Dom. May 19th, 2019

INCONSISTENCIAS EN INTEGRACIÓN DE ÓRGANOS CIUDADANOS EN 212 AYUNTAMIENTOS; CADA QUIEN HACE LO QUE QUIERE: ORFIS

Debido a que el tránsito hacia la contraloría social es nuevo, es necesario sentar las bases metodológicas con la finalidad de que el control social tome más importancia de la que tiene ahora no sólo para la vigilancia en el uso de los recursos públicos, sino para el acompañamiento a las autoridades en el quehacer gubernamental y en la toma de decisiones, refiere la auditora especial de Fortalecimiento Institucional y Participación Ciudadana del Orfis, Flor Alicia Zamora Pozos, al señalar que encontraron inconsistencias en la integración de órganos ciudadanos en los 212 ayuntamientos debido a que no existen criterios estandarizados.

En muchos casos se ha detectado que no existe una correcta integración y operación de los órganos de participación ciudadana, y esto obedece a que la normativa es muy general y sólo establece que debe existir un Comité de Participación Ciudadana en cada ayuntamiento sin precisar quiénes deben de participar en él, cuál es el rol que deben cumplir y qué resultados deben presentar, señala. Actualmente existen procedimientos heterogéneos, y cada quien hace las cosas como cree que debe hacerlas y hay grandes diferencias entre los ayuntamientos.

“No tienen documentación y soporte, y en algunos la capacidad institucional es limitada para el desarrollo de esta gran responsabilidad, tampoco existen actas, no se levantaron minutas de las reuniones y se invita a los ciudadanos a participar de manera informal”, detalla. Los órganos de participación ciudadana deben cumplir con la normatividad que exigen el Consejo de Planeación para el Desarrollo Municipal (Coplademun), el Consejo de Desarrollo Municipal (CDM) y los Comités de Contraloría Social (CCS).

El Coplademun es la figura responsable de la elaboración del Plan de Desarrollo Municipal, de darle seguimiento y evaluarlo; el CDM es la instancia que vigila la aplicación del Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Social Municipal (FISUM) destinado para abatir la pobreza y el rezago social y el CCS se integra por cada obra que se realiza.

Zamora Pozos destacó que el Orfis elaboró las Guías para la Integración y Funcionamiento del Coplademun, del CDM y de los CCS, a fin de homologar esas labores en todos los municipios de Veracruz en respaldo a uno de los ejes rectores de los sistemas nacional y estatal anticorrupción.

Las guías contienen el marco jurídico, el contexto de la importancia de la participación social, cómo se define cada uno de los tres órganos, la estructura que debe tener cada uno, las atribuciones, las etapas en las que trabajan, modelos de convocatoria para invitar, los lineamientos de la capacitación, modelos de las actas de integración, de asamblea, de entrega/recepción y de las listas de asistencia.

También contienen los formatos de una obra, las cédulas con que los comités deben registrar los avances y en su caso, las inconsistencias, formatos para la presentación de quejas y denuncias ante las contralorías municipales. Por ejemplo en el caso de que se encuentren inconsistencias de que la obra no inició en la fecha programada, que la constructora dejó abandonada la obra, que hay material que la lluvia se está llevando, que la obra no se está realizando con las características técnicas y de calidad, finalizó.