Profepa quita venados al bosque de Tláhuac

La Profepa asegura 120 ejemplares de vida silvestre en el zoológico Granja Feliz y el venadario del Bosque de Tláhuac por no poder demostrar su legal procedencia

CIUDAD DE MÉXICO, México, ene. 22, 2016.-Por presuntas irregularidades, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró 120 ejemplares de vida silvestre en el zoológico Granja Feliz y el venadario del Bosque de Tláhuac.

Las irregularidades están relacionadas con la falta de documentación que acredite su legal procedencia.

En un comunicado, indicó que como resultado de una visita de inspección al sitio y luego de que el visitado no acreditó su legal procedencia, su personal aseguró:

– 32 ejemplares de venado cola blanca

– 2 avestruces

– 1 aguililla cola blanca

– 59 ejemplares de tortuga gravada

– 16 tortugas casquito

– 1 tortuga patas rojas

– 1 coatí

– 1 loro cachetes amarillos

– 1 cernícalo americano

– 3 iguanas negras

– 1 capulinero

– 2 víboras de cascabel

Además no exhibió el registro emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para operar como Unidad de Manejo Ambiental (UMA) o la constancia de incorporación al padrón de Predios o Instalaciones que Manejan Vida Silvestre (PIMVS) fuera de su hábitat natural.

Los especímenes asegurados quedaron en depositaría del responsable del zoológico, cuyas instalaciones están sujetas a vigilancia.

Cabe destacar que los ejemplares de aguililla cola blanca, tortuga gravada y víbora de cascabel se encuentran listados en la NOM-059-SEMARNAT-2010 bajo el estatus de especies “Sujeta a protección especial (Pr)”.

Los especímenes de tortuga patas rojas e iguana negra están en la categoría de Amenazada (A).

Además se encuentran enlistadas en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) la tortuga gravada, tortuga patas rojas, tortuga casquito, el loro cachetes amarillos, el cernícalo y la iguana negra.

“La Ley General de Vida Silvestre establece que poseer ejemplares de la vida silvestre fuera de su hábitat natural sin contar con los medios para demostrar su legal procedencia puede ser sancionable con el equivalente de 50 a 50 mil veces el salario mínimo general vigente en el Distrito Federal al momento de imponer la sanción”, detalló Profepa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *