Feligreses no dejan de ir a la Nunciatura para ver al papa

En su penúltimo día de visita a México, el Papa Francisco sale de la Nunciatura Apostólica en la Ciudad de México con rumbo a Michoacán; feligreses duermen fuera de la Nunciatura para verlo salir

CIUDAD DE MÉXICO, México, feb. 16, 2016,-En el penúltimo día de la visita del Papa Francisco en México, un grupo de mujeres durmió a unos metros de la Nunciatura Apostólica.

Son 15 mujeres, todas se conocieron en las inmediaciones de la Nunciatura.

En un espacio de seis metros cuadrados decidieron acompañarse hasta ver juntas la salida del Papa.

En las escaleras ubicadas al inicio de la calle de Juan Pablo II, este grupo de mujeres de diferentes entidades de la República Mexicana y una colombiana, pernoctaron durante esta madrugada e hicieron algunas oraciones.

Las mujeres vienen a agradecerle algunos favores recibidos, durante su estancia en México.

Vengo a agradecerle que el miércoles se curó mi hija de una migraña que tenía desde hace 15 años, dijo Ma. de la Luz Rangel.

Algunas pretenden darle algunos regalos, como María, visitante de Colombia.

Le traje este regalo al Papa, tres cuadros y una escultura grande de la Virgen de María Corredentora, la señora de todos los pueblos, dijo María Neofauquiño.

A las 5:00 de la mañana, en un tramo de la avenida de los Insurgentes, se detuvo la circulación vehicular y frente a la calle que da a la Nunciatura Apostólica, comenzaron a llegar decenas de personas.

Algunos con altavoces rezaban y cantaban.

Entre ellos estaba Bruno quien llegó con una cruz de madera que mide dos metros.

Un señor, mi vecino, me pidió de favor que trajera esta cruz que viene de Roma, yo fui a arreglar la casa de su mamá y ahora se acordó de la cruz que trajo de Roma, dijo Bruno Claudio.

Bruno permaneció frente al grupo de fieles hasta la salida del Papa Francisco, en un auto compacto, con rumbo a Michoacán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *