María Félix me decía que el verdadero amor se llama auto estima: Cineasta xalapeña

  Amanda de La Rosa es la autora del cortometraje

“María Bonita, mis días con María Félix”

Xalapa, Ver.- La relación especial entre una adolescente y una anciana actriz, así como el mito de la belleza y la eterna juventud, son parte del eje argumental del cortometraje “María Bonita, mis días con María Félix”, de la cineasta xalapeña Amanda de La Rosa.

En entrevista señala que durante cinco días su casa brindó hospedaje a la actriz, quien fue invitada hace años a la inauguración del Museo de Antropología, tiempo en el cual entabló una relación muy especial con ella, a pesar de que en aquel momento era una adolescente, casi una niña y María era ya una anciana, de fuerte carácter y profundamente admirada por todo México.

Recuerda que la principal enseñanza de la diva de “El peñón de las ánimas” y “La mujer de todos”, es una frase que siempre repetía: “El verdadero amor se llama… auto estima”, frase que sigue en su mente a pesar del paso de los años.

“Pienso y pienso en esa frase y cuánta razón tenía, creo que todos los amores se desprenden del amor a uno mismo, incluso el amor a Dios, el amor a todos…”. Y es precisamente esta frase la que dio pie a este proyecto.

“La belleza empieza en la planta de los pies, como te paras, la seguridad con la que caminas, la palabra más importante en el diccionario es la palabra amor, amor propio, la belleza es una percepción, un espejismo, una creencia, y tú eres la primera que lo tienes que creer…”, es lo que expresa María Bonita a la joven Amanda de la Rosa.

“Si la verdad es que para mí María no significaba nada, era cine de mi abuelita, no tenía referencia de quien era María, yo veía que la idolatraban, pero para mí no era nadie, pero cuando vi su presencia, su personalidad dura, entendí porque era alguien tan importante”.

Y esta relación especial se observa en la anécdota cuando ambas se escapan al puerto de Veracruz, recorren el café de La Parroquia y el malecón, y hablan de los amores de la Doña, de Jorge Negrete y de Agustín Lara “el único hombre que yo amé”, según afirmaría la protagonista de “La generala”.

“Es la última etapa de la que menos se ha hablado de María, de su vejez, que posiblemente había sido una de las mujeres más bellas del mundo, y ya cuando es una viejita, que sigue siendo bella, pero su belleza viene de otro lugar”.

La joven cineasta expresa que este corto de 18 minutos implicó un trabajo de dos años, gracias al apoyo que brindó la Fundación Veracruz por el Arte y el Congreso federal, que lo financiaron.

Mención aparte merece la elección de la actriz Diana Bracho en el personaje principal, que tomó tiempo y dedicación y fue un gran acierto porque una vez que la actriz entró en el personaje y se transformó todo “fue magia”.

“María Bonita, mis días con María Félix” es un cortometraje que ha participado en 29 festivales de cine, incluido Cannes, con gran aceptación, en España ganó el gran premio del diario ABC al mejor cortometraje de América Latina, y tiene en puerta su presencia en otros tres festivales más.

“Se lo super merece María Félix, es un mujerón, es una hembra de verdad, como lo diría Jorge Negrete, y claro hay que rescatarla a ella y una serie de personajes en México que ha habido y son extraordinarios, a esos son a los que hay que hacerles homenajes, no a los narcos, no a las mujeres asesinas, nada, a los que hay que seguir ejemplo, los que son personajes… como María, a ellos sí”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *