La ONU exige investigar al presidente filipino por homicida

MANILA. El jefe de Derechos Humanos de la ONU pidió a las autoridades filipinas investigar al presidente Rodrigo Duterte por asesinato debido a que él mismo aseguró haber matado a personas, y también examinar el “impactante número de asesinatos extrajudiciales” durante su campaña contra las drogas, que ha dejado más de 6 mil personas muertas.

Las autoridades judiciales filipinas) deben demostrar su compromiso de defender el estado de derecho y su independencia del Ejecutivo mediante el lanzamiento de una investigación de homicidio”, aseguró el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein.

Es impensable para cualquier sistema judicial en funcionamiento no iniciar procesos de investigación y judiciales cuando alguien ha admitido abiertamente ser un asesino”, agregó el funcionario de la ONU en un comunicado emitido en Ginebra el martes.

Desde que asumió el cargo en junio, Duterte ha supervisado obsesivamente la campaña contra las drogas y el narcotráfico.

Funcionarios del gobierno filipino han defendido las acciones policiales de esa campaña y el presidente ha respondido airadamente contra quienes la han cuestionado.

ASESINO CONFESO
El llamamiento de Zeid fue hecho después de que Duterte declaró en discursos recientes que, como alcalde de la ciudad de Davao en 1988, mató a tres presuntos secuestradores durante un tiroteo donde fue respaldado por tres policías. Más tarde aclaró que no estaba seguro de si las balas de su rifle M16 mataron a los sospechosos.

El presidente, que acostumbra hablar de forma impetuosa, también insinuó que cuando era alcalde solía vagar por su ciudad en una motocicleta grande en busca de criminales para matarlos, a fin de dar un ejemplo a la policía.

En Davao, solía hacerlo personalmente, solo para mostrarle a los muchachos que, si puedo hacerlo, ¿por qué ellos no?”, dijo Duterte la semana pasada. “Me paseaba por Davao en moto, con una moto grande, y simplemente patrullaba las calles y también buscaba problemas. En realidad solo estaba buscando un encuentro a fin de poder matar”.

Los actos de Duterte “contravienen directamente los derechos” consagrados en la constitución filipina y los homicidios mencionados por el presidente “también violan el derecho internacional”, dijo Zeid.

El funcionario de la ONU agregó que el hecho de que Duterte aliente a otros a seguir su ejemplo puede constituir una incitación a la violencia.

Expresó su preocupación por las garantías hechas por Duterte a los policías que cometan violaciones a los derechos humanos de que no serán procesados.

Los responsables deben ser llevados ante la justicia, a fin de enviar un mensaje fuerte de que la violencia, los homicidios y las violaciones de los derechos humanos no serán tolerados por el Estado y que nadie está por encima de la ley”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *