Mié. Oct 21st, 2020

Exhorta diputado al Ayuntamiento de Minatitlán no demoler el panteón municipal

* El legislador Ciro Gonzalo Félix Porras pide a las autoridades respetar el derecho de propiedad y tranquilidad de la población.

XALAPA, VER.

El diputado Ciro Gonzalo Félix Porras, exhortó a través de un anteproyecto de punto de acuerdo, a la administración municipal de Minatitlán a respetar el derecho de propiedad y tranquilidad de la población de ese lugar y detener cualquier proyecto de demolición del panteón de la Virgen de Santa Clara, así como evitar la venta del inmueble a la iniciativa privada.

En la octava sesión ordinaria del tercer año de ejercicio constitucional, el presidente de la Comisión de Justicia y Puntos Constitucionales refirió que integrantes del Patronato y la Asociación Civil Panteón de la Virgen de Santa Clara Sol pidieron su intervención ante las instancias municipales a fin de que sea conservado el lugar.

El legislador demandó a las autoridades municipales seccionar el cementerio en ocho partes que llevarían el nombre de personajes que destacados en el sindicalismo petrolero, en el ámbito educativo, empresarial, gubernamental, entre otros.

El origen del panteón de la virgen de Santa Clara Sol se remonta a fines del siglo XIX, cuando fueron sepultadas en 1924, quienes en vida llevaron el nombre de Luz Alquicires, viuda de Somuano y Rita Maldonado, entre otras personas, además que ahí están depositados los restos de la familia Stivens, que datan de 1902, los cuales fueron trasladados desde el poblado de Ixhuatlán del Sureste.

El legislador agregó que en el espacio también están los restos de los extranjeros que vinieron a trabajar a la empresa “El Águila” desde Houston Texas; de Cantón China; de Mallorca, España; libaneses; de Nuevo México, así como de algunos japoneses, como consta en sus lápidas.

Quienes tienen a sus familiares ahí sepultados -refirió- son miles de personas que compraron a la administración municipal en calidad de propiedad el lote del cementerio, por lo que es de su propiedad y no del Ayuntamiento el cual no estaría legitimado para volver a vender dicha superficie.

La administración municipal –mencionó- ha dejado de cumplir con su obligación de otorgar las condiciones necesarias para la seguridad de

ese panteón y la prestación de los servicios públicos es nula, lo que ha provocado un estado de abandono que ahora intenta tomar al ordenar la demolición del camposanto.

La jurisdicción sanitaria -agregó- estima que el panteón no representa ningún tipo de riesgo sanitario por lo que su desaparición no persigue ninguna causa de utilidad pública.