Fuego cruzado frustra la posibilidad de un cese de hostilidades en Gaza

JERUSALÉN — Las conversaciones para alcanzar un alto al fuego de largo plazo entre Israel y Hamas, el grupo gobernante de la Franja de Gaza, fueron interrumpidas por ataques mutuos a lo largo de la frontera y enfrentamientos militares entre israelíes y palestinos.

El Ministerio de Salud de Gaza, dirigido también por Hamas, dijo que una mujer embarazada identificada como Inas Khammash, al igual que su hija de 18 meses, murieron en un ataque aéreo que golpeó su hogar en Deir el Balah, al centro de la franja. El ministerio también reportó la muerte de un hombre de 30 años y dijo que por lo menos nueve palestinos, incluido el esposo de Khammash, resultaron heridos. Una vocera militar israelí dijo que no podía comentar de inmediato sobre fallecimientos de civiles.

Los grupos militantes palestinos lanzaron alrededor de setenta proyectiles de mortero y cohetes hacia la parte sur de Israel a partir de la medianoche del miércoles, según el Ejército israelí. La mayoría cayeron en campo abierto pero al menos cuatro alcanzaron el poblado fronterizo de Sderot y dejaron varios heridos y daños a la propiedad.

Alrededor de once cohetes que iban dirigidos hacia áreas con desarrollos fueron interceptados por el escudo antimisiles israelí, el Domo de Hierro.

La Fuerza Aérea de Israel se realizó varias oleadas de ataques contra blancos en Gaza, incluido uno contra una presunta fábrica que produciría partes para construir túneles hacia territorio israelí. El Ejército también divulgó videos de un ataque aéreo contra un vehículo desde el que, según fuentes castrenses, se había lanzado uno de los cohetes palestinos.

En medio de los choques surgieron reportes de mediadores egipcios que estaban negociando para restaurar un cese temporal. El temor es que las hostilidades resulten en un nuevo gran conflicto. Israel quiere poner fin a los ataques con cohetes y al uso de cometas y globos con carga escondida que son llevados por militantes desde Gaza hasta la valla fronteriza. Hamas, después de controlar la franja durante once años, ha buscado cambiar el balance de poder en el área al responder a todos los ataques israelíes.

“El enemigo debe entender que no puede imponer de manera unilateral las reglas de la confrontación y que debe enfrentarse a las consecuencias de su estupidez”, aseguró en un comunicado Isaam Daalees, uno de los líderes de Hamas.

En Sderot, del lado israelí, parte de uno de los cohetes palestinos cayó en la sala de Albert Hofi, dejó un hoyo en el techo y rompió partes del piso. Hofi dijo a medios israelíes que apenas alcanzó a mover su esposa que tiene una discapacidad, Shula, al sótano.

“Desafortunadamente, ya nos hemos acostumbrado a esta situación”, dijo Hofi.

La semana había empezado en otro tenor. Una delegación de alto nivel de oficiales de Hamas, incluidos algunos que viven en el exilio, se reunieron en Gaza para discutir las propuestas de Egipto y las Naciones Unidas para estabilizar y formalizar el alto al fuego con Israel, a cambio de que Egipto e Israel pongan fin al bloqueo de la franja.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, también pospuso una visita a Colombia para reunirse con su gabinete de seguridad y discutir la situación.

Pero para el miércoles un funcionario de Hamas recalcó, después de decir que el grupo estaba abierto a un acuerdo, que Israel había violado el cese al fuego temporal y que no permitirían que Israel “impusiera nuevas ecuaciones o reglas para el terreno de juego”.

Y para la noche parecía lejana incluso la posibilidad de extender el cese limitado o de tener un acuerdo menos abarcador, como permitir el paso de asistencia humanitaria hacia Gaza a cambio de frenar los cohetes.

“Durante meses he advertido que la crisis humanitaria, de seguridad y política en Gaza plantea el riesgo de que haya un conflicto devastador que nadie quiere”, dijo Nickolay Mladenov, el enviado especial de la ONU para la región.

Las tensiones han vuelto a escalar en la zona desde marzo, cuando se realizaron protestas masivas y, con frecuencia, violentas en la frontera que divide al territorio israelí del enclave palestino. Soldados israelíes mataron a más de 150 palestinos, la mayoría desarmados, según oficiales de salud de Gaza; el Ejército de Israel dice que quería prevenir embates contra la valla fronteriza en contra de soldados o civiles en áreas comunitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *