y las cosas salen bien, quizá se ocupe de proteger a los veracruzanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *