Otra de Rolando Olivares Ahumada

*Paga la escolta de él y de su familia con dinero del pueblo

*Mientras los módulos de seguridad están abandonados

POR JOSÉ PRIGADAÁ

MARTÍNEZ DE LA TORRE

Mientras el alcalde Rolando Olivares Ahumada, su familia y algunos ediles de este ayuntamiento traen policías municipales como escoltas particulares, las garitas de seguridad siguen abandonadas, llenas de estiércol y totalmente olvidadas.

Hay funcionarios de primer nivel de la actual administración que tienen policías en sus casas para que cuiden a sus familias, elementos que provocan un gasto al erario público de un poco más de un millón de pesos anuales según informes de personal de la tesorería municipal.

Estos módulos de vigilancia terminaron de ser instalados hace más de 7 años para que se montaran operativos que evitaran los robos y asesinatos de taxistas de la región, los cuales tenían la obligación de detener su unidad para ser revisados cuando salieran de la ciudad después de las 19:00 horas.

Hoy en día, estas cacetas de vigilancia sirven de casa de malvivientes, drogadictos e indigentes que no tienen donde dormir.

Rolando Olivares Ahumada cuando anduvo en campaña como candidato del PRI – Partido Verde a la presidencia municipal, en sus giras en busca del voto dijo “quien quiera seguridad privada que la pague”, promesa que él no cumplió.

Los módulos abandonados se ubican a un costado de la gasolinera el Mayoral, frente al hotel Paraíso, en la entrada a la carretera el Diamante y en la comunidad de Pueblo Viejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *