Pinos, PRI, Frente, ¿cuándo?

Hay un desacuerdo en los poderes del país. Los Pinos sigue terco en mantener la candidatura inviable, imposible, perdedora de José Antonio Meade. El PRI duda, y Enrique Peña Nieto-Luis Videgaray le tuerce la mano. Ricardo Anaya ES el candidato, pero lo siguen jodiendo. Jaime Rodríguez Calderón es factor, incide, pero no decide. Carlos Slim y los empresarios desprecian a Andrés Manuel López Obrador. La mitad de los ciudadanos no lo aceptan, y sin embargo es el único que propone radicalidad en el cambio. ¿Qué hacer?

¿Le alcanza a Ricardo Anaya ser competitivo? Sí. ¿Le alcanza a José Antonio Meade ser competitivo? No. Margarita Zavala no cuenta. El Bronco sí, en la medida que disminuya a un Andrés Manuel atolondrado. El Bronco asusta a López Obrador. Andrés Manuel no sabe cómo entrarle al Bronco. Uno perdona, otra mocha manos, aunque sea un absurdo político, moral y constitucional.

Después del debate, la campaña empezó. El entrenamiento de la inter fue un juego. Ahora sí hay madrazos y Andrés Manuel ya los resintió. Inmisericorde, el sistema requiere golpearlo. Envejecido, López Obrador aguanta poco. Pero el sistema, Pinos, PRI, Frente, no se pone de acuerdo. No pueden ganar confrontados. Tienen que decidirse.

Los Pinos puso un mal candidato, el Frente puso un muy buen candidato. El verdadero tercero en discordia es ya el Bronco. ¿Qué no entienden cuando ya saben que dispersos, separados, no ganarán? O se juntan o pierden. Andrés Manuel es la opción ciudadana, y enfrente aún no tiene rival.

¿Es tan fácil ponerse en desacuerdo? Sí, cada día lo hacen. ¿Es tan difícil ponerse de acuerdo? No, pero cada día lo dificultan. Que cunda el pánico. Alejados, distanciados, sin pacto impactados, Andrés Manuel les ganará. Hagan un candidato o pierdan. El desacuerdo nacional los disminuye. Andrés Manuel nos mostró su torpeza e inseguridad en el debate. Y desaprovechan sus debilidades.

Todo está definido si el desacuerdo del sistema impera. La batalla es entre Ricardo y Andrés Manuel. No asumir eso es perder. No es cambio de gobierno, es de nuevo toma de poder. Pinos, PRI, Frente, ¿hasta cuándo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *