Sab. Dic 14th, 2019

Policías de la muerte operaban ya en esta ciudad

Desde hace varios meses ya habían hecho de las suyas

POR JOSÉ PRIGADAÁ

MARTÍNEZ DE LA TORRE

Fue el 28 de Marzo cuando Elvira Guadalupe Huerta, Juan Carlos Mota Arcos, Magali Marín Mota y los padres de una menor dieron a conocer que elementos de la policía preventiva municipal en un espectáculo del carnaval 2016 ejecutado en los terrenos de la colonia ejidal de esta ciudad los agredieron físicamente, y donde resultó lesionada una recién nacida.

Los denunciantes señalaron que los elementos de seguridad pública municipal de manera prepotente detuvieron a uno de sus familiares, solo porque quería un autógrafo del artista que en ese lugar se presentaba.

En esa ocasión, a pesar de que había una denuncia penal por estos hechos, no se hizo ningún cambio en esa corporación, por el contrario, alguno de esos elementos fueron premiados con patrullas nuevas y vacaciones.

El día 19 de mayo, elementos de la policía municipal dieron a conocer a este reportero que altos mandos de esa corporación estaban aceptando ya a todo aquel elemento que quisiera ingresar a ese cuerpo, cumpliera o no con las nuevas normas que establece la ley, lo importante era rellenar los huecos vacíos.

Relataron que los mandos de la policía municipal aceptaron que se integraran elementos que ya habían sido dados de baja, que estaban tatuados, que eran adictos a las drogas, que no tenían secundaría, y que mucho menos habían acudido a cumplir con el curso de capacitación a la ciudad de Xalapa como era obligatorio.

Hoy, una familia de la comunidad de Sonzapotes perteneciente al municipio de San Rafael está de luto, ya que algunos elementos de la policía preventiva municipal les disparo confundiéndolos con delincuentes, muriendo en el lugar de los hechos una mujer, mientras que minutos después en la clínica número 28 del IMSS falleciera su hijo.

Los nombres de las victimas responden a Atzarahi López Ronquillo y su hijo Ricardo Sarro López de tan solo 18 años de edad, quienes fueron sepultados hace unas horas en su pueblo natal.

Ahora la pregunta es. ¿Basta sólo con el cese del comandante de la policía municipal?

Urge investigar quien o quienes de los policías municipales que participaron en este hecho estaban capacitados, si cumplían las nuevas normas que la Secretaría de Seguridad Pública Nacional exige hoy en día, sino es así, quien o quienes les permitió ingresar al cuerpo de la policía municipal y cuantos más hay de ellos en estos momentos.