Gobierno alemán retirará ayudas para comercio en Turquía

La medida es un primer conjunto de medidas para empezar a ejercer presión sobre Turquía, como resultado de la actuación del gobierno turco con la aprehensión de nueve ciudadanos alemanes, ofensas verbales y acusaciones sin la presentación de pruebas.

El gobierno de Alemania retirará las ayudas para el comercio y la inversión de su país en Turquía, como una medida de presión sobre Ankara debido a los muchos conflictos políticos con ese país.

Alemania otorga garantías o cauciones Hermes para que empresas alemanas tengan un respaldo económico cuando emprenden inversiones riesgosas, como el caso de un país como Turquía.

Dichas garantías para la exportación son un mecanismo fundamental para apoyar las exportaciones e inversiones de empresas alemanas, de manera que se atrevan a dar el paso de establecer una relación comercial y de inversión con un país en vías de desarrollo.

En caso de que el socio turco no pague a la empresa alemana, las garantías Hermes lo protegen y le reembolsan la pérdida. Turquía necesita las garantías Hermes para el fomento de los negocios y la inversión alemana.

La medida del gobierno alemán es un primer conjunto de medidas para empezar a ejercer presión sobre Turquía, como resultado de la actuación del gobierno turco con la aprehensión de nueve ciudadanos alemanes, ofensas verbales y acusaciones sin la presentación de pruebas.

La misma función tiene el anuncio que este jueves hizo el jefe de la diplomacia alemana, en el sentido de exhortar a los ciudadanos alemanes a no viajar a Turquía porque corren peligro de ser detenidos sin razón.

Esa medida golpea al turismo turco, importante fuente de ingresos para el país, y en especial porque el turismo alemán tiene poder adquisitivo, registra vacaciones largas y presenta cifras altas de viajeros alemanes a Turquía.

En estos días empezó a presentarse un anuncio de Turquía en la televisión alemana en el que un empresario expresa que las condiciones de inversión en ese país son extraordinarias. El objetivo de Turquía es incentivar las inversiones alemanas, pero las medidas de este jueves son un revés para esos llamados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *