Vie. Nov 15th, 2019

Reconocen en la ONU papel de Suecia y México en la lucha a favor del desarme nuclear

En la asamblea del organismo, Juan Ramón de la Fuente señaló que México se opone a la reanudación de una carrera armamentista.

 

El embajador de México en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Juan Ramón de la Fuente, reiteró su postura hacia la eliminación de las armas nucleares.

En la asamblea del organismo, Juan Ramón de la Fuente señaló que México se opone a la reanudación de una carrera armamentista

Exhortamos a los 8 Estados cuya firma o ratificación es necesaria para que entre en vigor el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares a que se adhieran al mismo, con voluntad y convicción, sin condiciones”.

“Fiel a su vocación en favor del desarme, se opone a la reanudación de la carrera armamentista, al robustecimiento de los arsenales nucleares existentes, al despliegue de sistemas de misiles nucleares cada vez más poderosos y al desarrollo de nuevas armas, con graves consecuencias para la seguridad internacional cuyos impactos humanitarios y ambientales, serían catastróficos”, añadió el doctor Juan Ramón de la Fuente.

La embajadora de Suecia en México, Annika Thunborg, destacó el papel de nuestro país en los esfuerzos a favor del desame nuclear y la cooperación entre ambos países en ese rubro.

Al participar en la sesión inaugural de la Asamblea General de la ONU, Annika Thunborg recordó el papel de los embajadores Alfonso García Robles de México y Alva Myrdal de Suecia en la lucha contra las armas nucleares.

Fue reconocida en 1982 cuando los embajadores Alfonso García Robles de México y Alva Myrdal de Suecia obtuvieron el Premio Nobel de la Paz, por su magnífico trabajo en las negociaciones de desarme de las Naciones Unidas”.

La embajadora destacó que América Latina y el Caribe es la primera zona densamente poblada libre de armas nucleares.

António Guterres, secretario General de la ONU, dijo que en pleno siglo XXI los ensayos nucleares “no son aceptables.

No es aceptable destruir y contaminar el ambiente. No es aceptable para las poblaciones locales el sufrir de lluvia radioactiva, así como de otras consecuencias nucleares. Y no es aceptable el prevenir la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares“, declaró Guterres.