Mie. Oct 16th, 2019

Saqueo en edificio de la SIOP

Vecinos lo declaran como un riesgo para la salud pública

JOSÉ PRIGADAÁ

MARTÍNEZ DE LA TORRE

Desde hace más de dos años, las oficinas de la desaparecida SECOM, ahora Secretaría Infraestructuras y Obra Pública (SIOP) del gobierno del estado están abandonadas, saqueadas y llenas de estiércol y pantaletas.

Este edificio está ubicado en el bulevar Luis Donaldo Colosio en la colonia Yucatán, y desde hace varios meses sus puertas están abiertas de par en par, pero para los amantes de lo ajeno, los cuales se han encargado de robar todo lo que se pueda vender en el mercado negro, sin que nadie pueda detenerlos.

Vecinos de estas oficinas señalan que desde hace más de dos años no hay trabajador alguno de esta dependencia que se haga cargo de la misma, solamente sirve como motel de paso para aquellos que saben que ahí pueden tener relaciones sexuales sin ser molestados por nadie, o por los drogadictos que llegan desde las 3 de la mañana a meterse cocaína por las narices.

Añaden los colindantes, que estas oficinas pasaron a ser un riesgo sanitario, ya que de ahí salen todo tipo de animal rastrero, así como también insectos peligrosos para la salud pública, como es el caso del mosquito Aedes Aegipty responsable de transmitir el dengue, Chikungunya y Zika.

Claudia Montero dijo que en varias ocasiones ha solicitado a las autoridades sanitarias que mande a limpiar este terreno, y a la policía municipal que haga sus rondines para evitar que los malhechores se escondan ahí, pero que hasta el momento sus denuncias se las han pasado por el arco del triunfo.

“Claro que tenemos miedo, si de ese lugar salen coralillos, tarántulas, arañas, ratas y muchas otras cosas más, pero que podemos hacer, si todo esta desvalijado, hasta corremos el riesgo que nos metan a la cárcel si alguien nos encuentra en ese lugar”, afirmó Felipe Camacho de Jesús.

Cabe señalar que las puertas de estas oficinas están rotas, por lo que cualquier persona puede meterse sin que nadie le marque el alto, además de que los casilleros están abiertos, y hay por donde quiera documentos oficiales de obras que se hicieron en esta región, así como sellos y vales de gasolina que no se han cobrado.

Además hay dos vehículos que se están pudriendo entre la maleza en la cochera, y herramienta en otro cuarto que los maleantes no han podido abrir.

Hasta la fecha no hay autoridad que de una declaración sobre este tema, aclarando que hay otros edificios en esta zona que pertenecen al gobierno del estado que están corriendo la misma suerte. Continuará.