Mar. Jul 23rd, 2019

REITERA FERROMEX: ‘SI FUE SABOTAJE’ –LO DE ORIZABA- Y PÉRDIDAS POR DESCARRILAMIENTO ASCIENDE A 7.5 MILLONES DE DÓLARES

Como para dejar clara la postura de la empresa y superar, de una vez por todas cualquier controversia, la vicepresidenta de Relaciones con Gobierno y Comunicación de Ferromex, Lourdes Aranda reiteró que el sabotaje que provocó el descarrilamiento del tren el pasado sábado en Orizaba dejó pérdidas que ascienden a por lo menos 7.5 millones de dólares. En ese sentido, insistió que sin ánimo de discutir con el gobernador Miguel Ángel Yunes, no hay ninguna duda de que el descarrilamiento haya sido producto de un sabotaje.

La funcionaria declaró que “desde la semana pasada se cometieron actos de sabotaje, levantaron las vías para que el tren se descarrilara”, y aseguró que la preocupación es que corren por esa ruta sustancias tóxicas y peligrosas. De acuerdo con Aranda, esa es la mayor preocupación de la empresa en territorio veracruzano, los actos de sabotaje a sus trenes, los cuales iniciaron el pasado 28 de abril.

“En Veracruz el problema de ataques a las vías de comunicación por parte de la delincuencia, están manipulando las vías o buscando descarrilarse, como en el incidente del sábado”, aseguró. Tras las declaraciones del gobernador de negar cualquier acto de sabotaje, la directiva pidió dejar atrás la controversia si se trata o no de un sabotaje. Para la empresa y sus técnicos, dijo, es evidente que sí lo hubo, pero es necesario trabajar para que ahora que es reabierta la ruta de Veracruz-Puebla-CDMX – la cual quedará liberada este miércoles 23 de mayo – se otorguen las garantías suficientes de seguridad.

“Deberíamos superar este tema y trabajar que ahora que se reanude la reactivación haya seguridad”, indicó, y subrayó que la empresa no ha tomado la decisión de dejar de operar en la frontera entre Puebla y Veracruz. En este contexto, la ejecutiva de la empresa reconoció que si bien el año pasado se encendieron las alertas por robos a trenes en Puebla, ahora su preocupación es Veracruz por los sabotajes que iniciaron desde el pasado 28 de abril sin que se reportan robos a la mercancía. “El problema de robos es muy fuerte en Puebla y Tlaxcala, éste último donde no se había manifestado en el pasado.

En Veracruz el problema de ataques a las vías de comunicación por parte de la delincuencia, están manipulando las vías o buscando descarrilarse”, concluyó. Sin embargo, de acuerdo con un informe del Sistema Ferroviario Mexicano de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en 2017 de las mil 32 denuncias por asaltos al ferrocarril, el 16.6 por ciento ocurrieron en Veracruz. El segundo estado con más robos a trenes fue Puebla, que representa 13.4 por ciento del total, y el tercero fue Guanajuato.